La portada de mañana
Acceder
Amnistía, semana I: incendio en la Fiscalía y maniobras de dejar fuera a Puigdemont
Felipe VI, diez años del rey que no ha recuperado la imagen de la monarquía
Opinión - Un muro de impunidad. Por Rosa María Artal

Sunak convoca las elecciones generales en el Reino Unido para el 4 de julio

María Ramírez

Oxford (Reino Unido) —

0

El primer ministro británico, Rishi Sunak, anunció este miércoles que las elecciones generales se celebrarán el próximo 4 de julio. La votación puede suponer el final de 14 años de gobierno del Partido Conservador en el Reino Unido, según las encuestas, que muestran desde hace meses una ventaja de más de 20 puntos a favor del Partido Laborista. 

Sunak, que fue elegido primer ministro por su partido tras la dimisión de Boris Johnson en julio de 2022 y la de Liz Truss en octubre de ese año, tenía de margen para la convocatoria hasta diciembre, cuando se habría disuelto automáticamente el Parlamento, pero no esperaba que apurara tanto. 

El primer ministro hizo su anuncio esta tarde delante de Downing Street, bajo la lluvia, sin paraguas y mientras sonaba en la calle a todo volumen la música de Things Can Only Get Better, la canción de campaña de Tony Blair cuando arrasó contra el Partido Conservador en las elecciones de 1997.

En su discurso de unos pocos minutos, Sunak recordó el sufrimiento en la pandemia, “los actos de generosidad” entonces y las ayudas a empresas y trabajadores que aprobó como ministro de Economía de Boris Johnson y prometió “protección”. Dijo haber cumplido su promesa en el cargo de “devolver la estabilidad económica” a su país y citó la bajada de la inflación, aunque reconoció no haber “acertado con todo”. “Esto es solo el principio”, dijo Sunak, cuyo partido gobierna desde 2010.

La mayoría de la población está descontenta con el Gobierno en general y también cuando se pregunta en las encuestas en concreto por la gestión de sanidad pública, la economía, el Brexit y la migración. Sunak es uno de los líderes más impopulares que han estado nunca al frente de un partido en el Reino Unido (los récord los siguen teniendo Truss y Jeremy Corbyn, en el Partido Laborista). El Partido Conservador sufrió significativas derrotas en las elecciones locales del 2 de mayo por toda Inglaterra.

Algunos sondeos predicen una debacle en la Cámara de los Comunes igual o mayor que la del Partido Conservador en 1997 frente a Tony Blair. Kelly Beaver, directora ejecutiva de la encuestadora Ipsos en el Reino Unido, advertía este martes en una charla sobre las elecciones en el King's College de Londres que ese escenario no es tan fácil de estimar por el elevado número de indecisos todavía y el nivel de entusiasmo más bajo entre los votantes de Starmer en comparación con Blair.

A diferencia de lo que sucede en España y otros países europeos, la toma de posesión del nuevo Gobierno en el Reino Unido suele ser inmediata tras las elecciones y una mayoría suficiente de uno de los dos partidos mayoritarios en la Cámara de los Comunes. Así, si cumplen las encuestas, Starmer será el primer ministro el 9 de julio para la cumbre de la OTAN en Washington y el 18 de julio para la cumbre de la Comunidad Política Europea en el Palacio de Blenheim, cerca de Oxford. Unos minutos después del anuncio de Sunak, Starmer tuiteó la palabra “cambio” con un vídeo de campaña e hizo un breve discurso para pedir “humildemente” la oportunidad de cambiar el país. “Acabaremos con el caos”, prometió Starmer, recordando el declive de los servicios públicos, el agua contaminada de los ríos y los retrasos de los trenes.

Poco margen presupuestario

Sunak había dicho que convocaría las elecciones en el segundo semestre del año, y su ministro de Economía, Jeremy Hunt, había sugerido que sería después de su anuncio presupuestario en otoño, donde esperaba anunciar recortes de impuestos. Pero el margen en las cuentas públicas es muy escaso, y el Fondo Monetario Internacional advirtió este martes al Gobierno del riesgo de bajadas de impuestos para la estabilidad del Reino Unido. De hecho, el Fondo aconseja al Gobierno británico una subida del impuesto de capitales y de sucesiones y le recuerda que mientras no tenga más crecimiento se enfrenta a “decisiones duras”. 

La falta de inversión en servicios públicos y el Brexit han agravado el declive del país, más tocado que otros vecinos por la escasez de bienes y su encarecimiento desde 2020. Sunak insiste en que ahora va en la dirección correcta, algo que no comparte la mayoría de sus conciudadanos, que también cree ahora que la salida de su país de la UE ha sido “un fracaso”, según los datos de la encuestadora YouGov.

El Gobierno británico espera que la relativa mejoría de la economía en los últimos meses tengan algún efecto: el Reino Unido acaba de salir de la recesión en la que cayó al final del año pasado, con un crecimiento del 0,6% del PIB entre enero y marzo (en el mismo trimestre, España creció un 0,7%). La subida de precios fue en abril el 2,3%, según el dato publicado este miércoles. La inflación está por encima de lo esperado, pero es el nivel más bajo en casi tres años.