La portada de mañana
Acceder
La Audiencia Nacional deja en evidencia a García Castellón por una irregularidad
Andalucía autoriza prorrogar un año los contratos a dedo con clínicas privadas
Opinión - La amnistía, de problema a solución. Por Esther Palomera

Historia oral: sobre brujas y apariciones en Las Hayas (Valle Gran Rey)

Efigenia Borges / Foto: S. Méndez

Pablo Jerez Sabater

Valle Gran Rey —

En el Día de Canarias no pueden faltar tradiciones y costumbres. Tampoco leyendas y relatos. Efigenia Borges, Efigenia la de Las Hayas, es un baúl lleno de recuerdos, de historias de otro tiempo, de leyendas y cuentos de otra época no tan lejana, pero que a nosotros sí nos lo parece ya.

Hace un tiempo tuve el placer de reencontrarme con ella y pasar una tarde conversando sobre brujas y apariciones en La Gomera y ella me relató tres pequeñas historias que le sucedieron a su suegra, Isabel Darias Morales, en el pequeño caserío de Las Hayas (Valle Gran Rey) y que, a continuación, paso a narrar.

Las brujas de la Cruz de María

“Una vez llegaron cinco mujeres a Las Hayas y tocaron en su puerta y le preguntaron que si quería acompañarlas hasta Cruz de María. Ella aceptó y las acompañó.

Al llegar allí le dijeron:

-Isabel, vuélvase a casa porque ya estamos en Cruz de María.

-¿Y para qué me trajísteis?

-Para conocer su voluntad.

-¿Y vosotras sois brujas o qué pasa?

-Bueno, somos una gente que vinimos a caminar.

-¿Y de dónde sois?

-Una de La Palma, otra de Lanzarote, otra de Fuerteventura, otra de Tenerife y otra de Las Toscas (San Sebastián).

-Entonces sois brujas, ¿no?

-Somos mujeres que algo sabemos...

Se dio la vuelta y desaparecieron“.

Las apariciones en la era de Las Hayas

“Debajo de casa había una era y había una vecina que tenía un hijo malito. El niño murió y sus otros hijos fueron a la vela [velatorio] y entonces vieron que no llegaban y supieron que había muerto el hijo de Adelaida. Entonces ella salió para abajo y al pasar por la era dice que habían cinco mujeres sentadas en las cantoneras de la era, vestidas todas de blanco. Les dio las buenas noches y no le respondieron.

Entonces salió corriendo a decirle a sus hijos que habían unas mujeres de blanco en la era, que fueran a ver quiénes eran. Cuando llegaron no había nadie...“.

Etiquetas
stats