Tres días con la vista puesta en la colada ocho del volcán de La Palma, parada ante el colegio y la iglesia de La Laguna

Colada del volcán de La Palma. (JOSÉ BRINGAS)

El comité científico ha comenzado a denominarla colada ocho del volcán de La Palma, siguiendo la nomenclatura de la Unión Militar de Emergencias (UME). Es la que discurre por el barrio de La Laguna, en el municipio de Los Llanos de Aridane. El miércoles por la tarde experimentó un rápido avance que obligó a evacuar otros cinco núcleos poblacionales: Las Martelas, en la misma localidad, y La Condesa, Cuesta Zapata, Marina Alta y Marina Baja, en Tazacorte. Tres días después, la incertidumbre continúa para los vecinos. Su trayectoria sigue siendo una incógnita. Si discurre por el sur de la montaña de La Laguna, afectará a plantaciones agrícolas. Si se encauza por el noroeste, destruirá más viviendas. 

El director del Plan de Emergencias de Riesgo Volcánico de Canarias (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende, ha explicado este sábado por la noche que esta colada está parada desde hace dos días a la altura del colegio y de la iglesia de La Laguna. Y ello a pesar de que está siendo alimentada, de que está recibiendo aporte lávico. El derrumbe parcial del edificio volcánico ha originado una serie de desbordamientos de lava que han ensanchado la colada ocho y la han hecho más espesa. Sin embargo, el frente sigue detenido. "Ni un metro" ha avanzado en 24 horas, ha dicho el portavoz científico en la rueda de prensa del mediodía. 

En esa comparecencia, Morcuende mostró una fotografía en la que se podía observar el rápido avance de la colada el miércoles. Sin embargo, en estos últimos días se ha frenado. 

Los centros emisores continúan evacuando lava y alimentando prácticamente la totalidad de las coladas. La que ha recibido más aporte a lo largo de este sábado es la número 1, la primigenia, la única que hasta la fecha ha llegado al mar, originando el delta lávico. El flujo, apuntan los científicos, es fundamentalmente subterráneo, a través de tubos volcánicos. 

Este sábado por la tarde también se ha producido un derrame lávico en la zona más al sur, hacia la zona de Corazoncillo San Nicolás, aunque en este momento "se encuentra absolutamente parada", ha informado Morcuende por la noche. 

Según las últimas mediciones del sistema de satélites europeo Copernicus, la erupción volcánica ha arrasado ya 889 hectáreas, ha destruido 2.129 edificaciones y ha destruido 134. 

También la tarde de este sábado, sobre las 16.30 horas, se registraba en la Villa de Mazo el mayor temblor de los registrados desde que comenzara el enjambre sísmico en la isla, con una magnitud 4,9. Fue localizado a 38 kilómetros de profundidad y fue sentido por la población con una intensidad IV. 

Carmen López, responsable de vigilancia volcánica del Instituto Geográfico Nacional (IGN), apuntaba al mediodía que se había detectado un descenso de la sismicidad profunda, aunque aún es pronto para hablar de una tendencia. La científica explicó que, de confirmarse esta evolución y la disminución de los valores hasta casi desaparecer, sería un indicativo de la proximidad del final del proceso eruptivo, tal y como ocurrió en El Hierro con Tagoro. Sin embargo, aún no es ese el escenario. Tampoco la disminución de los niveles de dióxido de carbono representan esa señal esperada, ya que siguen siendo altos y fluctuantes. 

Ayudas y un nuevo escudo social

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, ha visitado este sábado por quinta vez la isla desde que comenzara el proceso eruptivo y ha anunciado que ampliará el "escudo social" para atender las demandas de los trabajadores autónomos y para agilizar la llegada de los recursos ya aprobados, como los 63 millones de euros para el plan de empleo o los 6,8 para agricultura y pesca. 

Por su parte, Ángel Víctor Torres ha informado que la administración autonómica ya ha tramitado 300 expedientes sociales para los afectados por el volcán de La Palma. Son 295 los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo que ya han sido aprobados para los damnificados, lo que se traduce en unas 895 personas que contarán con la salvaguarda de esta medida especial impulsada por el Ejecutivo central. 

De las más de 7.000 personas que han sido evacuadas por la erupción, 429 permanecen alojadas en hoteles de la isla, mientras que 46 dependientes se encuentran en centros sociosanitarios o en el hospital. 

síguenos en Telegram

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats