La portada de mañana
Acceder
Los sanitarios advierten de la grave situación en la Comunidad de Madrid
Villarejo confesó una operación para que Gürtel no alcanzara a la cúpula del PP
Opinión - Es el sistema, amigos, por Neus Tomàs

Una excursión a Salem: la ciudad de las brujas

Lápidas en el viejo cementerio de Salem. Esta pequeña ciudad es famosa por las brujas, pero es, también, uno de los centros patrimoniales más imponentes de Estados Unidos.

Cuando fuimos a Boston teníamos claro que una de las excursiones que teníamos que hacer sí o sí era la ciudad de Salem. Como la mayoría de los que se acercan a esta pequeña ciudad portuaria del estado de Massachusetts, íbamos para ver el lugar dónde tuvo lugar uno de los juicios por brujería más famosos del mundo: y la verdad es que el lugar no nos defraudó en absoluto. Y pudimos ver como más allá del tema estrella que sobrevuela buena parte de la oferta turística de la ciudad, este lugar tiene muchísimo y muy bueno que ver. Aquí fue donde se estableció el primer puerto comercial de las colonias inglesas; aquí fu donde se amasaron las primeras fortunas del país y, también, dónde se fundó el famoso Tea Party, el movimiento de colonos descontentos que desembocaría en la Revolución Americana. Fuimos a ver el pueblo de las brujas y nos encontramos, por ejemplo, con la mayor concentración de edificios anteriores a la independencia de todo Estados Unidos (con más de 400 construcciones coloniales). Así que es una de las excursiones obligadas si se pasa un par de días en Boston.

COMO LLEGAR DESDE BOSTON.- Dicen que las salidas de Boston son un poco caóticas cuando el tráfico se pone denso. Como te decíamos antes, Salem está a 25 kilómetros de la ciudad y las conexiones por transporte público son rápidas, muy frecuentes, baratas y sumamente eficientes. La mejor manera de llegar hasta Salem es el tren de la Línea Newburyport/Rockport que sale desde North Station (Causeway Street, 135). El precio del billete es de 8 dólares y el trayecto demora 32 minutos. Otra opción más barata, aunque más lenta, es la combinación de metro y bus. Hay que tomar la Blue Line (metro) desde el centro de Boston hasta Wonderland y ahí tomar la Línea 455 de autobús público hasta Salem (1 hora 10 minutos y 4,90 dólares). 

UNA VISITA A SALEM.- Sigue la línea roja. El Salem Red Line es un sendero histórico autoguiado que te servirá para recorrer los puntos más importantes de la ciudad y descubrir la gran importancia histórica de la población más allá de los sucesos que la hicieron famosa a finales del siglo XVII. El Peabody Essex Museum (Essex Street, 161; Tel: (+1) 978-745-9500), por ejemplo, es el museo más antiguo del país y formó sus primeras colecciones gracias al tráfico marítimo del puerto y de los viajes de algunos de los marinos de la zona alrededor del mundo (aún guarda preciosos objetos orientales). Esa historia se apoya en las magníficas condiciones de una bahía que pronto se convirtió en el principal punto de contacto de las colonias norteamericanas con el exterior durante la primera centuria de la presencia inglesa en estas costas. En el East India Marine Hall (East India Square), también se atesoran objetos llegados desde los cuatro puntos cardinales aunque para bucear en esta fecunda historia de viejos barcos de vela y familias de ilustres marineros hay que acercarse al Salem Maritime Historic Site (Derby Steet, 160; Tel: (+1) 978 740 1650), antiguo puerto en el que puedes ver antiguos almacenes, el edificio de la Aduana, casas coloniales (como la famosa Casa de los Siete Tejados –mediados del XVII-) y una impresionante replica del Amistad, un típico ‘East Indiaman’, barcos mercantes de Nueva Inglaterra que surcaron todos los mares (el Amistad viajó a Europa, Sudamérica y Asia en 15 grandes viajes). Otro punto interesante de la bahía es la Pionner Village (West Avenue, 98; Tel: (+1) 978 744 8815), una interesante reconstrucción de un asentamiento colonial temprano que te permitirá conocer como vivieron los primeros colonos europeos de la zona.

Como te decíamos antes, Salem atesora la mayor concentración de edificios de la época colonial de todo Estados Unidos. El Distrito histórico Samuel McIntyre ocupa las cuadras aledañas a la Estación de Tren y aglutina un total de 407 construcciones de carácter histórico entre las que destacan la propia casa de McIntyre, un genio de la madera que puso las bases del estilo arquitectónico Federación, una de las señas de identidad de la primera arquitectura ‘europea’ de Nueva Inglaterra. No dejes de visitar el Viejo Ayuntamiento (Derby Square), uno de los edificios más añejos y sede del Museo de Historia de Salem. Las calles Chesnut, Federación, Essex y Broad concentran la mayor parte de estos viejos edificios; algunos de ellos marcados por la tragedia que sacudió al pueblo entre 1692 y 1693: esa ola de histeria colectiva y fanatismo puritano que acabó con la vida de más de 20 personas.

EL PUEBLO DE LAS BRUJAS.- Lo hemos dejado para el final. La primera impresión que te deja la extraña relación del pueblo con la brujería es un poco naif. En la Lappin Park hay una escultura dedicada a la figura de Samantha Stephens, personaje de ficción protagonista de la serie Embrujada. Basta con visitar el bizarro Museo de las Brujas de Salem (Washington Square; Tel: (+1) 978 744 1692) para darse cuenta de que lo que sucedió aquí no es como para hacer un guión de comedia de situación. Este museo ‘dramatiza’ a través de maniquíes las partes más importantes del proceso penal y las posibles causas que desencadenaron una verdadera tormenta en la que cientos de personas fueron acusadas y se celebraron una treintena juicios a lo largo y ancho del actual estado de Massachusetts. Aunque la mercadotecnia mande (con cafés dedicados a las brujas, tiendas de recuerdos, casas embrujadas y museos más o menos acertados) y el pueblo haya sido el escenario habitual de películas y series sobre la brujería (como la mítica Hocus Pocus –El retorno de las brujas- que tiene su propia ruta en la ciudad). A la casa del Juez Jonathan Corvin, uno de los encargados del proceso, se la conoce como The Wicht House (Essex Street, 310; Tel: (+1) 978 744 8815; E-mail: info@witchhouse.info) y es la única construcción original relacionada con los hechos: en esta casa se celebraron varios de los ‘wicht trials’ de 1692.

El resultado de estos juicios fue terrible: al menos cinco personas murieron en prisión; un hombre fue linchado en la calle por una turba enfurecida y otras 19 (catorce mujeres y cinco hombres) fueron ahorcadas por practicar la brujería. Esta cadena de juicios no fueron un hecho aislado; sólo el más espectacular de un goteo incesante de procesos judiciales y muertes que se produjeron sin cesar durante los primeros tiempos de la colonización puritana de estas costas. No dejes de visitar el antiguo cementerio (Charter Street) dónde fueron enterradas las víctimas. Tres siglos más tarde, la ciudad erigió un memorial en el que se recuerda los nombres de aquellas mujeres y hombres que perdieron la vida por la fatal combinación de odio, envidias y fanatismo religioso. 

¿QUÉ PASÓ EN SALEM? Sobre los sucesos de Salem hay un hecho y dos teorías. Dos adolescentes de la ciudad, Betty Parris  -hija de uno de los reverendos locales- y Abigail Williams sufrieron episodios de convulsiones y delirios. Aquí la explicación de las causas difieren: para algunos, fue el resultado de una intoxicación de pan de centeno con moho; para otros una excusa para esconder la fascinación de las dos jóvenes por las creencias y ritos vudú de una esclava de la familia Parris, la caribeña Tituba. Para los defensores de la primera teoría, la esclava fue acusada de embrujar a las niñas y según la segunda, las niñas acusaron a la caribeña de haberlas embrujado cuando fueron sorprendidas realizando un ritual junto a Ann Putnam, una niña de apenas 12 años. Según se recoge en las actas del juicio, la esclava confesó (los historiadores dicen que para evitar ser torturada) y acusó a varias mujeres del pueblo de practicar la brujería. Las niñas, en una especie de huída hacia adelante, empezaron a incluir en su relato a varios vecinos y vecinas (incluido un sacerdote local). Eso desencadenó una ola de denuncias (más de 200) provocada a medias por la histeria colectiva y las numerosas rencillas entre familias que se extendió por toda la colonia y provocó la apertura de más de una treintena de procesos judiciales.

FUERA DE RUTA.- Si te gusta mucho la historia puedes hacer un pequeño desvío en tu regreso a Boston y visitar la Fundición de Saugus (Tren o Bus Línea 455 hasta Lynn -Market Street- y Bus 429 hasta Saugus –Elm Street-). En este lugar se estableció, en 1646 la primera fundición de hierro y acero de las colonias inglesas en el Nuevo Mundo. Aún se pueden ver los viejos edificios, los ingenios movidos por molinos de agua y herramientas de la que fue el germen de la potente industria estadounidense. El lugar está muy bien conservado y merece la pena verlo.

Fotos bajo Licencia CC: massmatt; openroads.com; Nick Ares; L Eaton; Dumphasizer; Alonso Javier Torres

Etiquetas
Publicado el
12 de agosto de 2020 - 23:08 h

Descubre nuestras apps

stats