eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Navidad: un negocio al alza

Desde hace algunos años, los lotes y cestas de Navidad han vuelto con fuerza, al igual que las populares cenas de empresa y otras actividades vinculadas a estas fechas

- PUBLICIDAD -
La costumbre de regalar una cesta a los empleados se instauró en España a mediados del siglo XIX.

La costumbre de regalar una cesta a los empleados se instauró en España a mediados del siglo XIX.

El negocio de la Navidad está ya en pleno auge. Para algunos sectores productivos, como el de los turrones, las bebidas alcohólicas y las cestas navideñas, estamos en temporada alta. Lo mismo sucede con el sector de la alimentación, la hostelería y el comercio: son fechas en las que el consumo se dispara y eso se traduce en cifras positivas desde el punto de vista económico.

El gasto atañe a las familias, pero también se extiende a las empresas. Después de años de crisis, en los que los obsequios navideños se redujeron al máximo e incluso desaparecieron, el hábito se ha recuperado. Desde hace dos años,  los lotes y  cestas de Navidad han vuelto con fuerza, al igual que las populares cenas de empresa y otras actividades vinculadas a las fiestas. Vamos a repasar algunos de estos sectores y conocer cómo están afrontando la época de más consumo del año.

Cestas de Navidad

La costumbre de  regalar una cesta a los empleados se instauró en España a mediados del siglo XIX. Fueron los organismos públicos los que adoptaron este hábito y con ello pretendían premiar el buen trabajo de sus empleados a lo largo del año.

La práctica no se extendió a la empresa privada hasta bien pasada la Guerra Civil. Con el desarrollo del tejido industrial y la recuperación de la economía tras el conflicto bélico, la paga extra y los lotes navideños se introdujeron en el sector privado. Las cestas de Navidad dejaron de ser un privilegio de los empleados públicos y se convirtieron en un elemento típico de las fiestas navideñas.

Tras la crisis de 2008, la imagen de los empleados con su caja repleta de turrones y licores ha vuelto a las calles. Y las hay de todos los tipos, tamaños y precios. En internet se pueden encontrar desde lotes a 10€, compuestos de 2 botellas de vino, trufas y dulces navideños, hasta macrocestas  de más de 200€ repletas de productos gourmet. Y es que el mundo de las cestas navideñas ha evolucionado mucho, tanto en contenidos como en presentación. Hoy los nuevos lotes pueden incorporar alimentos sin azúcar o sin gluten. También hay cestas veganas y sin alcohol y se presta mucha atención a los recipientes. Cestas, baúles, cajas decorativas… las propuestas son extensas y hacen que el lote navideño adquiera una significación especial.

Regalos corporativos personalizados

Junto al sector de las cestas, otro ámbito productivo que "hace su agosto" en diciembre es el de los regalos de empresa. Los obsequios corporativos, a los que se añade el logotipo de la empresa, comercio o entidad, se extienden en el mercado. La mayor parte de establecimientos comerciales obsequia a sus clientes con algún pequeño detalle, como puede ser un calendario, un bolígrafo o un llavero. Lo mismo hacen las entidades bancarias y también es una práctica habitual en las empresas. En este ámbito, los artículos más demandados en la actualidad son las clásicas agendas y los denominados gatgets, esos pequeños artículos tecnológicos que nos acompañan en el día a día. Dentro de esta sección, el regalo estrella es el pendrive personalizado, que adopta a cada paso formas y colores más variopintos.

Cenas de empresa y cáterin

La restauración y el sector del catering también afrontan con entusiasmo la llegada de la Navidad. A estas alturas, la mayoría de empresas han reservado ya sala en algún restaurante y las agendas de los establecimientos empiezan a estar repletas. La oferta es amplia y variada. De media, los empleados suelen gastarse en estar celebraciones colectivas entre 25 y 50 €.

Este tipo de encuentros suelen pagarlos los trabajadores de su bolsillo. Aunque algunas empresas se hacen cargo del gasto, y por ello cada vez es más habitual la contratación de un servicio de cáterin. Es una fórmula cómoda que suele organizarse en el propio lugar de trabajo y que resulta algo más económica que la cena en un restaurante.

Los servicios de cáterin no solo viven de los encargos corporativos, cada vez es mayor el número de particulares que se apunta a este tipo de  servicio para organizar sus eventos navideños.

Juguetes

Otro ámbito que espera con impaciencia la Navidad es el de los juguetes. La campaña se inició con el black friday pero la mayor concentración de ventas se producirá las dos semanas previas a la Navidad. Este periodo es el más fructífero para el comercio y la industria juguetera. Se calcula que el 65% de las ventas anuales del sector se producen en la campaña de Navidad y Reyes. Y hablamos de cifras millonarias. De los cerca de 1.400 millones de euros que factura cada año este ámbito empresarial, alrededor de 900 tienen que ver con las fiestas navideñas.

En plena época digital es curioso comprobar cómo los catálogos en papel siguen siendo los protagonistas. En la actualidad, los niños nacen con un smartphone bajo el brazo, pero a la hora de elegir su regalo de Reyes siguen prefiriendo los catálogos en papel.

- PUBLICIDAD -