Reescribiendo el mundo

Patricia Salcedo y Nieves Navarro.

Pablo Cobiella/Patricia Salcedo/Nieves Navarro

Santa Cruz de La Palma —

0

Desde hace algunos meses, de forma silenciosa, pero con mucho que decir, se está construyendo en Seroja la Escuela de Escritura, creemos que la primera que existe en la Isla de La Palma. Y gritamos que se está construyendo porque es la mejor manera que hemos encontrado para definir una escuela, un lugar donde se enseña a saber, no un cúmulo de sabiduría extraña y desapegada. 

Construirse hacia dentro y hacia fuera, con sus planos modificables, su arquitecto también modificable, con la emoción de dar forma a ciudades de palabras, con el amor y el dolor a partes iguales. Por que la naturaleza así nos lo ha exigido, así nos ha mostrado su poder para entendernos y poder seguir conviviendo en la esperanza de querernos bien.

Esto solo es el comienzo, es el comienzo del poder de dos mujeres extraordinarias que tienen un arma extraordinaria, que poseen un corazón extremadamente extraordinario y que experimentan todas las semanas el poder de transformación, el poder de cambio que ofrece la escritura creativa.

Nuestras puertas están abiertas, aún quedan plazas disponibles para disfrutar de este viaje inmenso y sin límites que nos da un papel en blanco. Estamos en Santa Cruz de La Palma, en la Calle Pedro Poggio 10. Para informarte solo tienes que mandar un correo a serojacultura@gmail.com

Lo que leerán a continuación es la razón por la que Patricia Salcedo, con su ternura en forma de tinta elegante y brillante, con su historia transformadora del orden natural de las cosas, con sus ganas de vivir a través de la palabra y su comunicación, y Nieves Navarro, con su trazado vital en una prosa sublime, su crítica y visión real, y sus toques de amor, escriben en nuestra pequeña y poderosa Escuela de Escritura de Seroja Cultura.

Patricia Salcedo

MI ESCRITURA. Patricia Salcedo

Encontré verbos, adjetivos, frases con puntos suspensivos y signos de interrogación. Voces que cantan una canción de cuna, otras amargas que hacen llorar. Más allá, la grande, la poderosa que llegó a lo profundo y ahuyentó los fantasmas. Otras graciosas. Unas que imitan los latidos

del corazón. Las pequeñitas, con la misión de unirlas y hacerlas brillar. Ante un folio en blanco, todas se esconden, les doy su tiempo. Ahora se atropellan, se empujan entre sí. Quieren salir para iniciar el relato. Me enamoré de las palabras. Por esto me gusta escribir.

 

EL LÁPIZ MÁGICO. Nieves Navarro

 

Cuando Papel pidió que se le explicara cómo se cuentan las historias, Lápiz comenzó a deslizarse. Producía un ritmo continuo de fondo muy agradable y dibujaba renglones creando un mundo enteramente suyo. Le dijo: el índice y el pulgar me abrazan y eso sólo es el principio. A veces todo ha sido pensado y otras, por arte de encantamiento, yo interrumpo tomando la iniciativa. Se me ocurre insinuar colores para que sean vistos, texturas que se puedan tocar, olores y sabores para el paladar y músicas de ensueño. La imaginación se pone en movimiento y los personajes adquieren carácter, edad y voz, y así la historia va tomando forma. También juegan los recuerdos, los deseos, lo que se oye y lo que no se dice, es como una aventura sin apartar los ojos de ti.

A Papel Lápiz le pareció un tanto jactancioso, dudaba de que fuera capaz de insinuar o poseer imaginación y le dijo que le estaba mintiendo, al fin y al cabo era un trozo de madera con una mina de carbón. Lápiz, con paciencia, le explicó que en la respuesta a su pregunta había mucho que quedaba por resolver porque en realidad era un misterio, algo necesario para obtener el placer del descubrimiento cuando se produjera. Y aunque nada se había revelado aún quedaba además por entender la conexión sobrenatural entre el que maneja el lápiz y el mundo que le circunda, la poderosa magia.

Etiquetas
Publicado el
22 de octubre de 2020 - 13:54 h

Descubre nuestras apps

stats