El CD Tenerife otorga a Alberto Molina el distintivo de ‘Leyenda Blanquiazul’

Alberto Molina y Miguel Concepción

Alberto Molina Navarro (Las Palmas de Gran Canaria, 7 de abril de 1943) es el futbolista con más partidos oficiales disputados en los más de 98 años de historia del Club Deportivo Tenerife, con un total de 413 encuentros. Este miércoles la leyenda blanquiazul, en la fecha de su 78 cumpleaños, fue recibido en la sede del club por parte del máximo dirigente blanquiazul que estuvo acompañado por la vicepresidenta segunda, Milagros Luis Brito, y el consejero de la entidad Juan Manuel Quintero.

“Ha sido un regalo inesperado, que agradezco al presidente por el detalle que ha tenido”, dijo Molina tras el agasajo. “Tengo al CD Tenerife en el corazón y lo sigo sintiendo muy dentro de mí”, añadió.

Desde su incorporación a la entidad, en el mes de agosto de 1963, sumó hasta 13 temporadas en la defensa de los colores del representativo. Por ello, el 25 de agosto de 1976 le fue tributado un partido de homenaje, ante la Unión Deportiva Las Palmas, su club de procedencia, en el que se había formado. En los prolegómenos del encuentro, el entonces presidente del club, Julio Santaella, le impuso la Insignia de Oro y Brillantes. Asimismo, el presidente de la Federación Tinerfeña de Fútbol, Vicente Álvarez Pedreira, le hizo entrega de la Medalla de Oro al Mérito Deportivo.

Cuarenta y cuatro años después de aquella cita, Alberto Molina conserva esa marca que le distingue entre el millar de futbolistas que han jugado en el primer equipo blanquiazul, 28 más que el siguiente, Toño Hernández, y 79 más que el futbolista en activo mejor situado en este ranking, Suso Santana. El récord de Molina se mantiene en pie y puede disfrutar de tal privilegio, circunstancia que le mantiene como una auténtica leyenda viva en la historia blanquiazul.

Tras iniciarse en el infantil La Luz de la capital grancanaria, Molina jugó en los equipos infantil y juvenil de la UD Las Palmas, así como en el filial amarillo, entre 1961 y 1963. Su debut como futbolista del CD Tenerife tuvo lugar el 15 de septiembre de 1963, con 20 años, en la primera jornada del campeonato 1963-1964 de Segunda División. Fue en un encuentro ante el Granada CF, disputado en el estadio Heliodoro Rodríguez López. Dirigía entonces al cuadro tinerfeñista un paisano suyo, Paco Campos.

Durante trece campañas consecutivas, Molina jugó para el CD Tenerife en Segunda y Tercera División, haciéndose por méritos indiscutibles con el brazalete de capitán. Entre sus conquistas sobresalen el ascenso a Segunda de 1971, con García Verdugo como preparador, y la eliminación copera del Real Madrid, en 1976, meses antes de que pusiera fin a su carrera deportiva.

Otras dos circunstancias, de distinto signo, afloran en su trayectoria como futbolista. La primera dice todo acerca de la caballerosidad de Molina, quien nunca fue expulsado de un campo de juego. La segunda, de signo adverso, tiene que ver con el hecho de que no logró jugar en Primera, categoría de la que se quedó a las puertas en 1974, cuando el CD Tenerife estuvo a punto de alcanzar el ascenso, con Dagoberto Moll como entrenador.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats