Un retén de voluntarios de Barlovento recupera parte del antiguo sendero La Traviesa

El monte verde del norte de La Palma esconde, entre otras muchas atracciones, un sinfín de senderos ocultos abandonados y pequeñas fuentes, antaño frecuentadas por los habitantes de la comarca.

Muchos de estos caminos eran eje comercial entre los municipios, y con la llegada del progreso, las carreteras, vehículos a motor, etc., dejaron a un lado el uso de esta red de senderos tan transitada hasta entonces por agricultores, ganaderos, etc.

En el municipio de Barlovento, un retén de voluntarios amantes de la naturaleza y conocedores del entorno que les rodea, se han propuesto recuperar varios senderos para uso y disfrute. Entre estos caminos en los que trabajan, se encuentra el denominado 'La Traviesa' entre Barlovento y Los Sauces, el cual es continuación del PR-LP20 que actualmente está señalizado desde El Time a Barlovento.

Hace dos meses, se plantearon recuperar el antiguo camino denominado 'El Campanario', con la idea de crear una oferta de ruta circular de unos 7,5 km que tuviera salida en el Parque Recreativo de La Laguna y llegara de vuelta otra vez al punto de partida, recorriendo parajes de laurisilva de gran valor.

Este camino, en condición de abandono desde hacía casi medio siglo, estaba totalmente lleno de maleza, escombros y árboles derruidos (en gran parte por la tormenta Delta), lo cual no fue freno a las ganas de este grupo de voluntarios que querían ver de nuevo este sendero en todo su esplendor.

Se planteó la idea al Ayuntamiento y a la Consejería de Medio Ambiente, con la finalidad de que se coordinara colaboración para la limpieza de dos pistas y el desbroce a gran escala de los accesos al camino (pistas intransitadas desde hacía 25 años atrás). Para ello se contó con la colaboración de retenes de Medio Ambiente y una pala facilitada por el Ayuntamiento.

La pandemia ha hecho que la gente busque actividades al aire libre, y se ha fomentado el deporte individual, y en estos lugares es donde menos peligro hay, ya que se respira naturaleza y aire puro.

Los voluntarios, con herramientas manuales y con varias motosierras “hemos trabajado duro, consiguiendo abrir estos senderos y disfrutarlos”. Son “lugares preciosos” que permiten descubrir “otra perspectiva del entorno (varios roques volcánicos, fuentes, antiguas canalizaciones, así como la vegetación de las zonas por las que atraviesa”). Estas rutas llegan en un momento en el que se apuesta más por la actividad al aire libre, por las rutas, caminatas… “y el entorno del Monte Marrubial-El Campanario, está más transitado que nunca”. Algo que alegra mucho al retén de voluntarios, “porque la gente nos está llamando para decirnos que les encanta el lugar que hemos abierto, y nos anima a seguir”, subraya José Miguel Rodríguez, uno de sus componentes.

Además, se apunta que, estos caminos no hubiera sido posible encontrarlos si no fuera por la sabiduría prestada por uno de nuestros mayores (Israel Machín); pues conocedor del entorno como el que más, informó de las señas a seguir para trazar y dar con las entradas al sendero, así como de los puntos de interés que escondía.

Tras haberse terminado la recuperación del camino 'El Campanario', se está trabajando en continuar el enlace del PR-LP20 hacia Los Sauces. Una labor ardua, pero con la ilusión del primer día, ya que cada metro que se avanza genera gran satisfacción al ver el enorme paraíso que se abre ante sus ojos, y que en no mucho tiempo podrán disfrutar senderistas y amantes de la naturaleza en general.    

Etiquetas

Descubre nuestras apps