El agua de mayo llega a los plátanos del Valle de Aridane

Luis González Morera/ Efe

0

Los aspersores de las fincas de plátanos de la comarca Las Hoyas-Remo vuelven a funcionar a pleno rendimiento gracias a la puesta en funcionamiento esta semana de la tubería sobre la nueva fajana creada por el volcán, que ha permitido recuperar las condiciones de riego previas a la erupción.

El 9 de octubre de 2021 las coladas del volcán de La Palma alcanzaron la tubería que distribuía el agua en la comarca platanera más productiva del archipiélago, por lo que para continuar los riegos en la zona, con una erupción en activo, se utilizó un buque cisterna y se instalaron desaladoras en el núcleo de Puerto Naos.

Ricardo Carvallo es uno de los agricultores que están regando por primera vez desde la emergencia volcánica con el caudal de antes de la misma, un paso que asegura que “las personas lo deseábamos ya con locura, y las plantas lo necesitaban ya con urgencia”.

Este agricultor recuerda que “es un día especial porque llevamos más de año y medio regando con agua desalada y necesitamos sentir que volvemos a la normalidad”, aunque reconoce que las desaladoras “han hecho la función bastante mejor de lo que yo mismo pensaba”.

Carvallo relata cómo, “desde que en el volcán reventó la tubería, los riegos han sido muy difíciles, primero cruzando en las barcazas de la Armada, luego había que dar la vuelta a la isla porque no se podía cruzar las coladas, y todo esto con dotaciones de agua muy limitadas”.

En condiciones normales este agricultor regaba, y confía volver a regar su finca cada siete días “en dotaciones de en torno a 30 pipas de agua por celemín, que viene a ser unos 25 litros por planta aproximadamente”, mientras que durante la emergencia volcánica recuerda que “llegaron a pasar 20 días entre riego y riego”.

Según este cosechero, la platanera necesita tres ingredientes fundamentales: “calor, que en esta comarca tenemos las mejores condiciones, agua, que recuperamos esta semana, y necesita cariño, y para eso nosotros tenemos que estar ilusionados”, ha comentado con emoción.

Cuestionado por cuándo espera recuperar el estado de su finca previo al volcán, Ricardo Carvallo reconoce que es una pregunta que se hace a sí mismo todas las noches, aunque se anima a predecir que “si tenemos un buen verano, y no tenemos temporales de viento, quizás en agosto o septiembre habrá aquí una platanera que se asemeje a las de antes”.

“Estamos desilusionados, estamos agotados emocionalmente, estamos cansados y necesitamos ver la luz al final del túnel, así que para mí este es un día grande”, sentencia el platanero.

Un poco más al sur, en la misma comarca pero en las cercanías de El Remo, se encuentra regando Miguel Ángel Taño, otro agricultor que agradece la vuelta del caudal de riego previo a la erupción porque en su caso “tengo un cantero bastante pegado al mar y el salitre incide en la salinidad del suelo, con poca agua la sal no se filtra hacia el subsuelo”.

Además, este productor señala que “hay que celebrar la buena noticia y disfrutarlo, poder regar, máxime en la época que estamos con el verano y este cambio climático que trae más calor todavía, es importante para el año que viene tener una producción un poquito mejor”.

La tubería que posibilita este aumento de caudal ha entrado en funcionamiento recientemente tras unas difíciles obras de ejecución sobre la nueva fajana volcánica, que incluso se vieron paralizadas durante semanas por la presencia de gases tóxicos, según ha expuesto el consejero insular de Aguas, Carlos Cabrera (PP).

Esta intervención se ha realizado a pesar de contar con la oposición de la Demarcación de Costas, que ha propuesto un expediente sancionador por valor de 1,7 millones de euros contra el Cabildo de La Palma, entidad responsable de la ejecución de la obra de carácter de emergencia.

“Nosotros hemos hecho las alegaciones y hemos mantenido reuniones con Costas desde que la competencia es autonómica, hemos pedido la utilización definitiva y presentado toda la documentación”, asegura el consejero, que cree que “se puede solucionar perfectamente si nos acercamos entre administraciones y llegar a un acuerdo”.

Un total de 1.400 metros de esta intervención están en dominio público marítimo-terrestre, por lo que le corresponde una concesión administrativa a Costas.

Por su parte, el Instituto Geológico y Minero de España (IGME) también ha mostrado su desacuerdo con el trazado de la tubería, que ocupa la zona de coladas al sur de la montaña de Todoque, junto al acantilado a cuyos pies se formó la primera fajana, por su “singular y alto valor científico”.

Etiquetas
stats