La portada de mañana
Acceder
'Sánchez sentencia a Ábalos para marcar la diferencia con el PP y evitar el desgaste'
Teresa Ribera: “Confío en que no habrá más sorpresas con Doñana”
OPINIÓN | 'La zona gris', por Enric González

Destrozada una estratigrafía de El Tendal que “pudo aportar datos interesantes” de la vida benahoarita

La Palma Ahora

San Andrés y Sauces —

0

El yacimiento arqueológico de la Cueva de El Tendal, en San Andrés y Sauces, “ha sufrido numerosos expolios desde el mismo momento en que se llevó a cabo la primera campaña de excavación arqueológica, allá por 1981”, señala Jorge Pais, doctor en Arqueología y director insular de Patrimonio Histórico. 

“La montaña de sedimentos es el producto de esas intervenciones clandestinas y despiadadas que han destrozado, sin miramiento alguno, una estratigrafía que había permanecido así cientos de años y pudo aportar numerosos e interesantes datos sobre la vida y cultura benahoaritas”, subraya. 

“Estos saqueadores destrozan, en cuestión de minutos, una parte importante de nuestra entidad como pueblo. Se llevan algunos objetos, los más bonitos y llamativos, que no los más interesantes, y desechan todo lo que no les gusta o atrae, pero todos estos materiales acaban de ser desprovistos, de un plumazo, de toda la información que podían aportar si hubiesen sido rescatados por un arqueólogo con la metodología científica indispensable”, subraya. 

“En ocasiones, se intentó dar un cariz ‘científico’ a su labor destructiva ante la vana creencia, como han visto en algún documental o excavación, que esta metodología les imbuirá de un conocimiento que, realmente, nunca han tenido. Hasta no hace mucho tiempo los sedimentos arqueológicos rescatados en una excavación se cernían, limpiaban y hasta signaban en el propio yacimiento. En la actualidad, ya no se hace así y los laboratorios se trasladan a los departamentos de Arqueología de las universidades o museos, donde se puede extraer muchísima más información”, explica, y añade: “Pero en El Tendal aún seguimos cerniendo los sedimentos revueltos por expoliadores y saqueadores porque, por muy bonitos e interesantes que sean, carecen de todo tipo de interés y no pasan a ser más que fragmentos descontextualizados y desprovistos de todo valor interpretativo y científico. Qué lástima que aún queden personas que sigan actuando de esta manera”, se lamenta.

Etiquetas
stats