Ramón Trujillo (IUC): "Si vamos en bloque a las elecciones en Santa Cruz, lo mínimo que lograremos es ser la segunda fuerza"

Ramón Trujillo, fotografiado para la entrevista en el centro de Santa Cruz

El coordinador de Izquierda Unida Canaria (IUC) y concejal en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, Ramón Trujillo, explica en esta entrevista los "errores" que ha cometido su partido en los últimos tiempos y además considera necesaria la unión electoral entre Sí Se Puede, Podemos, Equo e IU para hacer un frente común en la cita de mayo próximo, algo que ya aprobó este sábado la primera de esas cuatro organizaciones políticas.

Aunque Trujillo descarta la alianza con Nueva Canarias (NC), lo que planteaba Sí Se Puede de Gran Canaria, reconoce que hay aspectos que defiende NC en el Parlamento regional que le parecen "buenos". Otro de los puntos que toca el líder de IU en Canarias es la calidad del aire y los posibles problemas de salud que puede acarrear la contaminación en la ciudad santacrucera.

Trujillo también habla de "desconocimiento" sobre el acuerdo al que han llegado el Ayuntamiento de Santa Cruz y CEPSA con el proyecto Santa Cruz Verde 2030 para desmantelar la refinería y regenerar esos terrenos industriales, y señala que desconoce lo que se plantea hacer con la refinería, "más allá de lo que ha salido publicado".

Respecto a la situación del patrimonio histórico en la ciudad, el político es tajante y dice que el Ayuntamiento de Santa Cruz, lejos de protegerlo, lo está destruyendo: "No es protección algo que permite demoler un edificio", específica.

¿Qué balance hace de la situación del partido en toda Canarias?

Izquierda Unida en toda Canarias es una formación que vio truncado su crecimiento con la aparición de Podemos, como le pasó en otras partes del Estado. Este partido ocupó el mismo espacio político con mucho más éxito. Izquierda Unida, de fechas posteriores a la aparición de Podemos hasta hoy, se ha quedado completamente estancada. Es verdad que en los últimos tiempos han crecido un poco los apoyos a IU en el Estado y, en menor medida, en Canarias. Hemos vuelto a contar con algo más de participación. Además, como también hemos hecho coaliciones con otras formaciones políticas a escala estatal y en ámbitos locales, esto ha contribuido a que se difumine un poco la presencia de Izquierda Unida en el archipiélago.

¿Por qué existe esa diferencia de apoyo a IU entre lo que ocurre a escala estatal y en Canarias?

Bueno, a IU y a las izquierdas en general. En Canarias hay menor participación en el ámbito político o sindical. Además, se da la paradoja de que las comunidades autónomas con peores indicadores sociales y mayores niveles de desigualdad son las que tienen niveles más bajos de participación en sindicatos y partidos de izquierdas. He estado mirando los datos sobre huelgas en comunidades autónomas españolas y, curiosamente, el mayor porcentaje de huelgas por cien mil habitantes lo tiene Euskadi, con niveles de desempleo mucho más bajos y niveles salariales mejores. Se termina cumpliendo eso de que quien no hace la historia la padece, quien se moviliza más acaba teniendo mejores condiciones de vida. Este es un déficit que tenemos en Canarias. Nos organizamos menos porque los sectores privilegiados de la sociedad canaria sí se organizan muy bien. Tienen una conciencia de clase, practican una especie de marxismo con los valores invertidos. Luego están los errores cometidos por IU, ciertamente.

¿Qué tipo de errores?

Perdimos bastante el norte cuando se produjo la aparición de Podemos. Hubo una cierta conflictividad interna que nos debilitó. A diferencia del Partido Comunista portugués, que cuando apareció el bloque de izquierdas resistió muy bien, creo que IU hizo cambios importantes de estrategia muchas veces y una autocrítica pública constante que no ha hecho en España ningún partido. El problema de nuestra autocrítica es que, a veces, nosotros hablamos de nuestra refundación. Utilizamos un lenguaje público de autocuestionamiento, mientras que el Partido Popular tiene motivos para refundarse hasta la médula y no utiliza ese tipo de lenguaje. Creo que nuestra autocrítica, que es necesaria en la parte interna, la hemos hecho demasiada externa. En el momento de crecimiento de Podemos nos falló nuestro historial de pactos con el PSOE y se nos reprochó eso desde fuera y desde dentro. Fue un elemento que se vio en aquel entonces como un error estratégico terrible. Creo que nos pasó factura de una manera importante, aunque luego se vio que cualquiera que obtiene representación en unas elecciones y no tiene mayoría absoluta tiene que pactar porque mejor es llevar a cabo una parte de tu programa que nada.

El Ayuntamiento de Santa Cruz fue denunciado por la vía administrativa por el especialista en memoria histórica Eduardo Ranz por no retirar el monumento a Franco situado en la avenida de Anaga. ¿Qué postura tiene IU sobre este asunto?¿Se debe retirar el monumento o resignificarlo?

Nosotros no creemos en la resignificación. Es como resignificar el Cara al Sol y llevarlo al Festival de Música de Canarias. No tiene mucho sentido porque es un monumento típicamente fascista. Lo que hemos propuesto es hacer una exposición submarina enfrente de Santa Cruz, a una profundidad suficiente y donde estaría ese monumento. Debe salir de la vía pública porque es un monumento que homenajea un golpe de Estado, un homenaje al español que más españoles ha matado en la historia. Por lo tanto, en lugar de defender los valores cívicos, lo que defiende son valores incívicos. Es una cuestión de cultura democrática, ni de derechas ni de izquierdas. En Alemania o Italia no hay monumentos en la calle en honor a Hitler o Mussolini. Nos alegra la decisión del Cabildo de no considerarlo Bien de Interés Cultural (BIC), de no darle esa protección que deseaba el Ayuntamiento de Santa Cruz para escapar. Puestos a jerarquizar, los valores que deben prevalecer no son los valores estéticos sino los democráticos. Aunque tuviera valor artístico, no debería estar en la vía pública.

¿Hay otros casos en Santa Cruz en los que se esté incumpliendo la Ley de Memoria Histórica?

En el callejero hay bastantes nombres de personas vinculadas a la represión. La comisión que se ha establecido es para depurar este asunto, porque es verdad que la idea es eliminar del callejero personas que estuvieron implicadas en la represión, no que fueran simpatizantes de la dictadura. Había personas relacionadas con el mundo de la cultura que no tuvieron vinculación con la represión. Compartimos la idea de retirar el nombre de falangistas y militares que tuvieron las manos manchadas de sangre. Entendemos que eso es lo mínimo que hay que cumplir.

¿Qué le parece la situación del litoral santacrucero: vertidos, acceso al puerto... ¿Qué opina de los nuevos quioscos en la playa de Las Teresitas?

La situación del litoral de Santa Cruz si está en vías de solucionarse en el futuro va a ser gracias a la legislación de la Unión Europea (UE). Aquí, el grupo de Gobierno municipal [de CC-PP] y también otras instancias de la Administración pública han gobernado con el criterio de lo que no se ve, no existe. Se ha usado el mar como vertedero. Creo que ese es el balance de la política de depuración de aguas durante decenios. Aquí hemos tenido vertidos graves, como en la zona del muelle de La Hondura y en la zona de San Andrés. Ahora, con la nueva depuradora que se acaba de licitar [la ampliación de la actual EDAR de Buenos Aires], hay un compromiso de que en unos cuantos años tengamos una depuración correcta. Respecto a los quioscos de Las Teresitas, nosotros siempre hemos sido críticos con la cuestión de que la gente que estuvo ahí trabajando durante decenios lo hizo sin el amparo legal debido a que CC trató de generar una red clientelar. O sea, con el criterio del alcalde lo permite y la lógica de los favores y fuera de la lógica de los derechos. Esa gente se quedó colgada, y luego se hizo un concurso donde los requisitos económicos los dejaron en fuera de juego. Para nosotros todo esto es profundamente injusto porque la ley permitía unos requisitos menos ambiciosos en cuanto a los recursos económicos. Luego en la playa se sigue demorando el hecho de acondicionarla debidamente por todo el historial de corrupción que hay en Las Teresitas.

Usted ha denunciado el aumento de tumores y problemas respiratorios en Santa Cruz. ¿A qué cree que se debe esto? ¿Le han dado alguna respuesta desde el grupo municipal?

Es un asunto que he expresado con mucha prudencia. Lo que le he planteado al grupo de gobierno es que los datos oficiales muestran que la incidencia de tumores y de fallecimientos por deficiencias respiratorias en el municipio de Santa Cruz son significativos, elevados, si se comparan con el resto de la isla. Nuestra postura ha sido que esto debe estudiarse. No prejuzgamos. Sabemos que no es una competencia municipal, pero el grupo de Gobierno local debe instar a la Consejería de Sanidad a implicarse en esta cuestión. De hecho, existió una comisión hace años que puede ser resucitada, para que los grupos representados en los ayuntamientos nos reunamos con las autoridades sanitarias para expresar dudas y preocupaciones. Evidentemente, en su día se vinculó a la refinería de Santa Cruz, y hay estudios que dicen que las emisiones de esa industria incidían negativamente en la salud, incrementaron los ingresos hospitalarios y, probablemente, elevaron la mortalidad por enfermedades respiratorias. Eso se fue tapando y demorando todo lo que se pudo. Ahora la actividad de la refinería no existe y ese periodo se cerró sin pedir responsabilidades. Si algo similar hubiera ocurrido en otros países, la empresa habría tenido que responder con responsabilidades económicas y se habría tratado de aclarar cuánto daño se causó a la población y cómo compensarlo.

¿Es buena la calidad del aire en Santa Cruz?

Los indicadores oficiales dicen que sí. De cualquier manera, Santa Cruz tiende a que los alisios limpien menos su atmósfera que en otros sitios de la isla. Está claro que tiene niveles de contaminación en algunas partes de la ciudad; está claro que este es un problema que tampoco está resuelto en otros sitios. Si aplicamos las tasas de mortalidad por contaminación que atribuye a España la Agencia Europea de Medio Ambiente nos salen más de 100 fallecimientos al año. Es un problema que, evidentemente, no es específico de Santa Cruz. No está causado por políticas de ámbito municipal, pero hay que ser consciente de que mata mucho más que los accidentes de tráfico.

¿Qué le parece el proyecto 'Santa Cruz Verde 2030'?

Nos encontramos con unos hechos consumados entre el Ayuntamiento y CEPSA. De los aprovechamientos urbanísticos en ese espacio, ¿cuáles van a ser de suelo público? Desconocemos absolutamente cuál es ese reparto o cuánto se va a tardar en descontaminar esa zona. Se ha planteado que iba a haber una participación ciudadana para diseñar los espacios futuros. Por lo que se ha publicado, hay un nivel de concreción sobre cómo será la parte de aprovechamientos privados. Probablemente, alguno sabrá qué plusvalías se obtendrá. Pero nos faltan datos para evaluarlo. De momento, nos están vendiendo la moto. Están hablando de algo lejano. Creo que lo que se ha dicho es contrario a lo que se ha hecho. Estamos hablando de un diseño elaborado por la ciudadanía de ese espacio futuro, a la vez que se nos presenta un desarrollo de cómo se va a organizar ese espacio. Queda pendiente rehacer el Plan General de Ordenación de Santa Cruz. De momento, solo tenemos propaganda y fuegos artificiales sobre qué se va a hacer con esos suelos.

Hay conflictos entre el Ayuntamiento de Santa Cruz y el Cabildo sobre edificios con valor histórico. ¿En qué punto se encuentra Santa Cruz respecto a la protección de su patrimonio histórico?

Últimamente se ha tomado una medida positiva, que ha sido una figura de la Ley del Suelo para ver si con los últimos casos de la calle de Miraflores y las casas que se plantean derribar se puede llegar a un acuerdo con los propietarios y preservar, al menos, las fachadas. Eso es algo positivo. No entiendo por qué no se hizo con las casas que se derribaron hace unos meses. La política del grupo de gobierno ha sido la de borrar el pasado. No solo se trata de las fachadas o de las casas, sino del propio urbanismo. Se cambia el ancho de las calles, se modifica la fisonomía de esa zona. Santa Cruz es una ciudad que ha borrado buena parte de su pasado y es gobernada por quienes se dicen defensores de nuestra identidad y de los nuestro. Hemos perdido gran cantidad de patrimonio. Esto es un dato objetivo. Santa Cruz conserva menos de su identidad arquitectónica que cuando empezó el mandato de Bermúdez. Cuando se plantea en el Plan Especial del Antiguo de Santa Cruz una figura de protección y clasificación documental, se está planteando algo que no es protección, evidentemente. No es protección algo que permite demoler un edificio. Registrar lo que había está muy bien, pero permitir demolerlo frente a protegerlo es destruir patrimonio histórico.

¿En qué punto se encuentra el Plan Especial de El Toscal? ¿Cree que se va a judicializar?

El Plan Especial de El Toscal se encuentra de nuevo frenado por obstáculos legales. Aquí se ha hecho todo mal. Han cometido errores legales, acompañado de una falta de voluntad de llevarlo a cabo. Nos dijeron que en seis meses estaría aprobado. Pasaron los seis meses y no se aprobó. Incluso algunos nos abstuvimos por dar un voto de confianza y no hacerlo en contra. Entiendo que la prioridad para todos los grupos que estamos representados en el Ayuntamiento es que el plan salga adelante, y ahora nos podemos encontrar con otro retraso porque la solución legal que nos dijeron que en seis meses se llevaría a cabo vuelve a estar bloqueada. No sé si se va a desbloquear en fechas próximas o no. Parece que tenían razón las organizaciones en defensa de El Toscal cuando dijeron que esa defensa no iba a funcionar. Con este asunto, hay una situación de abandono y tendría que estar resuelto y aprobado. Es una posibilidad, pero no lo sé. No sé si se acabará judicializando, con lo cual se alargaría todo mucho más. Hay vecinos que amenazan con judicializarlo. Esto suele traer ciertos problemas. Si legalmente no está bien armado, va a ser un incentivo para que se judicialice.

¿Habrá confluencia con Sí Se Puede, Podemos y Equo en mayo de 2019? ¿En qué condiciones?

Espero que sí [la entrevista se hizo antes de la asamblea de Sí Se Puede de este sábado, la que eligió la confluencia con Podemos, IUC y Equo]. Que haya confluencia es algo básico para la izquierda en esta ciudad. Y sobre todo para ser percibidos por la ciudadanía progresista como opción de gobierno. Si vamos en un bloque conjunto, lo mínimo que vamos a lograr es ser la segunda fuerza en votos. Puede que por primera vez se dé la situación de que haya una mayoría que pueda sacar a CC del Gobierno municipal. Creo que debemos llegar a un acuerdo. Hasta donde he hablado con gente de otros partidos políticos, entiendo que hay voluntad de llegar a un acuerdo. Todavía tenemos que discutir el acuerdo, pero entiendo que se establecería sobre un programa, sobre una propuesta de primarias en la que todas las organizaciones se sintieran representadas y sobre todo con la articulación de otros colectivos sociales con los que hemos venido trabajando y están peleando por la mejora de la vida en la ciudad.

¿Con qué organizaciones?

Bueno, hay mucha gente organizada. Con la defensa de las pensiones, en asuntos de defensa de determinados barrios, en cuestiones de problemática de vivienda. Habría que verlo porque no se trata de forzar ni emplazar a nadie que está fuera del ámbito partidista. Además, hay organizaciones que no se quieren ver involucradas en una acción de ámbito partidista. Pero hay otras que han estado colaborando con Sí Se Puede e IU durante este mandato de manera habitual. Hemos estado llevando sus iniciativas y probablemente en esos ámbitos hay gente que igual quiere colaborar en un planteamiento unitario.

¿Ve a Izquierda Unida en alianza con Nueva Canarias (NC), como quiere Sí Se Puede en Gran Canaria?

Veo la posibilidad de entendernos con el espacio de NC en determinadas cuestiones poselectorales. Lo que no veo es una alianza preelectoral. Es verdad que cuando yo sigo la actividad de NC en el Parlamento de Canarias hay una gran coincidencia en posturas sobre muchos asuntos, aunque luego hay diferencias en otros. Hay cuestiones que hacen poco digerible un pacto preelectoral con NC, como su constante coqueteo con CC. Digamos que NC tiene una parte de su política que es completamente inasumible; por ejemplo, cómo ven las cuestiones del Régimen Económico y Fiscal (REF), que no las compartimos demasiado. Pero luego hay aspectos que sí compartimos. NC mantiene posturas progresistas en el Parlamento de Canarias.

¿Qué aspectos comparte con NC?

NC ha estado defendiendo la democratización de Canarias, mucho más allá de donde se va a llegar con la modificación de la llamada ley electoral; también ha planteado políticas fiscales oponiéndose a la bajada de determinados impuestos, como se planteó con el IGIC sobre productos que consume el sector turístico, y a incrementar la recaudación tributaria. Esto nosotros lo compartimos. Han estado abogando por una composición más social del gasto, criticando el escaso gasto en materia de vivienda en Canarias o la necesidad de incrementar la lucha contra la pobreza. Hay muchos elementos que compartimos con NC y otros en los que discrepamos. Ellos aceptan las modificaciones que se han hecho del REF y las defienden hasta un grado que nosotros no compartimos. Nosotros creemos que hay figuras fiscales como la Reserva de Inversiones de Canarias (RIC) que son regresivas o muy regresivas. Luego nos cuesta celebrar la subvención del 75% a los viajes entre Canarias y Península. No porque no nos parezca bien en abstracto. Puede estar muy bien que te cuesten menos los billetes de avión, pero es que, con lo que va a costar pasar de ese 50% al 75% en diez años, se pueden construir 28.000 viviendas para alquiler social. Hay mucho que discutir sobre qué parte de esa subvención beneficia a la ciudadanía canaria y qué parte se va a la cuenta de beneficios de las empresas del sector aéreo.

¿Cree que han salido beneficiadas las empresas aéreas?

Sí, claro que han salido beneficiadas. Ha aumentado el número de pasajeros. Al aumentar la subvención, evidentemente, lo que se está planteando es que también suban los precios. Y suben los precios de los no residentes en la medida que el billete de referencia se incrementa. Aquí falta control, y lo hemos visto con los billetes interinsulares. Ya ha habido sanciones concretas por los abusos en los certificados de residencia. Estos precios tendrían que estar totalmente controlados y regulados. Uno puede preguntarse: qué sentido tuvo privatizar Binter, que daba sus beneficios a las arcas públicas y servía para tener más presupuesto para hacer política social. Pero se le dio a los adinerados de Canarias, alguno vinculado al pelotazo de Las Teresitas. Y además para funcionar fuera de la lógica del mercado porque el 75% de los billetes los paga el Estado.

¿Qué ocurrió con el plan para la construcción del Campus de la Justicia en Cabo Llanos?

La nueva Ciudad de la Justicia no se construyó en su momento por la crisis económica. Estaba planificado un edificio con más metros cuadrados que otras ciudades que se han construido en la Península. El espacio pareció siempre suficiente, pero luego, por alguna razón, a CC le interesó construirla en El Sobradillo. Se encontraron con protestas de sectores afectados que son influyentes y no pudieron pasarlo por alto. Fue todo el personal que trabaja en la Administración de Justicia. A raíz de todas esas presiones decidieron que se quedara donde estaba. Sí es verdad que ahora han cambiado el espacio donde se va a construir y habrá que rediseñarlo y rehacerlo. Por lo tanto, queda mucho tiempo para que se construya. Todo está por hacer. De toda esta historia lo que me sorprende es qué intereses hubo en su día para intentar llevar esto a El Sobradillo cuando se había cerrado en el Plan General de 2013, aprobado por ellos mismos, que estuviera en Cabo Llanos. No podía estar tan mal diseñado en 2013 para que en 2018 ya no sirviera. Está vinculado a la red de transportes.

¿Se han hecho las cosas bien en el Cabildo con CC al mando y el PSOE de muleta?

Se ha hecho una política continuista. El Cabildo tiene dos ámbitos clave: uno es el que tiene que ver con la protección social, donde creo que los resultados son bastante modestos y se podía haber hecho bastante más. Y luego otro asunto básico es la cuestión de la movilidad en la isla. Las respuestas del Cabildo son insuficientes en esta materia. Yo creo que habrá que abordar algún día con valentía el paso de un sistema de vehículo privado a un sistema público de transporte colectivo. Se lleva más de 20 años hablando del carril Bus-VAO sin aplicarlo. Tenemos en la planificación de la ciudad multitud de carriles de bus-taxi que no se han llevado a cabo. Las soluciones están teorizadas en buena parte de los documentos oficiales. Pero eso requiere cambiar las prioridades en las inversiones, requiere renunciar a infraestructuras que solamente están orientadas al transporte privado. Han aportado algunos parches, pero creo que uno de los grandes retos sigue estando ahí.

¿Cree que los nuevos candidatos del PSOE, tanto al Cabildo como al Ayuntamiento de Santa Cruz, pueden cambiar en algo las cosas?

No creo demasiado en los candidatos y candidatas, en el sentido de que determinadas individualidades supongan un vuelco a la lógica de un partido y a cuáles son sus intereses. No creo que ningún candidato o candidata del PSOE vaya a cambiar la política del partido. Y hasta cierto punto es razonable en cuestiones democráticas que así sea. Supongo que la candidata que tienen para Santa Cruz ellos la consideran un gancho electoral y supondrá un incremento de votos. Ella ha dicho que le gustaría desalojar a CC de Santa Cruz. Ese es un objetivo que compartimos. Muchos estaríamos dispuestos a ponernos de acuerdo, después de las elecciones, por supuesto, pero creo que el PSOE tiene que ser coherente en esto. A mí me ha resultado muy decepcionante lo que ha pasado en La Laguna. Hemos tenido mayoría absoluta de concejales progresistas y el PSOE lagunero ha salvado a CC en sus horas más bajas, cuando podían haber pactado con Unidos Podemos y XTF-NC. La ciudadanía lagunera votó un gobierno de cambio y el PSOE lo reventó para salvar a CC en La Laguna. Esto tiene un efecto negativo en Santa Cruz. Si en La Laguna CC hubiera sido desalojada del poder se hubiera quedado sin manejar los presupuestos municipales y se hubiera quedado sin sus redes clientelares. Eso tendría un efecto contagioso en Santa Cruz.

El Cabildo insular está llevando a cabo una campaña para promover el transporte público. ¿Cree que invierte lo suficiente en este campo?

Yo veo muy acertada la propuesta del bono que permite por 47 euros mensuales hacer un uso ilimitado del transporte público en la isla. Esa medida hay que aplaudirla, pero es verdad que en los estudios sobre movilidad la gente de lo que menos habla es del precio. El problema de las guaguas es la rapidez, la frecuencia y no contar con carriles exclusivos.

¿Le parecen adecuados los precios de las guaguas o del tranvía?

Bueno, creo que está bien bajar los precios. Tenemos a buena parte de nuestra población empobrecida y nosotros hemos llevado mociones para bajar el precio; por ejemplo, a las personas jubiladas. Entendemos que con los niveles de paro, pobreza y precariedad que tenemos los precios son un elemento sobre el que hay que seguir actuando y se deben bajar. Pero no nos podemos engañar. Si queremos expandir el transporte público colectivo, no basta con los precios. Cuando hablamos, por ejemplo, del carril Bus-VAO de la autopista del norte, hay que decir que con los actuales en hora de máxima afluencia transitan unas 2.200 personas. Un carril Bus-VAO permite unas 5.500 personas, según los estudios que ha hecho el Cabildo. Si pasan guaguas con mucha frecuencia y la gente está en un carril en cola viendo que esos usuarios llegan mucho antes y se ahorran las colas de la autopista... Y si además el precio es competitivo porque es bajo, creo que tendríamos un vuelco. Construir trenes para abandonar las guaguas, que es lo que se lee en los proyectos del Cabildo, no tiene ningún sentido. Hay que tomar decisiones pensando en el modelo de transporte y no en los intereses de los constructores.

Usted ha pedido la realización de un informe técnico como alternativa a la ampliación del tranvía hasta La Gallega. ¿Por qué?

Ese es un ejemplo de lo que estoy diciendo. La línea 2 del tranvía; o sea, la ampliación del tranvía a La Gallega, es un ejemplo de cómo se hacen las cosas aquí. Se decide ampliar el tranvía cuando lo lógico sería mejorar el transporte público colectivo hasta La Gallega, una vez se ha dicho que hay que mejorarlo. Vamos a estudiar cuál es el medio más adecuado, si la guagua o el tranvía, y entonces se encarga un estudio que evalúe las posibilidades de la guagua y del tranvía. Esto sería lo correcto racionalmente, técnicamente y lo honesto políticamente, pero aquí esto no se ha evaluado. Se ha decidido con criterios políticos que pueden estar influidos por intereses económicos contrarios al interés público. Se ha decidido construir el tranvía sin un estudio técnico que descarte la guagua. El grupo de gobierno nos dice que sí, que hay un estudio de opciones técnicas, y efectivamente hay un estudio de distintas opciones técnicas sobre cómo se podía hacer el tranvía. Se puede decir que esa decisión contradice el plan de transporte sostenible de Santa Cruz, por ejemplo, que tiene previsto la implantación de carriles bus en la ciudad que no se han hecho.

¿Se está atendiendo de forma adecuada a las familias en situación de vulnerabilidad o a aquellas que corren el riesgo de sufrir un desahucio o desalojo?

No. La respuesta es no. Es verdad que han aumentado los recursos que se dedican a las situaciones de precariedad en nuestra ciudad. Pero las carencias son tan grandes que el esfuerzo tendría que haber sido mucho mayor. Santa Cruz no llega a dedicar el 10% de su presupuesto a gasto social. Es el mínimo que establece la Asociación de Directores y Gerente de Servicios Sociales en España para que un ayuntamiento destine a gasto social. Santa Cruz destina el 9,4%. Esa es una media pensada para todo el Estado, pero cuando la aplicas a Santa Cruz tienes que pensar que hay un tercio más de ratio de pobreza y de desempleo que la media del Estado, con lo cual lo lógico es pensar que en Santa Cruz habría que destinar al menos el 13% para estar en el mínimo. Al final lo que nos encontramos es mucha gente que necesita ayuda para escapar como sea y llegar a final de mes con el pago del alquiler. Los propios documentos del IMAS dicen que se ha cronificado la pobreza e incluye a personas que tienen trabajo. Tenemos gente con problemas terribles de vivienda. En Santa Cruz no se construyen viviendas para el alquiler social desde hace más de 10 años.

¿Por qué?

Por falta de voluntad política. No es exclusivo de Santa Cruz. Lo compartimos con el resto del archipiélago. España es una anomalía en la UE porque hay menos viviendas por cada 1.000 habitantes en alquiler social que en otros países europeos. No lo digo solamente por los datos, sino por el número de personas que se acercan a nosotros con problemas derivados de la vivienda o cuando vamos a ver personas que están en situación de okupación por la vivienda en el municipio.

¿Hay cifras sobre las personas en situación de okupación?okupación

No hay cifras. No las tiene nadie. Yo se las he pedido al grupo de gobierno y eso no está bien contabilizado. No sé si por falta de voluntad o porque no se ha hecho. Pero sí es verdad que yo me he encontrado muchos más casos de los que me esperaba. Eso refleja una carencia extrema en materia de vivienda. Pero la carencia más habitual son las personas que no pueden pagar el alquiler. El Ayuntamiento paga muchas ayudas de alquiler todos los meses porque estamos en una situación de precariedad social enorme.

¿Se realiza un buen cuidado de los barrios de Santa Cruz?

No, y además llama la atención que hay una queja que niega categóricamente el grupo de gobierno sobre la falta de limpieza en los barrios. Hay muchas quejas en esta materia y hay bastante que hacer.

¿En qué ha mejorado la ciudad durante la etapa de José Manuel Bermúdez como alcalde?

La ciudad ha mejorado en muchos aspectos. Primero, en que desapareció Zerolo, porque era la corrupción descarada dirigiendo la ciudad. Zerolo era un caos económico; desde entonces, las cuentas de Santa Cruz se han ordenado. Bermúdez dijo con posterioridad que cuando llegó al Ayuntamiento estaba prácticamente en quiebra. Eso lo dijo años después, pero esa era la brillante gestión que llevaba haciendo CC durante años. En el funcionamiento de las cuentas municipales la situación ha mejorado bastante. La ciudad ha reducido su deuda. Lo más positivo es que ha tenido cierta receptividad a la necesidad de incrementar el gasto social en nuestra ciudad. Ahora empieza a tener receptividad en cuestiones que me llaman más la atención. Yo hice una enmienda a los presupuestos de este año para destinar más dinero a la adquisición de vivienda para el alquiler social y ellos proponen ahora coger el dinero que se recaude de la parcela hotelera pública [en Cabo Llanos], cuando se venda, a ese mismo fin.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats