eldiario.es

9

Francisco Concepción: arte, sabiduría y pasión

La obra de este genial pintor tiene un gran valor como referente y legado artístico para la historia de La Palma y las generaciones futuras, es nuestro deber y responsabilidad cuidar el trabajo de un artista que eligió su isla para pintar, vivir y regalarnos su forma de mirar la belleza de nuestra tierra.

Quico Concepción pintaba barrancos, árboles, rincones entrañables, el mar, lugares y gentes.

Quico Concepción pintaba barrancos, árboles, rincones entrañables, el mar, lugares y gentes.

Haciendo un mínimo ejercicio de imaginación, no me cuesta mucho esfuerzo el visualizar a Francisco Concepción pintando con los impresionistas, disfrutando del paisaje en un ambiente de camaradería, luchando por plasmar la luz y el instante; pintando con absoluta libertad y argumentando con Cézanne la importancia  de los colores complementarios, debatiendo con Monet sobre las luz en las sombras o valorando con Renoir la fuerza de la pincelada en la técnica  (alla prima ). 

Me he permitido la osadía de redactar este microrrelato en honor a la admiración y respeto que tenía Francisco Concepción por los pintores impresionistas y el Impresionismo, de hecho no es muy desacertada la idea de que hay muchos paralelismos plásticos y técnicos, tales como la pasión por la naturaleza, el interés por pintar al aire libre y hacer suyo el tema elegido, tener lejos la intención de copiarlo y siempre con la voluntad de interpretarlo de forma muy personal; pintar por el placer de pintar, ver el paisaje como un milagro, ser valiente con los colores y la pincelada.

Pintura de Quico Concepción de un barranco de la Caldera de Taburiente.

Pintura de Quico Concepción de un barranco de la Caldera de Taburiente.

Don Francisco pintaba barrancos, árboles, rincones entrañables, el mar, lugares y gentes. Hijo predilecto de la Caldera de Taburiente, nunca le falló, entrando dos veces al año para fundirse con la magia de un lugar que lo da todo, (belleza, grandiosidad, pureza, serenidad, libertad...), virtudes a las que el maestro no era ajeno y que podemos adivinar en sus cuadros, pintados con arte, sabiduría y pasión.

Francisco Concepción inspiraba maestría, humildad, sentido del humor, compañerismo, independencia, experiencia y amabilidad en el trato. Su biografía está llena de experiencias apasionantes y amistades ilustres como Antonio González Suárez, Mario Baudet…, con los que compartió muchos momentos de ilusión y amor por el arte y por la pintura con sello de Canarias y especialmente de La Palma. 

Quico Concepción (como se le solía llamar de forma amistosa), viajó por tierras de Castilla, León, Andalucía, País Vasco, Galicia, Portugal y Francia; experiencia  que lo curte como pintor , siempre pintando espacios y paisajes que le despertaban un especial interés, con la mirada de un isleño fuera de su entorno, ansioso por conocerlo todo. La obra de este genial pintor tiene un gran valor como referente y legado artístico para la historia de La Palma y las generaciones futuras, es nuestro deber y responsabilidad cuidar el trabajo de un artista que eligió su isla para pintar, vivir y regalarnos su forma de mirar la belleza de nuestra tierra.

Abandonó Arquitectura Técnica e ingresó en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando

Francisco Concepción (1929-2006) nace el 25 de diciembre de 1929 en Santa Cruz de La Palma. Realiza estudios de dibujo y modelado en la Escuela de Artes y Oficios de Santa Cruz de La Palma, desde 1941; cuatro años más tarde comienza a pintar de forma metódica, inclinándose por el paisaje y espacios urbanos. En 1946, conoce a los pintores, Mario Baudet, Antonio González Suárez y Manolo Brito, con los que pinta óleos y acuarelas al aire libre. En 1950 abandona los estudios de Arquitectura Técnica para ingresar en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando, de Madrid, y Escuela de Arte del Maestro Peña también en esta misma ciudad. Desde 1954 comienza sus primeras exposiciones individuales en el Círculo de Bellas Artes de Santa Cruz de Tenerife, y en el Instituto de Estudios Hispánicos del Puerto de La Cruz. 

En 1955 expone en Santa Cruz de La Palma, en 1956 expone en Madrid, Hogar Canario, en 1959 en Las Palmas de Gran Canaria. Entre 1968 y 1973 viaja a Castilla, León, Andalucía, Portugal, Francia, País Vasco y Galicia, para pintar espacios y escenas urbanas. En 1975 realiza para el salón de plenos del Cabildo de La Palma, un cuadro de la Caldera de 7x3 metros. En 1985 hace un cuadro para el aeropuerto de La Palma. Sus cuadros cuelgan en salas y espacios de La Palma, Canarias, Europa y América, principalmente Venezuela, también en entidades como el Cabildo de La Palma, Aeropuerto de La Palma, Palacio Real de Madrid, Palacio Miraflores en Venezuela, además de múltiples Sociedades Culturales y despachos oficiales. 

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha