eldiario.es

9

Ramona López

Estudié Historia del Arte en la Universidad de Murcia aunque toda mi vida profesional ha estado dedicada al comercio exterior. Siempre he escrito para intentar comprender este mundo raro y desde hace unos años, gracias a los medios digitales, comparto esas reflexiones con los demás

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 12

Los constitucionalistas del pin

Un seguidor de Hombres y Mujeres y viceversa dijo en Twitter que él creía que 'viceversa' significaba 'bisexual'. Les pasa un poco lo mismo a estos constitucionalistas de nuevo cuño. Dicen 'constitucionalismo' sin saber bien lo que quiere decir, deben pensar que significa 'nosotros somos los buenos'. El arco conservador de nuestro país, con Vox encabezando el pelotón, se cubre con la manta del constitucionalismo (idea ampliamente difundida por algunos medios de comunicación)  aunque las ideas que defienden lo pongan en cuestión de forma permanente. Buen ejemplo de ello es el 'pin parental'.

Esta medida, aprobada en nuestra región por el triunvirato 'constitucionalista' Vox, Cs y PP, autoriza a los padres a bloquear de manera individual el acceso de sus hijos e hijas a actividades complementarias previstas por el currículo escolar. Una decisión que se lleva por delante leyes educativas, libertad de cátedra, principios de respeto y tolerancia… En fin, una apisonadora en forma de ley.

Seguir leyendo »

¿Libertad de expresión?

Los franquistas, esos que han vivido en este país a sus anchas durante cuarenta años y otros cuarenta agazapados, esos que han salido de un armario gigante gracias a Vox, han descubierto algo que se llama "libertad de expresión". Quién les iba a decir a ellos, tan partidarios de la obediencia ciega, del orden y la ley hechos a su medida, (libertad era un vocablo peligroso cuando eran ellos los únicos que podían disfrutarla, cuando quienes la reivindicaban era porque la habían perdido o estaban a punto de perderla) que un día se les iba a llenar  la boca de esta bendita palabra.

Hay una señora franquista a la que, por esas cosas que tiene la tele, el share y los índices de audiencia, han dado un altavoz para que pregone sus disparates.  Hace unos días, tras ser amonestada en el programa Cuatro, presentado por  Joaquín Prat, por decir que el islam es una religión de asesinos, la señora se despachó con la siguiente frase: "¿Cómo que no me lo va a permitir? Aquí hay libertad expresión, estamos en un país libre". Sí, señora, una libertad que no puede ser utilizada como granada de mano para dinamitar los puentes que nos unen con el resto de la ciudadanía.

Seguir leyendo »

Cambio climático

La literatura nos ayuda a comprender el mundo que nos rodea. Según el editor de Caballo de Troya, Constantino Bértolo, es la poesía el arte que más rápido detecta los cambios sociales, opinión que comparto.

Ejemplo de esa sensibilidad para detectar la convulsión de nuestro tiempo es el libro de Cristina Morano 'Cambio Climático' que aunque fue publicado en 2014, es de 2009. El conflicto del agua es muy anterior pero fue más o menos por esa época cuando la lucha por el agua comenzó a formar parte de mi vida merced a la lucha de los regantes de Molina para detener el robo del agua que estaba teniendo lugar en nuestra huerta. El discurso de los regantes les hacía parecer (me parecían incluso a mí) locos, iluminados, profetas bíblicos. Lo que contaban del robo del agua era como de otro tiempo o de otro país. Quienes lo escuchábamos, perplejos, no conseguíamos romper el marco mental que nos convencía de que vivíamos en una democracia occidental garantista. Cómo era posible, pues, que en nuestro país, en nuestra región, en la misma puerta de nuestra casa, se estuviera produciendo a plena luz del día, el expolio de lo imprescindible para la vida. Cómo era posible que se estuviera robando impunemente el agua a sus dueños legítimos, los regantes, para, metiéndola por un tubo de hormigón, venderla a las grandes corporaciones agroindustriales de nuestra región y de regiones limítrofes. Primer paso para privatizar el agua, primer paso para convertir en mercancía un bien universal. Eso estaba ocurriendo entonces y sigue ocurriendo ahora. Cristina Morano escribía esto en su poema “Barrancos de Gebas”: “(…) estos montes sin agua se han deshecho/con el roce del aire; sales y piedra han ido/cuesta abajo cayendo como encaje/de tul, como rocío de cal/que abrasa lo que toca. (…)/ Siembra y cosecharás fuego”.

Seguir leyendo »

Ultrafachas

Los ultrafachas no han surgido por generación espontánea, siempre han estado ahí,  bajo el azul manto del PP, esperando su momento, masticando rabia contra extranjeros, contra feministas, contra homosexuales, contra inmigrantes, contra las comunidades autónomas, más rabia cuanto más autónomas, gritando España como quien grita sangre, reclamando una España donde solo caben ellos y donde los demás deberíamos estar prohibidos,  proscritos o muertos.

Han estado ahí siempre como una amenaza latente, como se deben gestar los virus o los cánceres.  En este momento, debido en parte a la presión territorial,  toda su ponzoña ha salido a la luz. Son partidarios de una vida política y social fósil y creen que todo el que no piense como ellos no debería existir.  Por eso piden ilegalizar partidos y dicen, sin pestañear, que van a cerrar cadenas informativas si llegan al poder. Ellos, que tan son tan súper neoliberales (o sea, defensores de una economía no regulada, en la que todo vale, darwinismo puro, una combinación  del salvaje Oeste económico y la ley de la jungla comercial en pleno siglo XXI) pidiendo que se cierren cadenas privadas, como La Sexta. No lo dicen en una barra de bar ni en los corrillos del rumoreo, no, lo dicen micrófono en mano, con prensa, con luz y taquígrafos. No nos vayamos a llamar luego a engaño: han venido a esto, a limitar las libertades, a mandar a las mujeres a la cocina, a los gays al armario y a los inmigrantes al fondo del mar, a mandarnos a todos juntos a las cavernas, han venido a por nosotros, han venido a por nosotras. No es casualidad que la noche electoral gritaran: ¡A por ellos, ooeee! No es una metáfora. Recordadlo, tenedlo muy presente.

Seguir leyendo »

"Fuck Vox"

Por esas cosas de la popularidad,  el tuit de Rosalía, dos sílabas en inglés,  diez segundos, apenas un click,  ha hecho más por la lucha antifascista que todas las asambleas, mítines, artículos, ensayos y panfletos juntos en lo que va de año, inspirando a miles de jóvenes que no saben quiénes son Gramsci ni  Laclau, que no conocen a otro Pablo Iglesias que el Coletas, que seguramente no irían ni a una asamblea ni a un mitin ni a una manifestación, que no se leerían un programa electoral ni discutirían de política con los colegas.

Pero votan y deciden y quieren un futuro que no apeste a bota militar, a sacristía, a caspa, a hostia consagrada y de la otra, a encierro, a racismo, a sangre de toro, a conejos muertos, a mujer en la cocina y con la pata quebrada, a que se mueran los maricones, a los inmigrantes nos quitan el trabajo, a vinazo, a puro rancio, a palillo de dientes y barra de bar.

Seguir leyendo »

La noche electoral

Después de ver los resultados de la noche electoral me despedí de las compañeras por WhatsApp diciéndoles que me iba a dormir,  que si tenía una pesadilla no podría ser peor que ésta. En el duermevela  me ha ocurrido como en el cuento de Cortázar,  'La noche boca arriba', una obra maestra del terror onírico: la pesadilla se ha desarrollado simultáneamente a dos niveles, me despertaba de una pesadilla para amanecer en otra. Me levanto y pienso que ahora tenemos en Murcia un gobierno fascista y siento vergüenza, vergüenza y miedo.  El sentido común me dice entonces que no malgaste la palabra miedo, que me podrá hacer falta para lo que vendrá después.

A pesar de lo recurrente, cuesta acostumbrarse a este fatalismo perdedor de la izquierda.  De las anteriores elecciones para acá no hay ni una sola cosa que se haya hecho bien. Desde la falta de entendimiento entre Sánchez e Iglesias hasta el surgimiento de Más País, fragmentando la izquierda por enésima vez y que produjo en mí misma la enésima esquizofrenia, porque,  a pesar de las simpatías por las personas que lideraban el proyecto,  sabía que iba a restar y no a sumar como así ha sucedido, también por enésima vez. Todo, y digo todo, lo que se podía hacer mal se ha hecho mal, hasta acabar haciendo crecer en toda España y dejando campo libre en Murcia a los fascistas de Vox, a los mentirosos, a los homófobos, a los racistas.

Seguir leyendo »

El Mar Menor: una distopía en presente

Cuando cursaba séptimo de EGB nuestro profesor de Ciencias Sociales nos hablaba de las maravillas de la agricultura intensiva. En la memoria retengo la imagen del libro de texto que mostraba una moderna cosechadora en mitad de un vastísimo campo cultivado, compartimentado en cuadrículas suaves y ordenadas de distintos tonos de verde. Era la imagen del progreso. El modelo agrícola industrial, nos explicaba el profesor, acabaría con el hambre en el mundo.

Este año se han destruido en Valencia miles de toneladas de naranjas porque su precio no era competitivo con respecto a las importadas, ¿era este el modelo que iba a terminar con el hambre en el mundo? Ni siquiera es capaz de saciar la ambición de los grandes grupos agroindustriales. Durante un tiempo (breve, es verdad) creímos a pies juntillas que era posible acabar con el hambre en el mundo gracias al cultivo intensivo.

Seguir leyendo »

Murcia dolorosa: una lectura de `El dolor de los demás´, de Miguel Ángel Hernández, Libro Murciano del Año

"Mi mejor amigo mató a su hermana y se tiró por un barranco". El autor nos cuenta desde el mismo inicio cuál es el hardcore de la novela, una frase aséptica que resume la tragedia y que le ha servido durante más de veinte años para alejarse de los hechos. La intención del autor no es, por tanto, crear suspense, que en este caso sería un suspense tramposo, ya que traicionaría la intención de verdad profunda  que atraviesa todo el texto. El suspense, al fin y al cabo, no es más que un artificio narrativo que no cabe en esta novela. Los lectores le agradecemos la honestidad porque lo importante es todo lo que ocurre en torno y a partir de esas muertes. 

El autor tarda más de dos décadas en enfrentarse a una desgracia que, podemos imaginar, supuso un punto de inflexión en su vida. Cuando ocurre algo tan terrible como lo que  cuenta esta novela, tú, que estás cerca, puedes buscar un lugar donde esconderte y te puedes pasar ahí años pero la profundidad del drama vendrá, más pronto o más tarde, a sacarte de ahí y a enfrentarte a los hechos. El dolor da gritos a través del tiempo y a veces solo los oyes cuando acallas el ruido de tu interior.

Seguir leyendo »

Contra el fascismo, memoria

Salir del infierno, según se concluye de la obra de Primo Levi `Los hundidos y los salvados´, significa abandonar la animalidad para retornar a (o para integrarse en)  la humanidad. Explica Levi que hay en el sufrimiento extremo cotidiano un alejamiento de lo humano: cuando todo afán está destinado a mantenerse con vida, la reflexividad se abandona; la capacidad de elegir y tomar decisiones no es compatible con la mera lucha por la supervivencia. En el infierno se produce un extrañamiento, un alejamiento de uno mismo y de los demás en tanto que humanos. Muchos prisioneros de los campos de exterminio, que habían logrado sobrevivir al largo martirio, se suicidaban después de ser liberados ante el dolor de contemplar en retrospectiva lo que el sufrimiento había hecho de ellos.

El nazismo es, posiblemente, el más perverso de los sistemas, la encarnación del mal en la Tierra. El adjetivo que le califica es `satánico´ puesto que su pretensión no era sólo hacer desaparecer a los judíos y todos los demás colectivos impuros, sino hacerles perder, en el proceso, su alma humana. La creación de los Sonderkommandos (1) y la promoción de un sistema que fomentaba la insolidaridad dentro de los campos de concentración responden a ese deseo satánico de hacer perder el alma a los presos como parte de un martirio que concluía en las cámaras de gas.

Seguir leyendo »

El pregón del racismo y la ignorancia

El pregón de las fiestas patronales de la localidad donde vivo y trabajo, Molina de Segura, me ha avergonzado hasta la médula. Es un ejemplo de manual de cómo el racismo y la ignorancia siempre van de la mano y un indicativo de cómo el racismo y la ignorancia pueden hacer todo el daño del mundo a la verdad y a la convivencia. Discursos como este avivan el odio, arman a los racistas y rompen las relaciones vecinales, señalando al pobre como el culpable de los males de la sociedad. La coalición municipal debería dar explicaciones de por qué se encarga el pregón del pueblo a este señor. El pregón lo suele dar alguien representativo del municipio y, según esto, en el pueblo avanzan, como una amenaza, el racismo y la ignorancia ante el aparente desconocimiento de la corporación municipal.

El pregón de 'Perico el Colorao' quedará como ejemplo de bochorno insuperable para nuestro pueblo. No me voy a meter con la inoportunidad de hacer campaña a favor de la ultraderecha aprovechando que te dan el micrófono para hacer el pregón porque, con ser grave, no es lo peor: lo peor es el contenido, los disparates, las mentiras, las mamarrachadas. Y, sobre todo, y por encima de todo, la incultura suprema y el regodeo en la propia ignorancia.

Seguir leyendo »