La portada de mañana
Acceder
Moncloa y la Generalitat congelan entre reproches la cita de Sánchez y Aragonès
Lo que la viruela del mono nos dice sobre lo bien que funcionan las vacunas
Opinión - 'La suerte de Ayuso', por Neus Tomàs

ENTREVISTA Director del Observatorio de Conflictos y Medio Ambiente

Doug Weir: “El uso de armamento pesado en zonas industriales de Ucrania es un gran peligro ambiental”

Imagen de satélite facilitada por Maxar Technologies de la ciudad de Mariupol tras un bombardeo ruso. EFE/EPA/MAXAR TECHNOLOGIES HANDOUT

El Observatorio de Conflictos y Medio Ambiente que dirige el británico Doug Weir recopila datos del ataque de Rusia a Ucrania desde el primer día. Busca todo indicio de daño ambiental en el país, pues esta es una organización dedicada a ayudar a comprender la estrecha relación que existe entre los daños sobre el medio ambiente y sus efectos en las personas durante y después de una guerra. A este geólogo y periodista, que estudia los efectos de los conflictos armados en el medio ambiente desde 2005, le preocupan de la situación en Ucrania sobre todo dos cosas: sus centrales nucleares y que la población viva junto a emplazamientos industriales que están siendo bombardeados con armamento pesado. “El medio ambiente es la víctima silenciosa de una guerra”.

MAPA – Los 15 reactores nucleares que hay en Ucrania: dónde están y qué peligro entrañan

¿Por qué es importante llamar la atención sobre el daño al medio ambiente en una guerra? Parecería algo hasta superficial en un momento de tanto sufrimiento.

Es algo que a veces nos preguntan, pero nosotros vemos la protección del medio ambiente en un conflicto como parte de la protección de los civiles, especialmente en Ucrania, donde vemos amenazas de tipo tecnológico en muchos de los riesgos que observamos para la salud a largo plazo. No vemos el medio ambiente como algo separado de las personas en el contexto de un conflicto.

¿Puede poner un ejemplo?

La zona del Donbás es una región tremendamente industrializada, con 200 años de historia de minería de carbón y una fuerte industria pesada asociada. Hay muchos emplazamientos industriales y de almacenamiento de residuos que contienen materiales peligrosos para la salud. Gran parte de nuestra preocupación es el daño potencial a estos emplazamientos, lo cual tiene un impacto en las personas. Muchas ciudades ucranianas tienen una concentración muy alta de industria pesada, y el daño militar sobre estos lugares, fábricas, almacenes de combustible u otro tipo de estructuras que contienen materiales peligrosos supone un riesgo para la salud de las personas.

¿Se refiere a la contaminación del aire?

Sí, cuando se observa desde el aire se ven grandes tanques y depósitos de combustible que están muy cerca de donde vive la población. Destruir estos depósitos es importante en un sentido militar, lo que entraña un alto riesgo de exposición de la población. También a largo plazo, pues suelen estar cerca de zonas agrícolas y al dejar residuos se generan daños crónicos de contaminación.

¿Por qué se centran en el impacto ambiental de las guerras?

Bueno, alguien tiene que hacerlo. En Irak, por ejemplo, hubo muchos daños relacionados con la devastación de la tierra y la contaminación del aire, lo cual tiene impactos en los ecosistemas, pero también debilita la agricultura. Dicho esto, no se trata solo de los impactos directos sobre el medio ambiente, son también de los efectos indirectos en la gestión ambiental. Vemos cómo los conflictos hacen retroceder la sostenibilidad, y eso tiene grandes implicaciones para los países.

Como es obvio, en un conflicto el medio ambiente no es la prioridad. En Yemen, por ejemplo, gran parte del país depende de la agricultura, y es un país con estrés hídrico. De repente hay un conflicto que daña la gestión sostenible del agua. Esto es un impacto indirecto, pues es probable que la gente termine luchando por el agua.

En Ucrania, el problema son las centrales nucleares. En Chernóbil había equipos internacionales para limpiar y mantener el entorno en condiciones seguras, pero ese trabajo no se está haciendo ahora debido a la ocupación. El Organismo Internacional de Energía Atómica monitoriza de forma constante las centrales nucleares en Ucrania por cuestiones de seguridad, de calidad del aire y de radiación en el país. Estos datos son públicos y accesibles, pero ahora han dejado de funcionar. Esto supone un gran impacto en la gobernanza. Debido al conflicto no pueden realizarse ni implementarse acuerdos internacionales en protección de la biodiversidad, en cambio climático o en la gestión de los residuos, o simplemente en retirar la basura de las casas de la población porque esa logística no existe. Todas estas cosas que solemos dar por hechas en momentos de paz quedan paralizadas durante un conflicto. Y tienen un efecto sistémico sobre el medio ambiente.

¿Entonces el principal problema en Ucrania es que la gente vive demasiado cerca de las industrias?

Monitorizamos muchos países y todos tienen su propia huella sobre el medio ambiente, su propia historia durante un conflicto. En Ucrania, una de las claves es su historia de industria pesada y de un sistema de energía nuclear muy desarrollado, lo cual es bastante inusual en los conflictos que analizamos. También como país productor de semillas. Ahora que no está produciéndolas, creará problemas en su coste, en el precio del pan, por ejemplo. Por eso es necesario explorar la relación entre el daño ambiental y su conexión con la población.

¿Ya tienen datos de los daños ambientales en Ucrania?

Empezamos siguiendo las redes sociales y otras plataformas, durante las primeras 48 horas hubo muchos ataques en localizaciones militares y en bases aéreas, enormes incendios en almacenes de combustible, y la ocupación de plantas nucleares, obviamente. Pero también se trata del impacto de disparar armamento pesado de forma indiscriminada sobre las ciudades, pues las casas de la gente están muy cerca de las industrias, y eso tiene efectos en la calidad del aire. Enseguida empezamos a montar una base de datos y a verificar lo que estamos viendo en las redes. Es muy importante recoger esta información. La Unep acude a los países después de un conflicto desde 1999 para hacer una evaluación ambiental, pero tiene que ser invitada por el país, y el país pagar por ello.

¿Hasta qué punto es preocupante Chernóbil?

Es preocupante que Rusia considere aceptable ocupar militarmente Chernóbil porque está en su camino hacia Bielorrusia. Respecto a la central de Zaporiyia, deberíamos estar preocupados porque, de nuevo, que haya un fuego en el aparcamiento de una central nuclear… fue muy chocante. Hay mucho combustible almacenado al aire libre. Mi principal inquietud es que esto se normalice. Irak fue la primera vez que una planta nuclear fue bombardeada.

¿Existe un marco legal internacional para proteger el medio ambiente durante un conflicto?

Sí, bajo el paraguas de la ley humanitaria, y contempla una serie de principios para prevenir un daño ambiental excesivo. Se hizo en los años 70 después de la guerra de Vietnam, y estipula que el medio ambiente es un objeto civil y por tanto no debe ser atacado. Pero en la realidad nunca vemos consecuencias. En los últimos diez años ha habido movimientos para endurecer las normas sobre el daño ambiental antes y durante un conflicto, pero la protección ambiental es muy permisiva en una guerra. Nunca ha habido un país que haya sido acusado por daños ambientales durante una guerra. El único caso registrado data de la Guerra del Golfo de 1991, se creó una comisión de compensación y Naciones Unidas alegó daños ambientales por la invasión de Kuwait por Irak, pero aquello solo pudo darse por la política de aquella época y porque gran parte del dinero del petróleo de Irak iba a otros países.

Su organización investiga el impacto ambiental de las guerras desde hace años. ¿Hay alguna que considere especialmente grave en ese sentido?

En la Segunda Guerra Mundial los impactos ambientales fueron muy bien documentados, pero la verdad es que no hay mucha información hasta los años 70, por la deforestación de la guerra de Vietnam, Laos y Camboya, y por supuesto por el uso de napalm. Irak es el recuerdo de los incendios en tanques de petróleo. Ahora en Ucrania, Mariúpol tiene una fábrica de acero en mitad de la ciudad, hay incendios en almacenes donde no sabemos qué había y la gente está respirando eso. La explosión de armamento pesado en zonas industriales y en las ciudades es ahora lo que parece más preocupante, es un gran riesgo ambiental.

¿De qué forma está parando este conflicto los esfuerzos de una crisis global como es el cambio climático?

Es una pregunta difícil de responder. A corto plazo hemos observado cómo el conflicto ha desviado la atención sobre los esfuerzos globales en la crisis climática. A largo plazo, si el conflicto fuerza la muy esperada revisión de la política energética europea y su dependencia de las energías fósiles, quizá podría acelerar la transición energética que necesitamos de forma urgente. Pero esto puede ser solo un deseo, especialmente si los gobiernos vuelven al carbón o al gas de esquisto.

¿Qué impactos tiene una guerra en el calentamiento?

El impacto de los conflictos en las emisiones es muy complejo y está muy poco estudiado. Algunas emisiones pueden reducirse por el parón económico, pero hay otras muchas formas en las que las emisiones de otros sectores pueden aumentar. Esto también sucede en tiempos de paz. Por ejemplo, después de un conflicto a menudo vemos enormes picos de deforestación.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats