La portada de mañana
Acceder
La tensión sobre Ucrania se desboca y alimenta una escalada militar
Cuando Hitler y Franco fracasaron en su intento de cazar al primer lehendakari
Opinión - 'La grandilocuencia en política', por Esther Palomera

La travesía de Hermigua: una obra gafada

Instante de la visita de Domingo Berriel a las obras el pasado agosto

LA GOMERA AHORA

HERMIGUA —

La travesía de Hermigua es una obra gafada. Esta es la principal conclusión que se extrae de las respuestas ofrecidas por el consejero de Obras Públicas del Gobierno de Canarias, Domingo Berriel a la batería de preguntas presentadas por los diputados socialistas de La Gomera. La actuación siempre ha contado con una generosa aportación del ejecutivo pero lo cierto es que nunca se acaba de terminar. En 2007 recibió una inversión de 1,8 millones, en 2008 fue de 13,5, en 2009 de 1,3, en 2010 de 5,3, en 2011 no se consignó ni un euro, en 2012 se presupuestaron 1,5 millones, en 2013 fueron 450.000 euros y este año aparecen casi un millón. Como se ve un largo recorrido para una obra que aún está en ejecución después de haber sido adjudicada en su momento por 22,1 millones. La finalización estaba prevista para 2011 y el inicio se localiza en 2007. En estos momento ya se contabiliza un sobrecoste de cerca de cinco millones de euros.

Y es que la mala suerte ha perseguido esta actuación casi desde el primer momento. En 2007 la anualidad prácticamente se consumió en anticipos de acopios de maquinaria y primeros movimientos de tierras, dado que no se había podido disponer en aquel momento de las expropiaciones necesarias. Un año más tarde se ejecutaron desmontajes y demoliciones de la travesía existente y movimientos de tierra. Se realizaron las estructuras del Patronato y Curato y muros de hormigón ciclópeo y ecológicos. También se realizaron obras de drenaje transversal, trasplantes y obra civil necesaria para el alumbrado general de la travesía, además de instalaciones urbana para abastecimiento, telefonía y reposición de red de riegos.

En 2009 continuaron los movimientos de tierra y tan sólo se consiguió acabar con la fase de las expropiaciones. Se ejecutó la estructura del ayuntamiento y se finalizaron los muros de hormigón ciclópeo y ecológico. Igualmente se realizaron los movimientos de tierras necesarios de la vía de acceso a la Poyata, además de trabajos de urbanización y dotación de abastecimiento, riego y telefonía. Igualmente se colocaron bordillos, aceras, barandas y se asfaltó la travesía. Hasta ese momento pese a los problemas que surgían las obras tenían cierto buen ritmo y se consiguieron situar en casi un 98% de ejecución. Pero los problemas surgidos con la expropiación de los terrenos de naturaleza urbana y el incumplimiento del convenio de carreteras a causa de los recortes aplicados por el Ministerio de Fomento, dieron lugar a que se tramitara un modificado por valor de dos millones de euros. Con este dinero se pretendía ejecutar los accesos a fincas y desvíos provisionales, mantenimiento del tráfico, muros de sostenimiento, actuaciones por adaptaciones a la normativa, instalaciones urbanas y de los túneles de la carretera TF-711, pavimentos y medidas de seguridad y salud.

Por este motivo las obras permanecieron paralizadas durante todo el año 2011 y la práctica totalidad de 2012, levantándose el parón sólo al final por lo que fue necesaria la reprogramación de las mismas para su finalización en 2014. En el año 2012 apenas se ejecutó la capa de rodadura, las marcas viales y parte de la señalización horizontal y vertical en las zonas de las Chácaras, Las Nuevitas y en La Castellana. En ese momento la obra ya había costado 24,1 millones y una previsión de incremento de otros 2,2 millones. Ahora se ha aprobado un nuevo suplemento de crédito por valor de un millón de euros. Y todavía no se ha culminado con lo cual las cifras no son definitivas.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats