eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Matilde Fontecha

Matilde Fontecha es diplomada en Coeducación, doctora en Filosofía y licenciada en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 8

8 de marzo de 2118

En su dispositivo personal, Matiz tiene seleccionado como preferente el canal Cultura Universal. Esa mañana, salta un título del apartado Efemérides: "Centenario del 8 de marzo de 2018". El cerebro de Matiz realiza una lectura comprensiva de 15.000 caracteres por minuto, pero esta unidad le resulta más difícil porque contiene muchas palabras que no conoce. Tampoco entiende algunos conceptos que son la base de la información. Se adentra en ella y establece los enlaces que explican el significado de: sufragio universal, masculino, femenino, androcentrismo, intersexualidad, violencia de género, violencia sexual, feminismo, coeducación, orden hetero patriarcal, abuso sexual perpetrado contra menores, derecho a la transexualidad, reasignación de género, techo de cristal, debate acerca de la poligamia…

Tras una larga indagación y sin salir de su asombro, comprende este aspecto del pasado.

Seguir leyendo »

Las secuelas del abuso sexual no prescriben

Me pregunto por qué esa insistencia de las televisiones en mostrarnos las mismas imágenes del juicio a Larry Nassar. Parece como si quisieran consolarnos con el linchamiento público de uno de ellos, convertido en pagano de los delitos de todos; como si con esas machaconas imágenes se pudiera justificar y olvidar a los nassares a quienes la Justicia ha eximido; como si Nassar hiciera bueno a Carballo, quien abusó de infinidad de gimnastas durante décadas y que, a pesar de ser declarado culpable, quedó libre porque sus delitos habían prescrito.

 Me pregunto por qué estos medios se limitan a mostrar la cara morbosa de un acontecimiento tan importante; por qué, una vez más, desprecian la ocasión de Informar y Formar.

Seguir leyendo »

Gracias, Anna Muzychuk

Estos días se celebra el Campeonato del Mundo de Ajedrez Rápido y Relámpago en Riad (Arabia Saudí). Anna Muzychuk, campeona del mundo en las dos modalidades, ha renunciado a defender sus títulos. No participar dificulta su carrera profesional y le hace perder importantes ingresos económicos, sin embargo, ha querido que prevalezcan sus principios.

Junto a su hermana, Mariya Muzychuk, también ajedrecista, han publicado en las redes que se niegan a acatar las normas de ese país: a jugar con las reglas de otros, a llevar abaya, a tener que ir acompañadas en la calle y, en resumen, a sentirse criaturas secundarias.

Seguir leyendo »

Futbolistas, fútbol y desprecio a las mujeres

En los últimos años, hemos avanzado en el rechazo social a todo tipo de violencia contra las mujeres. Es un pequeño paso en la maratón que nos queda por delante, salpicado de grandes escollos. Uno de los más preocupantes es la cantidad de jóvenes que justifica la violencia.

Los tres jugadores del Arandina Club de Fútbol –Carlos Cuadrado Santos, Víctor Rodríguez y Raúl Calvo– han ido más allá: presuntamente, han perpetrado una violación conjunta contra una niña de 15 años.

Seguir leyendo »

Mad Men y el acoso sexual laboral medio siglo después

Mad Men es una serie televisiva estadounidense muy galardonada por su excelente ambientación, interpretación y documentación. El título se presta a un juego de palabras: aunque podría traducirse por hombres locos o enfurecidos, hace referencia a los publicistas que trabajaban en Mad ison Avenue (Nueva York). La serie, ambientada en los años 60 y 70, recrea con realismo los roles de género, que para la mujer se centra en dos modelos: la esposa-ángel del hogar, que ha alcanzado la máxima aspiración femenina, y la secretaria, como estadio temporal hasta alcanzar el primero. Las secretarias están caracterizadas por su cuidada estética y su absoluta disponibilidad. Resulta exasperante el trato vejatorio que deben soportar, como el episodio en que Joan, una de las protagonistas, accede a acostarse con un cliente que la ha incluido como trofeo al renovar un contrato millonario con la firma.

La época en que se desarrolla esta serie coincide con mi infancia, cuando pasaba parte de las vacaciones escolares en casa de una tía en Bilbao. En el Gran Bilbao, las chicas de 15 o 16 años “con buena presencia” y que sabían taquigrafía y mecanografía tenían muchas posibilidades de encontrar trabajo. Mi prima, que además tenía nociones de inglés y francés, era secretaria del director y parecía escapada de la pantalla de Mad Men.

Seguir leyendo »