La carrera de la banca por colocar fondos de inversión a sus clientes se salda con un nuevo récord de 318.000 millones

Diego Larrouy

0

Nuevo récord de los fondos de inversión españoles. Su patrimonio bajo gestión supera por primera vez la barrera de los 300.000 millones. Este hito para las gestoras, principalmente bancos, llega en plena batalla entre las entidades financieras por colocar a sus clientes productos que les vinculen más allá de las cuentas corrientes. Los fondos de inversión y sus comisiones recurrentes para los bancos se han confirmado ya como una de las vías de ingresos para estos grupos que más crecen y que ganan más protagonismo, junto con los seguros o los planes de pensiones.

Ibercaja anuncia su salida a Bolsa

Saber más

En concreto, a cierre de 2021, los fondos de inversión radicados en España acumulaban 318.000 millones de euros, según los datos de la patronal del sector, Inverco. Nunca antes se había acercado este negocio a estas cifras anteriormente. El récord previo se alcanzó en 2019, justo antes de la pandemia, con 276.000 millones de euros. Pero las gestoras, impulsadas por la actividad de los bancos, ya han superado en un 15% aquel hito. El patrimonio que gestionan los fondos de inversión se ha duplicado desde la crisis financiera de 2008 y casi se ha triplicado desde su nivel más bajo, en 2012.

En tan solo un año, las gestoras han incrementado el patrimonio que manejan de sus clientes en 43.200 millones de euros. Es el incremento anual más alto en la serie histórica que realiza la patronal Inverco, donde participan la practica totalidad de las gestoras del país. El fuerte incremento que ha tenido esta actividad financiera en la última década tiene mucho que ver con dos causas. La primera es que los bancos buscan nuevas vías de ingresos ante los bajos tipos de interés. Los intereses son la principal fuente de facturación de la banca, ya que es el rédito que obtienen por prestar dinero. La segunda, que los hogares que pueden ahorrar están yendo a estos vehículos ante la prácticamente nula rentabilidad que tienen los depósitos y las tradicionales cuentas de ahorro de los bancos. Con ello, las entidades han ido ampliando la base de clientes a los que ofrece estos fondos de inversión.

Las estadísticas, de hecho, muestran el importante avance del número de clientes que en España tienen contratado un fondo de inversión. El dato que sirve de referencia es el de partícipes, que no corresponde exactamente con el número de personas individuales que tienen este producto, ya que hay algunos clientes que pueden tener contratado más de uno. Sin embargo, sí permite comprobar el avance de la captación de clientes en este terreno que, antaño, estaba más vinculado con la banca privada y los grandes patrimonios. Solo en 2021 han sido 3,2 millones de nuevos partícipes los que han contratado un fondo de inversión, hasta alcanzar los 15,8 millones al cierre del curso. En menos de una década los datos se han multiplicado casi por cuatro.

Sirva de referencia que el patrimonio medio de un partícipe en fondos de inversión ha ido decayendo en los últimos años. En 2014, la media se situaba en el entorno de los 30.000 euros y, siete años después, ha caído a los 20.000. Como en todo, se trata de una media, por lo que las diferencias entre los grandes patrimonios y los pequeños ahorradores puede ser importante. En España operan algo menos de 3.000 fondos de inversión (2.916). Son 217 más de los que existían al cierre de 2020. El número de estos vehículos se ha casi triplicado respecto a los datos previos al estallido de la crisis financiera de 2008.

La pandemia ha acelerado una carrera entre las entidades bancarias para convertir su estrategia hacia negocios que permitan tener a un cliente más vinculado. Los negocios tradicionales (hipotecas y depósitos) ya no son suficientes para que los bancos puedan seguir aumentando sus ingresos, por lo que las comisiones ganan protagonismo. Las entidades buscan clientes que, además de los créditos, acudan a los bancos para otras gestiones, como la de los fondos de inversión. Los principales grupos han señalado este objetivo en sus respectivas estrategias y las cuentas de resultados llevan varios trimestres mostrando cómo crecen las comisiones por la gestión de activos de clientes.

En los próximos días se irán presentando los resultados de las grandes entidades del país, en los que se apreciarán previsiblemente aumentos en los ingresos por comisiones derivados de esta evolución en la gestión de fondos de inversión. Por el momento, solo los ha presentado Bankinter, que mostraba en sus cuentas un aumento del 30% en los ingresos de comisiones por gestión de activos. Esta semana será el turno de Sabadell y CaixaBank, en sus primeros resultados financieros anuales tras la absorción de Bankia, y la próxima, de Santander y BBVA. Hasta septiembre, las comisiones suponían ya uno de cada tres euros ingresados por la banca española.

Los datos de la patronal Inverco permiten avanzar cómo les ha ido a los principales gestores de fondos de inversión en 2021 en cuanto al volumen de patrimonio que han manejado. Estas estadísticas no contemplan, eso sí, el dinero que tienen los bancos en sus gestoras de Luxemburgo ni la comercialización de fondos cuya sede está en el extranjero, con actores como Blackrock o Amundi. Estos fondos extranjeros también se comercializan a través de los bancos españoles, por lo que son igualmente una vía de ingresos por comisiones.

CaixaBank, en cabeza

La batalla en las gestoras por atraer a clientes a los fondos de inversión está liderada fundamentalmente por CaixaBank. La entidad catalana ya era líder antes de absorber a Bankia, pero con ello amplió su posición de liderazgo. Al cierre de 2021 tenía casi el 25% del patrimonio que hay en estos vehículos en España. Pese a su importante posición en el sector, Competencia no apreció ningún inconveniente a la fusión con Bankia en este negocio. Le siguen Santander (16%) y BBVA (14%). Las tres grandes entidades aumentaron su patrimonio bajo gestión entre un 12% y un 15% solo en el último año. Sin embargo, entre las principales gestoras las hay que crecen a todavía mayor ritmo, como Bankinter o Unicaja, ambas por rondando el 23% de incremento en un solo año.

Todos estos datos incluyen únicamente a los fondos de inversión que tienen su sede en España, aunque inviertan también fuera. A esos 317.000 millones de euros hay que recordar que se suman aquellos que se encuentran en sociedades de inversión colectiva y fondos cuya sede se encuentra en el extranjero, pero que se comercializan en España. Todavía no hay datos cerrados para el año 2021, pero la CNMV tiene cuantificado que suponen otros 261.000 millones de euros al cierre del tercer trimestre del ejercicio pasado. La actividad de gestoras como Blackrock, Amundi, y otras crecían hasta esa fecha más de un 32% durante el curso, mostrando un crecimiento mucho mayor al de los fondos españoles. En un gran porcentaje, ese dinero se gestiona desde Luxemburgo, el centro financiero europeo y uno de los más importantes a nivel mundial en gestión de activos.

Nuevo récord de los fondos de inversión españoles. Su patrimonio bajo gestión supera por primera vez la barrera de los 300.000 millones. Este hito para las gestoras, principalmente bancos, llega en plena batalla entre las entidades financieras por colocar a sus clientes productos que les vinculen más allá de las cuentas corrientes. Los fondos de inversión y sus comisiones recurrentes para los bancos se han confirmado ya como una de las vías de ingresos para estos grupos que más crecen y que ganan más protagonismo, junto con los seguros o los planes de pensiones.

Ibercaja anuncia su salida a Bolsa

Saber más

En concreto, a cierre de 2021, los fondos de inversión radicados en España acumulaban 318.000 millones de euros, según los datos de la patronal del sector, Inverco. Nunca antes se había acercado este negocio a estas cifras anteriormente. El récord previo se alcanzó en 2019, justo antes de la pandemia, con 276.000 millones de euros. Pero las gestoras, impulsadas por la actividad de los bancos, ya han superado en un 15% aquel hito. El patrimonio que gestionan los fondos de inversión se ha duplicado desde la crisis financiera de 2008 y casi se ha triplicado desde su nivel más bajo, en 2012.

En tan solo un año, las gestoras han incrementado el patrimonio que manejan de sus clientes en 43.200 millones de euros. Es el incremento anual más alto en la serie histórica que realiza la patronal Inverco, donde participan la practica totalidad de las gestoras del país. El fuerte incremento que ha tenido esta actividad financiera en la última década tiene mucho que ver con dos causas. La primera es que los bancos buscan nuevas vías de ingresos ante los bajos tipos de interés. Los intereses son la principal fuente de facturación de la banca, ya que es el rédito que obtienen por prestar dinero. La segunda, que los hogares que pueden ahorrar están yendo a estos vehículos ante la prácticamente nula rentabilidad que tienen los depósitos y las tradicionales cuentas de ahorro de los bancos. Con ello, las entidades han ido ampliando la base de clientes a los que ofrece estos fondos de inversión.

Las estadísticas, de hecho, muestran el importante avance del número de clientes que en España tienen contratado un fondo de inversión. El dato que sirve de referencia es el de partícipes, que no corresponde exactamente con el número de personas individuales que tienen este producto, ya que hay algunos clientes que pueden tener contratado más de uno. Sin embargo, sí permite comprobar el avance de la captación de clientes en este terreno que, antaño, estaba más vinculado con la banca privada y los grandes patrimonios. Solo en 2021 han sido 3,2 millones de nuevos partícipes los que han contratado un fondo de inversión, hasta alcanzar los 15,8 millones al cierre del curso. En menos de una década los datos se han multiplicado casi por cuatro.

Sirva de referencia que el patrimonio medio de un partícipe en fondos de inversión ha ido decayendo en los últimos años. En 2014, la media se situaba en el entorno de los 30.000 euros y, siete años después, ha caído a los 20.000. Como en todo, se trata de una media, por lo que las diferencias entre los grandes patrimonios y los pequeños ahorradores puede ser importante. En España operan algo menos de 3.000 fondos de inversión (2.916). Son 217 más de los que existían al cierre de 2020. El número de estos vehículos se ha casi triplicado respecto a los datos previos al estallido de la crisis financiera de 2008.

La pandemia ha acelerado una carrera entre las entidades bancarias para convertir su estrategia hacia negocios que permitan tener a un cliente más vinculado. Los negocios tradicionales (hipotecas y depósitos) ya no son suficientes para que los bancos puedan seguir aumentando sus ingresos, por lo que las comisiones ganan protagonismo. Las entidades buscan clientes que, además de los créditos, acudan a los bancos para otras gestiones, como la de los fondos de inversión. Los principales grupos han señalado este objetivo en sus respectivas estrategias y las cuentas de resultados llevan varios trimestres mostrando cómo crecen las comisiones por la gestión de activos de clientes.

En los próximos días se irán presentando los resultados de las grandes entidades del país, en los que se apreciarán previsiblemente aumentos en los ingresos por comisiones derivados de esta evolución en la gestión de fondos de inversión. Por el momento, solo los ha presentado Bankinter, que mostraba en sus cuentas un aumento del 30% en los ingresos de comisiones por gestión de activos. Esta semana será el turno de Sabadell y CaixaBank, en sus primeros resultados financieros anuales tras la absorción de Bankia, y la próxima, de Santander y BBVA. Hasta septiembre, las comisiones suponían ya uno de cada tres euros ingresados por la banca española.

Los datos de la patronal Inverco permiten avanzar cómo les ha ido a los principales gestores de fondos de inversión en 2021 en cuanto al volumen de patrimonio que han manejado. Estas estadísticas no contemplan, eso sí, el dinero que tienen los bancos en sus gestoras de Luxemburgo ni la comercialización de fondos cuya sede está en el extranjero, con actores como Blackrock o Amundi. Estos fondos extranjeros también se comercializan a través de los bancos españoles, por lo que son igualmente una vía de ingresos por comisiones.

CaixaBank, en cabeza

La batalla en las gestoras por atraer a clientes a los fondos de inversión está liderada fundamentalmente por CaixaBank. La entidad catalana ya era líder antes de absorber a Bankia, pero con ello amplió su posición de liderazgo. Al cierre de 2021 tenía casi el 25% del patrimonio que hay en estos vehículos en España. Pese a su importante posición en el sector, Competencia no apreció ningún inconveniente a la fusión con Bankia en este negocio. Le siguen Santander (16%) y BBVA (14%). Las tres grandes entidades aumentaron su patrimonio bajo gestión entre un 12% y un 15% solo en el último año. Sin embargo, entre las principales gestoras las hay que crecen a todavía mayor ritmo, como Bankinter o Unicaja, ambas por rondando el 23% de incremento en un solo año.

Todos estos datos incluyen únicamente a los fondos de inversión que tienen su sede en España, aunque inviertan también fuera. A esos 317.000 millones de euros hay que recordar que se suman aquellos que se encuentran en sociedades de inversión colectiva y fondos cuya sede se encuentra en el extranjero, pero que se comercializan en España. Todavía no hay datos cerrados para el año 2021, pero la CNMV tiene cuantificado que suponen otros 261.000 millones de euros al cierre del tercer trimestre del ejercicio pasado. La actividad de gestoras como Blackrock, Amundi, y otras crecían hasta esa fecha más de un 32% durante el curso, mostrando un crecimiento mucho mayor al de los fondos españoles. En un gran porcentaje, ese dinero se gestiona desde Luxemburgo, el centro financiero europeo y uno de los más importantes a nivel mundial en gestión de activos.

Nuevo récord de los fondos de inversión españoles. Su patrimonio bajo gestión supera por primera vez la barrera de los 300.000 millones. Este hito para las gestoras, principalmente bancos, llega en plena batalla entre las entidades financieras por colocar a sus clientes productos que les vinculen más allá de las cuentas corrientes. Los fondos de inversión y sus comisiones recurrentes para los bancos se han confirmado ya como una de las vías de ingresos para estos grupos que más crecen y que ganan más protagonismo, junto con los seguros o los planes de pensiones.

Ibercaja anuncia su salida a Bolsa

Saber más

En concreto, a cierre de 2021, los fondos de inversión radicados en España acumulaban 318.000 millones de euros, según los datos de la patronal del sector, Inverco. Nunca antes se había acercado este negocio a estas cifras anteriormente. El récord previo se alcanzó en 2019, justo antes de la pandemia, con 276.000 millones de euros. Pero las gestoras, impulsadas por la actividad de los bancos, ya han superado en un 15% aquel hito. El patrimonio que gestionan los fondos de inversión se ha duplicado desde la crisis financiera de 2008 y casi se ha triplicado desde su nivel más bajo, en 2012.