eldiario.es

9

Ramona López

Estudié Historia del Arte en la Universidad de Murcia aunque toda mi vida profesional ha estado dedicada al comercio exterior. Siempre he escrito para intentar comprender este mundo raro y desde hace unos años, gracias a los medios digitales, comparto esas reflexiones con los demás

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 9

Murcia dolorosa: una lectura de `El dolor de los demás´, de Miguel Ángel Hernández, Libro Murciano del Año

"Mi mejor amigo mató a su hermana y se tiró por un barranco". El autor nos cuenta desde el mismo inicio cuál es el hardcore de la novela, una frase aséptica que resume la tragedia y que le ha servido durante más de veinte años para alejarse de los hechos. La intención del autor no es, por tanto, crear suspense, que en este caso sería un suspense tramposo, ya que traicionaría la intención de verdad profunda  que atraviesa todo el texto. El suspense, al fin y al cabo, no es más que un artificio narrativo que no cabe en esta novela. Los lectores le agradecemos la honestidad porque lo importante es todo lo que ocurre en torno y a partir de esas muertes. 

El autor tarda más de dos décadas en enfrentarse a una desgracia que, podemos imaginar, supuso un punto de inflexión en su vida. Cuando ocurre algo tan terrible como lo que  cuenta esta novela, tú, que estás cerca, puedes buscar un lugar donde esconderte y te puedes pasar ahí años pero la profundidad del drama vendrá, más pronto o más tarde, a sacarte de ahí y a enfrentarte a los hechos. El dolor da gritos a través del tiempo y a veces solo los oyes cuando acallas el ruido de tu interior.

Seguir leyendo »

Contra el fascismo, memoria

Salir del infierno, según se concluye de la obra de Primo Levi `Los hundidos y los salvados´, significa abandonar la animalidad para retornar a (o para integrarse en)  la humanidad. Explica Levi que hay en el sufrimiento extremo cotidiano un alejamiento de lo humano: cuando todo afán está destinado a mantenerse con vida, la reflexividad se abandona; la capacidad de elegir y tomar decisiones no es compatible con la mera lucha por la supervivencia. En el infierno se produce un extrañamiento, un alejamiento de uno mismo y de los demás en tanto que humanos. Muchos prisioneros de los campos de exterminio, que habían logrado sobrevivir al largo martirio, se suicidaban después de ser liberados ante el dolor de contemplar en retrospectiva lo que el sufrimiento había hecho de ellos.

El nazismo es, posiblemente, el más perverso de los sistemas, la encarnación del mal en la Tierra. El adjetivo que le califica es `satánico´ puesto que su pretensión no era sólo hacer desaparecer a los judíos y todos los demás colectivos impuros, sino hacerles perder, en el proceso, su alma humana. La creación de los Sonderkommandos (1) y la promoción de un sistema que fomentaba la insolidaridad dentro de los campos de concentración responden a ese deseo satánico de hacer perder el alma a los presos como parte de un martirio que concluía en las cámaras de gas.

Seguir leyendo »

El pregón del racismo y la ignorancia

El pregón de las fiestas patronales de la localidad donde vivo y trabajo, Molina de Segura, me ha avergonzado hasta la médula. Es un ejemplo de manual de cómo el racismo y la ignorancia siempre van de la mano y un indicativo de cómo el racismo y la ignorancia pueden hacer todo el daño del mundo a la verdad y a la convivencia. Discursos como este avivan el odio, arman a los racistas y rompen las relaciones vecinales, señalando al pobre como el culpable de los males de la sociedad. La coalición municipal debería dar explicaciones de por qué se encarga el pregón del pueblo a este señor. El pregón lo suele dar alguien representativo del municipio y, según esto, en el pueblo avanzan, como una amenaza, el racismo y la ignorancia ante el aparente desconocimiento de la corporación municipal.

El pregón de 'Perico el Colorao' quedará como ejemplo de bochorno insuperable para nuestro pueblo. No me voy a meter con la inoportunidad de hacer campaña a favor de la ultraderecha aprovechando que te dan el micrófono para hacer el pregón porque, con ser grave, no es lo peor: lo peor es el contenido, los disparates, las mentiras, las mamarrachadas. Y, sobre todo, y por encima de todo, la incultura suprema y el regodeo en la propia ignorancia.

Seguir leyendo »

Open Arms: abrir los brazos

Somos lo que hacemos. Si lo que hacemos es contemplar con indiferencia cómo un grupo de desdichados muere en el mar ante las cámaras, entonces ¿qué somos? De todas las prioridades que existen, la primera,  por encima de toda otra, es la vida humana. ¿Cómo es posible que no haya un clamor en las calles ante la posibilidad de dejar a más de cien personas morir ahogadas? ¿Cómo es posible que haya a quien le dé igual el dolor ajeno? ¿Qué peligro supone para nuestro país un  grupo de seres desvalidos, en peligro de muerte? ¿Cómo es posible que los casi náufragos del Open Armas sean percibidos como un estorbo, como una amenaza, por nuestros conciudadanos?

¿Qué es lo que defendemos cuando decidimos que un grupo insignificante de personas muera en el mar? Defendemos nuestro derecho a decidir sobre la vida y la muerte de los demás. Nadie tiene ese derecho a menos que esté él mismo amenazado de muerte.  No es el caso, pero se crea un estado de opinión que simula esa posibilidad: es legítimo dejarlos morir porque nos amenazan de muerte. Es falso, es arrogante y es inhumano.  Sin embargo, una parte importante de la ciudadanía lo acepta. Acepta renunciar a su humanidad,  aquello que le define como humano,  a cambio de una mentira. Esaú renunció a la primogenitura a favor de Jacob a cambio de un plato de lentejas.  En Occidente se está renunciando a la humanidad a cambio de una mentira que proporciona tranquilidad. Es el plato de lentejas más caro de la historia.

Seguir leyendo »

Cambio climático: una historia real

Mi familia se mudó a las Torres de Cotillas en la década de los 70 procedente del campo de Lorca, buscando un futuro más halagüeño, el que prometían las entonces florecientes fábricas de conserva. El ayuntamiento de Las Torres ofreció por aquella época a todos los vecinos la posibilidad de plantar árboles en las aceras. Mi padre dijo que no, todos los vecinos dijeron que no porque no querían que los árboles les quitaran sitio para aparcar sus recientemente adquiridos automóviles baratos. En aquella época el progreso se medía por el número de coches. Los árboles eran un estorbo (y ojalá pudiéramos decir que esto ha cambiado). La casa de mis padres, orientada a poniente, es un horno en verano, los árboles hubieran rebajado unos cuantos grados las temperaturas, aportando sombra, frescor y oxígeno. Con mi primer sueldo les compré a mis padres un aparato de aire acondicionado.  Aún funciona como el primer día, es un tanque; es, literalmente, un tanque: un aparato tan contaminante que el gobierno ha ofrecido un plan renove en climatización para cambiar este tipo de máquinas. Todos los vecinos fueron colocando, más pronto o más tarde, sus aires acondicionados. En resumen: para que los coches pudieran deslizarse como por una pista de aterrizaje, nada de árboles y para revertir el calor asfixiante generado por su ausencia, aparatos de climatización altamente contaminantes. Cuando nos preguntemos cómo es posible que estemos llegando a este punto de no retorno respecto al calentamiento global, no es necesario que acudamos a sesudos estudios sobre la progresiva desaparición del permafrost: no tenemos más que sacar la cabeza por la ventana y contar árboles, coches y aparatos de climatización.

El servicio de cambio climático de la UE nos informa de que este pasado mes de julio hemos alcanzado las temperaturas más altas desde 1.880, año en que se empezaron a llevar registros sistemáticos. Es posible que la población lo haya podido experimentar, posible pero no seguro: el refugio del aire acondicionado nos da una percepción distorsionada de la temperatura real. No parece que haya una alarma especial derivada de este hecho. Oímos que los casquetes polares se descongelan, pero nos pilla lejos como para que nuestro sistema de alarma se active. Sin embargo, nos quedamos sin tiempo. Cuando nuestra alarma interna, esa que nos advierte de un peligro, despierte de su letargo, será tarde para reaccionar. Leí en Facebook que si, en caso de conflicto armado por un potencial colapso climático, querrías que tu hijo supiera manejar armas. Buena reacción: nos quedamos sentados bajo el aire acondicionado mientras vemos en internet un tutorial sobre cómo montar y desmontar un kalashnikov. El plan consiste, básicamente, en aprender cómo pegarle un tiro al que nos amenace con quitarnos el mando. Y se supone que somos primates superiores.

Seguir leyendo »

Decepción

Si las palabras se gastaran a fuerza de uso, en agosto ya no podríamos encontrar `decepción´ en el diccionario. Hace dos horas de la última investidura fallida de Pedro Sánchez y no hay mensaje en Facebook,  WhatsApp,  Telegram, no hay artículo, comentario, noticia que no contenga la palabra "decepción". La arrogancia y el cálculo de Pedro Sánchez, colocados a kilómetros por encima del bien común al que invoca, son difíciles de digerir.  Y qué decir de Unidas Podemos, cuya cortedad de miras le pasará una factura para la que dudo mucho que tenga fondos. El coste, que vendrá en forma de desafección (cuya conversión en moneda política es, como sabemos, abstención) será inasumible para este partido.

Como habrá sido la cosa para que haya sido Gabriel Rufián, que tan  acostumbrados nos tiene a intervenciones poco convencionales, el encargado de poner cordura en todo el asunto. El político catalán se preguntaba en su turno de palabra (absolutamente brillante) durante cuántos años se tendrá que lamentar la izquierda de este día.  Serán muchos y los daríamos por buenos si supiéramos que la lección quedaba aprendida,  pero la memoria y la historia nos enseñan que no es así, que el político de izquierdas es capaz de convertir en arena una piedra a fuerza de tropezar con ella.

Seguir leyendo »

Carola Rackete: delito de solidaridad

¿Qué es lo que convierte en peligrosos a aquellos que pretenden llegar a Europa sin nada, nada más que las propias vidas (en muchos casos maltrechas)?: carecen de bienes, carecen de hogar y carecen de país porque han sido expulsados de él por la guerra y sus consecuencias. 

Si no tienen nada ¿por qué son una amenaza? Precisamente por eso: porque no tienen nada.  La diferencia entre un moro que viene en patera y un árabe que veranea en Puerto Banús no es la procedencia, la cultura o la religión. La diferencia es que uno de los dos no tiene nada y ese es el que es identificado con una amenaza. 

Seguir leyendo »

Ciudadanos en las Termópilas

Ciudadanos tiene un problema con la realidad y su representación: ellos gritan muy alto "democracia" mientras pactan (o negocian o hablan o como ellos le quieran llamar) sin empacho con fascistas que es tanto como mostrarnos la foto  de unas naranjas y querer convencernos que  nos vamos a poder hacer un zumo con ellas. Como todo el mundo sabe, la democracia tiene un botón de autodestrucción; ese botón en España se llama Vox. Ciudadanos es un partido  neoliberal. Ok, todo correcto, no es mi opción favorita, desde luego, pero no hay  problema.  Neoliberal como tantos otros partidos europeos.  La diferencia es que  sus socios europeos han tenido la prudencia (y la buena memoria histórica) de crear un cordón sanitario frente a los distintos partidos fascistas que han emergido en estos últimos años,  porque saben lo peligrosos que son. ¿Cuál ha sido, sin embargo, la estrategia de Rivera? Decir que  los fascistas no son fascistas aunque los propios fascistas digan que son fascistas. De nuevo la realidad y su representación: Rivera nos muestra la foto de un Rottweiler y nos quiere convencer de que le podemos acariciar la barriga como si fuera un gatito.

Es tan grave el problema de Ciudadanos que ya ni ellos mismos distinguen realidad de ficción. Probablemente por ello ha tenido Rivera el cuajo de decir que Macron les ha felicitado por sus logros y sus pactos.  Quizás lo haya soñado, no seré yo quien diga que Alberto Carlos miente, aunque no necesito decirlo yo: ya lo ha hecho Macron.

Seguir leyendo »

Quince años

El viernes 21 salió la sentencia definitiva del Tribunal Supremo sobre el caso de La Manada. Con las informaciones que tenemos sobre el caso, podemos hacer el ejercicio de imaginar qué puede haber pensado alguno de sus miembros:

Seguir leyendo »

En el país de los conejos muertos

Los romanos dieron a Hispania, nombre de origen fenicio, el significado de “tierra abundante en conejos” aunque dudo mucho que conociera este dato el simpatizante de Vox que, durante la campaña andaluza, formaba el nombre de su partido en el suelo con conejos muertos.

Durante esta campaña, alguien ha colgado 16 conejos muertos  sobre el panel de propaganda electoral de Unidas Podemos, en señal de amenaza (se presentan 16 personas en la lista de este partido) en la Puebla de Almoradiel, pueblo de Castilla-La Mancha. El recurso a los animales muertos como amenaza está en el  hardcore del fascismo. La falta de empatía con los animales es prácticamente seña de identidad. Morante de la Puebla se burlaba hace poco del toro al que estaba toreando, secándole las lágrimas con un pañuelo. Se tensiona el ambiente preelectoral haciendo uso de la barbarie contra los animales.

Seguir leyendo »