eldiario.es

9

Una ficha mal colocada puso en riesgo de colisión a dos aviones con 573 personas a bordo

Las alertas anticolisión y la rapidez de los pilotos evitaron un choque en el aire cuando ambos estaban a solo 90 metros de distancia en vertical

Los controladores de Canarias y Cabo Verde autorizaron una maniobra de ascenso del primer avión sin darse cuenta de que venía otro por la misma aerovía, pero en dirección contraria

- PUBLICIDAD -
Gráfico explicativo del incidente que puso en riesgo de colisión a dos aviones

Gráfico explicativo del incidente que puso en riesgo de colisión a dos aviones

Una ficha mal colocada en el tablero de progresión de vuelos del Centro de Control Aéreo de Canarias, aparentes problemas de coordinación con su homólogo de Cabo Verde y dificultades de comunicación por radio con las aeronaves colocaron en peligro de colisión a dos aviones que volaban sobre el océano Atlántico en dirección opuesta con un total de 573 personas a bordo en la madrugada del 7 de enero de 2013. El choque fue evitado in extremis por los pilotos con sendas maniobras de ascenso y descenso cuando uno de ellos vio venir al otro avión a una distancia en vertical de 300 pies, el equivalente a unos 90 metros sobre su cabeza, y apenas restaban unos 15 segundos para el impacto, de acuerdo con las alertas anticolisión que sonaron en las dos cabinas. Este piloto había intentado comunicarse sin éxito con el Centro de Control de Canarias, cuya estación de HF no atendió la llamada porque en ese momento mantenía una comunicación con el otro avión. Por el momento, el incidente únicamente se ha saldado con una tibia recomendación de la comisión investigadora para que AENA difunda los hechos entre su personal y le recuerde "la importancia de una correcta gestión de las fichas de progresión de vuelo".

La aerovía UN873 era la pista aérea por la que circulaban esa noche dos aeronaves: el avión 1, con 12 tripulantes y 262 pasajeros, que hacía un vuelo Lisboa-Sao Paulo, y el número 2, con 18 personas en la tripulación y 281 viajeros, que hacía la ruta en dirección inversa hacia el aeropuerto París-De Gaulle. Eran poco más de las dos de la madrugada y el primero volaba bajo la supervisión en el espacio oceánico del Centro de Control de Tránsito Aéreo de Canarias y el segundo lo hacía vigilado por el de la isla de Sal, en Cabo Verde. Para comprender correctamente el episodio, añádanse los tres puntos que ambos tenían que superar en la UN873 en dirección inversa: los puntos Limal, Isoka e Ipera, que el primer avión tenía que ir dejando atrás en su camino hacia Brasil, mientras la otra aeronave hacía exactamente lo contrario.

Lea el contenido íntegro de esta noticia en atcpress.com

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha