El Cabildo colabora con los ganaderos de La Palma para paliar los efectos de la crisis del coronavirus

José Adrián Hernández Montoya.

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Pesca del Cabildo de La Palma, que dirige José Adrián Hernández Montoya, destina una subvención extraordinaria para la ganadería caprina y ovina de la Isla, con la finalidad de paliar los efectos de la crisis sanitaria por la pandemia del coronavirus COVID-19.

Así lo ha dado a conocer el vicepresidente insular y consejero responsable del sector primario al término del Consejo de Gobierno, en el que se ha dado el visto bueno a las bases reguladoras que regirán estas ayudas, que como destacó, se van a tramitar por la vía de urgencia dadas las circunstancias difíciles por las que atraviesa la ganadería palmera y la necesidad de que las ayudas lleguen cuanto antes a los ganaderos de la Isla.

Hernández Montoya ha destacado la necesidad de reforzar la protección del sector en estos tiempos difíciles por los que atraviesa la sociedad. Para ello se han arbitrado estas subvenciones que compensan a los ganaderos las pérdidas ocasionadas por la crisis sanitaria del Covid-19, debido a la súbita caída de la demanda en el consumo de lácteos y carne de caprino y ovino. La subvención está destinada a mitigar los costes principalmente de alimentación durante el proceso transitorio de ajuste a la demanda con el período de máxima producción de leche.

El sector ganadero está sufriendo de manera directa la escasa comercialización de sus productos, coincidiendo con niveles de producción láctea en su punto más álgido. El cierre de establecimientos hosteleros, la ausencia de turismo y los cambios en los hábitos de consumo de la población durante su confinamiento provocan una caída de la demanda en estos momentos de máxima producción sin que quepa una rápida capacidad de reacción para reajustar la oferta.

Para hacer frente a esta situación, se han descartado opciones como la inducción anticipada a reducir la capacidad productiva láctea (tradicionalmente conocida como seca), por el daño que puede ocasionar en la salud del animal, o la maduración de quesos o el sacrificio, que no hacen sino incrementar el nivel de endeudamiento del productor, al retrasar la comercialización del producto o enfrentarse a un mercado que no consume carne de caprino ni de ovino.

De ahí la apuesta del Cabildo por esta línea de ayudas a los ganaderos, que tratan de paliar el perjuicio de esta crisis sobre los ganaderos y facilitar así la recuperación de un sector de gran relevancia para la Isla y cuyos productos tienen un gran prestigio dentro y fuera de La Palma.

En lo que se refiere a la cuantía de las ayudas, se ha establecido un máximo de 15 euros por cabeza de ganado de hembra reproductora, tanto de caprino de leche (cualquier raza), como de ovino de raza canaria o palmera. Mientras que para macho reproductor y no reproductor, mayor de cuatro meses, de caprino de leche (cualquier raza) u ovino de raza canaria o palmera, la cuantía por cabeza de ganado es de 8 euros.

Condiciones

Las bases aprobadas por el Consejo de Gobierno del Cabildo, recogen que podrán acogerse a las subvenciones los titulares de explotaciones de caprino u ovino en producción en el año 2020 y que han realizado o actualizado debidamente la inscripción en el Registro Ganaderos de Canarias (REGA) y en el Registro de Identificación Individual de Animales (RIIA), en el momento de solicitar la ayuda.

Deben cumplir, además, que mantenga la actividad ganadera en la fecha en la que se solicitan las ayudas; que posean un número de animales igual o superior a cinco hembras reproductoras en la explotación en la fecha indicada para su consulta en el RIIA; que en el caso del ganado ovino sea de raza palmera o canaria, y que los animales tengan más de cuatro meses en la fecha indicada para su consulta en el RIIA.

Etiquetas
Publicado el
8 de abril de 2020 - 13:17 h

Descubre nuestras apps

stats