La portada de mañana
Acceder
El incremento de la transmisión asoma a España a una segunda ola
Las 'amistades peligrosas' de Juan Carlos I
Análisis - ¿Un buque de carga abandonado en Beirut? Más frecuente de lo que parece

El PSOE pone en riesgo la alcaldía de Arona pidiendo al alcalde y al ex edil de Urbanismo que devuelvan sus actas

Hace tiempo que Luis García y José Julián Mena miran en distintas direcciones.

El PSOE ha procedido este sábado a solicitar a José Julián Mena, alcalde de Arona, y a Luis García, ex concejal de Urbanismo del mismo Ayuntamiento cesado por el primero, que renuncien a las actas de concejal que obtuvieron en las últimas elecciones en representación de estas siglas con el fin de consolidar un nuevo equipo de Gobierno municipal.

Esta decisión se produce por acuerdo de las direcciones del PSOE en Tenerife, en Canarias y la Federal (Madrid) "tras numerosas conversaciones e infructuosos intentos por reconducir el problema".

La situación actual del equipo de Gobierno municipal, dividido en dos grupos antagónicos, "obliga a apelar a la generosidad y la responsabilidad y poner la gobernabilidad del municipio por encima de otras consideraciones. Dicha decisión tiene como único objetivo retomar la normalidad institucional que permita desarrollar el proyecto socialista para el municipio de Arona", señalan en un comunicado conjunto las tres direcciones. 

José Julián Mena decidió el 22 de junio destituir al concejal de Urbanismo, José Luis García, "tras detectar irregularidades en la gestión del ex edil en diversos expedientes, entre los que destaca la construcción de un centro comercial en la punta de El Camisón que incumple el planeamiento municipal y la Ley de Costas.

Desde ese momento se ha desatado una guerra con declaraciones cruzadas.

Luis García reaccionó arrastrando consigo a varios concejales del Gobierno y compareciendo ante la Fiscalía en calidad de testigo y denunciante en un expediente abierto por el Ministerio Fiscal a raíz de otra denuncia suya el 28 de marzo pasado. El ex concejal de Urbanismo entregó documentación que supuestamente avala la denuncia de actuaciones indebidas por parte del alcalde y su entorno, incluyendo algunas grabaciones.

Mena reaccionó revocando y rescatando para sí la delegación de 10 competencias que había cedido en favor de la Junta de Gobierno Local en julio de 2019 relativas a materias económicas, urbanísticas, de contratación y de personal. Se atrincheró después de perder la confianza de la mitad de su grupo de Gobierno.

Tanto la Ejecutiva Regional de los socialistas como la Insular, que dirigen Ángel Víctor Torres y Pedro Martín, intentaron sin éxito poner paz en esta guerra, pero finalmente no tuvieron más remedio que pedir ayuda a sus hermanos mayores de Madrid, que ahora han adoptado una decisión salomónica que se antoja de difícil cumplimiento.

Tanto es así que Agustín Marichal, presidente de la Agrupación Socialista en el municipio, ha descargado la responsabilidad de la crisis en "el mangoneo de algunos funcionarios de Urbanismo" y ha avisado con que no van a ceder a la pretensión de que José Julián Mena deje de ser alcalde.

La Agrupación Socialista de Arona había encontrado la paz, al menos teóricamente, en los últimos 10 años y después de otro enfrentamiento fratricida entre el propio José Julián Mena y Francisco García Santamaría, que obligó a la designación de una gestora para resolver una situación que se había enquistado durante meses y que fue imposible desatascar dado que las cosas estaban en una situación muy similar a la actual: el 50% por bando y bando.

Con este movimiento el PSOE se arriesga a perder la Alcaldía del municipio turístico, baqueteado en los últimos lustros por una suerte de mezcla explosiva de política, negocio y urbanismo que lo mantiene en el foco y en la inestabilidad.

Etiquetas
  •   /  
  • Sur
Publicado el
11 de julio de 2020 - 21:20 h

Descubre nuestras apps

stats