eldiario.es

Menú

El CCN dice que llevan un cuarto de siglo esperando por el Pabellón de Usos Múltiples

El portavoz de los nacionalistas, Pedro Medina, recuerda que fue el Ayuntamiento de la capital de la Isla quien inició las obras del pabellón de deportes

- PUBLICIDAD -
Pedro Medina Calero, portavoz del CCN en el Cabildo de La Gomera

Pedro Medina Calero, portavoz del CCN en el Cabildo de La Gomera

El pasado siglo, siendo alcalde de San Sebastián de la Gomera, el socialista Benjamín Trujillo (1987-1991), presentó un ambicioso proyecto urbanístico que, entre otras actuaciones, contemplaba la ejecución de un Pabellón de Usos Múltiples. La intención, dar a conocer al mundo la Capital de La Isla y sus señas de identidad, aprovechado la Celebración del V Centenario del Descubrimiento de América. Para ello, se acometieron obras como la Estación de Guaguas, el Mercado Municipal, el Puerto Deportivo, el nuevo Edificio del Cabildo y el Parque de La Torre del Conde, que han marcado el desarrollo de San Sebastián. Sin embargo, casi un cuarto de siglo después los gomeros no pueden disfrutar del prometido Pabellón de Usos Múltiplos, también conocido como “El Audillón”.

El portavoz del CCN en el Cabildo Insular de La Gomera, Pedro Medina, recuerda que fue el Ayuntamiento de la capital de la Isla quien inició las obras del pabellón de deportes con la ejecución de la estructura interior y parte de la base. A partir de ese momento, allá por el 2004, entra en escena el Cabildo Insular de La Gomera. Y, como de costumbre, la mediación del presidente deja rastro allá por donde va: “despilfarro”, denuncia el consejero nacionalista, quien apunta que "las obras del Audillón forman parte de las “perlas” que Curbelo deja como herencia a los gomeros”. Hablamos de "otra obra interminable" del presidente, especialista en prometer y no cumplir, afirma Pedro Medina, para quien lo ocurrido con las obras de este pabellón, ha sido una sucesión de improvisaciones, errores y promesas incumplidas, que, ha encarecido el proyecto.

Explica que cuando por dejadez y falta de gestión, una obra se dilata en el tiempo, la misma se encarece. En consecuencia, “unidades de obras ejecutadas de acuerdo al proyecto original”, se han tenido que sustituir, ya que el paso de los años impone nuevas normativas, que se hacen imprescindibles cumplir, para continuar con los trabajos.

Cabe recordar que en el año 2005, el Audillón entra en su 5ª fase de construcción y en ese momento el presidente comenta que “comenzamos a ver la luz al final del túnel de un proyecto que se ha dilatado en el tiempo durante 12 años”. Trece años después, las obras del Audillón, no han concluidos y la instalación sigue a “oscuras”.

A la quinta fase, hay que sumarle, muchas más. El número, ni se sabe. La penúltima llegó en enero de 2013: “el Cabildo anuncia que las obras podrían terminarse este año”. Sin embargo, y para no salirse del guión la promesa cae en saco roto.

Un año más tarde, enero de 2014, la Web del Cabildo anuncia la adjudicación de la obra denominada "proyecto para la finalización para la parte industrial del Audillón" (el auditorio-pabellón de deportes en San Sebastián) por importe de 190.068,50 euros y un plazo de ejecución de tres meses.

A pesar de llevarse invertidos más de “ocho millones de euros”, un cuarto de siglo después, el Audillón, una infraestructura, que por su funcionalidad resulta imprescindible para el desarrollo de actividades deportivas y culturales, sigue siendo una ilusión para los gomeros.

Mas de 50 millones de euros en infraestructuras agroalimentarias que no cumple con su función

Pedro Medina manifiesta que es imprescindible que el presidente del Cabildo, "especialista en prometer y no cumplir", dé la cara, y explique a los gomeros por qué las infraestructuras repartidas a lo largo de la geografía insular no cumplen la función para las cuales fueron construidas. Entre ellas, la Fábrica de Miel de Palma, en Alojera, la Casa de la Miel de Abeja, en Las Rosas. La primera, ahora, es un Centro de Interpretación de la Miel de Palma y la segunda, local para cursos de motosierra y desbrozadora. Puro maquillaje para esconder la incompetencia de un gobernante, subraya Medina.

También es lamentable la situación de la Quesería de Alajeró, inaugurada varias veces, cerrada a cal y canto, y, cayéndose a trozos. Para Medina, los bandazos de Curbelo vienen a demostrar su incompetencia para gestionar recursos públicos destinados a generar riqueza y trabajo estable.

Hoteles rurales como Casa Los Pérez, en Agulo y el Hotel Triana, en Vallehermoso se encuentran en la misma situación. Y que decir del Restaurante Marqués de Oristano. La “misteriosa” compra del inmueble, fue vendida, en marzo de 2004, con banda de música y fuegos artificiales, por Curbelo, ya que contribuiría, según sus manifestaciones a la promoción de la gastronomía de La Gomera, así como a la formación de los jóvenes de la isla en este sector".

Once años después, el mencionado Restaurante se encuentra cerrado. “Donde dije digo, digo Diego”. Y, para maquillar el derroche y mala gestión, explica las ventajas de que tenga un nuevo uso educativo y cultura, y, pase a albergar la sede de la Universidad de Educación a Distancia (UNED) y una nueva oficina de Turismo.

Está claro, después de un cuarto de siglo de gobierno del PSOE, la incapacidad y la inoperancia absoluta del Gobierno de Curbelo, incapaz de solucionar los problemas de una isla, nos ha llevado a que cada vez más La Gomera dependa del exterior, tenga las tasas de paro más altas, la cesta de la compra por las nubes y un Cabildo endeudado hasta las orejas". Este es el "Legado de Casimiro Curbelo", concluye Pedro Medina. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha