El Consejo Insular de Aguas trabaja para restablecer el abastecimiento de agua en los núcleos afectados por el volcán

Lava llegando a los cultivos de plataneras en el valle de Aridane. Europa Press

El Consejo Insular de Aguas de La Palma, que dirige Carlos Cabrera, ha adjudicado el contrato de emergencia para realizar los trabajos tendentes a la recuperación del servicio de abastecimiento de agua potable en aquellos núcleos poblacionales del Valle de Aridane en los que el avance de las coladas de lava ha destruido esas infraestructuras, se informa en nota de prensa.

El responsable insular de Aguas, Carlos Cabrera, hace hincapié en que este contrato ha sido adjudicado con carácter de emergencia por un importe de 421.667,58 euros, permitiendo contar con las infraestructuras recuperadas en un plazo máximo de dos meses a contar desde este momento puesto que los trabajos han comenzado.

Desde el inicio del fenómeno vulcanológico, el Consejo Insular de Aguas se encuentra evaluando los daños ocasionados sobre el sistema de infraestructuras hidráulicas existentes en el ámbito de afección.

En base a la problemática identificada, se han planteado una serie de actuaciones, con carácter de emergencia, al objeto de mitigar los efectos devastadores que ha supuesto la erupción volcánica para las áreas, tanto urbanas como agrícolas, ubicadas al sur de las coladas del volcán, como consecuencia de la destrucción y afección a las redes de transporte e infraestructuras de almacenamiento constituyentes de los servicios de abastecimiento de agua a estas áreas desabastecidas.

A ese respecto, Carlos Cabrera señala que, tras la realización de trabajos de emergencia para poder garantizar el riego de estas zonas, con la instalación de desaladoras, pozos y traslado de agua hacia Puerto Naos y las obras de impulsión desde Las Hoyas al Canal LP-II, así como la obra de conducción desde Depósito de las Cuevas, actualmente en ejecución, con esta nueva  actuación se consigue la restitución de los caudales destinados al abastecimiento urbano en las zonas de Puerto Naos, la Bombilla y el Remo.

Por otro lado, también se trabaja para el abastecimiento urbano de los núcleos poblacionales ubicados en medianías, es decir, a cota superior a la de los principales ejes de transporte, que han sido destruidos por las coladas volcánicas, esto es, para Jedey y Las Manchas.

Para lograr este último objetivo  se acomete la ejecución de una actuación en altura, de modo que se puedan trasegar caudales desde el depósito de Las Cuevas, utilizando una red contraincendios que discurre en torno a la cota 1.300, hasta las zonas de abastecimiento de Jedey y Las Manchas y hasta la balsa de Cuatro Caminos. Siendo la capacidad inicial de transporte de caudales de unos 3.000 metros cúbicos por día.

Carlos Cabrera destaca que de esta forma se permite la restitución de los servicios de abastecimiento para riego agrícola de las áreas de cultivo ubicadas al sur del volcán, así como el servicio de abastecimiento urbano de los núcleos ubicados a mayor cota.

Al objeto de dar suministro de agua potable a la población ubicada en el litoral sur del ámbito desabastecido, se pretende acometer una conducción de transporte de acero galvanizado de seis pulgadas, que discurrirá paralela a la conducción del canal general LP-II, desde el punto final de la red en altura, en la zona de la balsa de Cuatro Caminos, hasta los depósitos de Las Norias. Desde estos depósitos se acometerá la interconexión a la red.

Carlos Cabera hace hincapié en los esfuerzos institucionales para lograr dar respuestas a las demandas que realizan los afectados por el proceso eruptivo, devolviendo además los servicios a las zonas que, aunque estén en la zona de exclusión, no han sido afectados directamente por las coladas volcánicas.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats