Extremadura declara la rehala y la montería como patrimonio cultural

elDiarioex

0

La Junta de Extremadura ha aprobado la declaración como Bien de Interés Cultural (BIC) de la montería y la rehala, con la categoría de Patrimonio Cultural Inmaterial, para reconocer que ambas modalidades de caza forman parte de una tradición cinegética que constituye un “valor identitario” en la región.

El portavoz del Gobierno, Juan Antonio González, ha destacado que ambas actividades tienen un “carácter histórico” en la comunidad autónoma, además de “un gran alcance económico” y por ello ha expresado el “apoyo” de la Junta a la caza, “un sector importantísimo” que genera empleo y riqueza, y fija la población al territorio.

“La caza es un elemento necesario en el equilibrio de los ecosistemas”, ha recordado González, que, según los dato que ha ofrecido en la rueda de presa posterior al Consejo de Gobierno, mueve en torno a 400 millones de euros al año en Extremadura, donde uno de cada tres hogares tiene una licencia de caza o de pesca. En concreto, ha precisado que hay 70.000 licencias de caza activas actualmente.

Con este decreto, que debe publicarse en el Diario Oficial de Extremadura (DOE) concluye una larga tramitación que no ha estado exenta de polémica por el apoyo del PSOE en la Asamblea de Extremadura a la propuesta que en 2018 impulsó la Federación Extremeña de Caza, que también contó con el visto bueno del PP y de Cs. Diversas organizaciones ecologistas y conservacionistas recogieron entonces 94.000 firmas online en contra de la declaración como BIC de las rehalas y las monterías,  “muchos más que las licencias de caza que hay dadas de alta en Extremadura”, valoró Ecologistas Extremadura.

La Junta de Extremadura ha aprobado la declaración como Bien de Interés Cultural (BIC) de la montería y la rehala, con la categoría de Patrimonio Cultural Inmaterial, para reconocer que ambas modalidades de caza forman parte de una tradición cinegética que constituye un “valor identitario” en la región.

El portavoz del Gobierno, Juan Antonio González, ha destacado que ambas actividades tienen un “carácter histórico” en la comunidad autónoma, además de “un gran alcance económico” y por ello ha expresado el “apoyo” de la Junta a la caza, “un sector importantísimo” que genera empleo y riqueza, y fija la población al territorio.

“La caza es un elemento necesario en el equilibrio de los ecosistemas”, ha recordado González, que, según los dato que ha ofrecido en la rueda de presa posterior al Consejo de Gobierno, mueve en torno a 400 millones de euros al año en Extremadura, donde uno de cada tres hogares tiene una licencia de caza o de pesca. En concreto, ha precisado que hay 70.000 licencias de caza activas actualmente.

Con este decreto, que debe publicarse en el Diario Oficial de Extremadura (DOE) concluye una larga tramitación que no ha estado exenta de polémica por el apoyo del PSOE en la Asamblea de Extremadura a la propuesta que en 2018 impulsó la Federación Extremeña de Caza, que también contó con el visto bueno del PP y de Cs. Diversas organizaciones ecologistas y conservacionistas recogieron entonces 94.000 firmas online en contra de la declaración como BIC de las rehalas y las monterías,  “muchos más que las licencias de caza que hay dadas de alta en Extremadura”, valoró Ecologistas Extremadura.

La Junta de Extremadura ha aprobado la declaración como Bien de Interés Cultural (BIC) de la montería y la rehala, con la categoría de Patrimonio Cultural Inmaterial, para reconocer que ambas modalidades de caza forman parte de una tradición cinegética que constituye un “valor identitario” en la región.

El portavoz del Gobierno, Juan Antonio González, ha destacado que ambas actividades tienen un “carácter histórico” en la comunidad autónoma, además de “un gran alcance económico” y por ello ha expresado el “apoyo” de la Junta a la caza, “un sector importantísimo” que genera empleo y riqueza, y fija la población al territorio.