eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Susana Ruiz Rodríguez

Responsable de justicia fiscal de Oxfam Intermón.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 13

100 días y una revolución fiscal

Los primeros cien días del nuevo gobierno de Pedro Sánchez han estado marcados por la efervescencia de propuestas en materia fiscal. La densidad de iniciativas que flotan en el aire aún no deja un escenario claro sobre los avances que se pueden materializar. El reto, que no es poco, es pasar a la acción y conseguir en un escenario de matemáticas parlamentarias inciertas, recuperar años de rezago fiscal. 

España es el país de la paradoja fiscal, un país a dos velocidades. Hace cuatro años que España emergió de la crisis, y su El PIB ha crecido de forma sostenida desde 2014, pero los resultados de esta reactivación económica siguen dejando de lado a una inmensa mayoría haciendo que la desigualdad apenas se haya reducido (6 décimas si consideramos el índice de Gini). Y mientras, la crisis se ha saldado trasladando una mayor parte del esfuerzo fiscal a los ciudadanos, manteniendo la regresividad y la insuficiencia recaudatoria histórica. En 2007, las familias aportaban el 74% del total de ingresos recaudados, para pasar a aportar un 83% en 2017. En el mismo periodo, las empresas aportaron 22% y 12%, respectivamente. En realidad, desde 1999 el resultado contable de las empresas se ha más que multiplicado mientras que su factura fiscal sigue sin recuperarse ni estar a la altura. Nuestro sistema fiscal no está al servicio de la reducción de la desigualdad, somos el sexto país de la UE con menor efecto redistributivo a través de ingresos y gastos públicos, por detrás tan sólo de Lituania, Estonia, Letonia, Bulgaria y Rumanía. Esto condiciona nuestro techo de gasto, la senda de reducción del déficit y la posibilidad de financiar programas de protección social vitales como las pensiones. 

Seguir leyendo »

Paradise Papers: cinco medidas para acabar con los escándalos fiscales

Después de Panama Papers, el comisario europeo de Economía y Asuntos Fiscales, Pierre Moscovi, declaraba: “Si no actuamos tras lo de Panamá, la gente creerá que todo está podrido”. Paradise Papers, el último de los escándalos fiscales, tiene que ser una señal de alarma para el Comisario quien acusaba esta semana pasada de “vampiros” a quienes recurren a los paraísos fiscales, grandes fortunas y grandes empresas, para aprovecharse de los vacíos legales y pagar menos.

Sin duda alguna, los paraísos fiscales chupan recursos vitales para todos los países y generan un doble rasero que mina y socava los cimientos democráticos, los principios de equidad e igualdad de todos ante la ley. Es pura matemática, lo que se pierde por esta vía tóxica y perversa se traduce en menos hospitales, menos educación, menos cooperación al desarrollo. Una sociedad más desigual.

Seguir leyendo »