eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Polly Toynbee

Columnista del diario británico The Guardian. Es autora de 'Dismembered: how the attack on the state harms us all'.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 13

Theresa May sobrevive y toca alegrarse: la alternativa era aún peor

¡Hurra! ¡Theresa May sigue siendo primera ministra! ¡Destapemos las botellas, levantemos los puños al cielo y agradezcamos nuestra buena estrella! ¿Que no lo creen? Pellízquense, si quieren, pero así es. Aunque sea la peor ocupante que el número 10 de Downing Street tuvo en toda su historia (salvo David Cameron), aunque carezca de una sola facultad que la haga mínimamente apta para el puesto de primera ministra, su derrota habría significado el surgimiento de algo mucho más siniestro.

No importa que haya sido por poco, lo cierto es que May se las ha arreglado para dejar atrás a una manada de hambrientos usurpadores que socavaban su permanencia, jurándole lealtad eterna mientras en los salones de té de Westminster seducían y sobornaban a los colegas ofreciéndoles futuras carteras ministeriales. Todos sus esfuerzos fueron en vano.

Seguir leyendo »

El acuerdo de Theresa May con Bruselas solo lleva a un sitio: la fractura de Reino Unido

Los rumores apuntaban a que los enemigos de May partidarios de un Brexit más duro querían su cabeza, pero la primera ministra optó por tirar millas. Tras una sesión agotadora de cinco horas con los miembros de su gabinete, una asediada Theresa May decidió defender un principio de acuerdo que no cuenta con ningún apoyo. De hecho, la obstinación y la insistencia son dos de los rasgos que mejor definen su carácter.

Y ahora es cuando los miembros del Parlamento sentirán el peso de las presiones, los chantajes y las manipulaciones en torno al mantra "debes hacerlo por el bien del país". Entre la espada y la pared, cada uno de ellos tendrá que posicionarse. Algunos lo harán en base a sus principios; otros, no. Los conservadores deberán decidir entre un futuro con Theresa May y su principio de acuerdo o apoyar a los partidarios de un Brexit más duro y, también, a sus votantes. Y cualquier miembro del Partido Laborista que se plantee desertar tendrá que plantearse si su partido le perdonará haber votado a favor de mantener a este Gobierno en el poder.

Seguir leyendo »