Avalancha de híbridos enchufables de Mercedes hasta finales de año

Mercedes GLE 350 de 4Matic

Acuciada por los nuevos límites de emisiones de CO2, como tantas otras marcas, Mercedes-Benz está ampliando constantemente su oferta de modelos híbridos enchufables (PHEV), bajo la denominación EQ Power. La alemana es consciente de que los vehículos 100% eléctricos, como su EQC, ni mucho menos bastan para cumplir con sus objetivos de descarbonización, que les permitirán ajustarse a la nueva normativa de la UE sin sufrir sanciones, y por eso se centra en incrementar y diversificar su gama de PHEV con el fin de llegar al mayor número posible de clientes.

Tal es su ofensiva que, durante la presentación de las últimas incorporaciones a la familia EQ Power, ha anunciado sus planes de vender en cada mes de los que restan de año unos 1.300 híbridos enchufables, cifra que llama especialmente la atención si se compara con los apenas 711 entregados en lo que llevamos de 2020 (cercenado, eso sí, por el parón económico de la pandemia).

Mercedes ofrece ya 22 modelos EQ Power en el mercado español, abarcando un amplio abanico de segmentos que van desde la gama compacta como el Clase A hasta los SUV grandes de la gama GLE. Estos híbridos enchufables cuentan con un propulsor eléctrico y un motor de combustión interna que pueden impulsar el vehículo tanto por separado como conjuntamente. Con ello, brindan un acceso rápido y sencillo a la movilidad eléctrica, sin depender de una infraestructura público de recarga que la firma de Stuttgart sabe aún deficiente.

Según estudios internos realizados con base en los datos de la aplicación EQ Ready, el 90% de los europeos recorre menos de 50 km al día, el 96% no llega a los 100 y el 99% hace menos de 400. La estrategia de Mercedes consiste en satisfacer esas necesidades con modelos de diferentes autonomías eléctricas que permiten cubrir los trayectos cotidianos sin emisiones locales y que, en el caso de la Clase GLE, se acercan a los 100 kilómetros. Como no nos cansamos de repetir, para ello es necesario molestarse en cargar el vehículo en casa o en la oficina.

Todas estas versiones disfrutan del distintivo Cero emisiones de la DGT. Una peculiaridad del catálogo de Mercedes es que podemos encontrar la tecnología híbrida enchufable asociada tanto a motores de gasolina como diésel. Tal es el caso del GLE, que en ambas variantes dispone de una batería de 31,2 kWh con la que, en función del equipamiento instalado, puede cubrir en modo eléctrico entre 82 y 98 kilómetros en ciclo WLTP.

En la presentación organizada en Madrid hemos podido conducir vehículos equipados con los tres tipos de batería disponibles en la gama EQ Power. En primer lugar, el Mercedes A 350 e, con motor de gasolina 1.4 y 218 CV y una batería de 15,6 kWh de capacidad que le habilita para recorrer sin emisiones entre 65 y 73 km, siempre según el equipamiento elegido. Este esquema de propulsión lo comparten las Clases CLA, GLA y B.

En segundo lugar, nos hemos puesto a los mandos del C 320 de Estate, que también se oferta con motor principal de gasolina y cuya batería de 13,5 kWh le permite para cubrir entre 47 y 55 km. Su sistema lo montan también las Clases GLC y E.

Por último, hemos probado el imponente GLE 350 de 4Matic (tracción a las cuatro ruedas), equipado con el mencionado motor diésel 2.0 de 320 CV y autonomía cercana a los 100 km. De él nos ha sorprendido gratamente su parco consumo eléctrico en uso urbano tranquilo, en el que pudimos obtener unos sorprendentes 17,0 kWh de media utilizando el modo de conducción Comfort, que -en la tercera generación EQ Power asociada al sistema multimedia MBUX- se combina con el programa de funcionamiento Hybrid.

Los modelos sin MBUX, como el Clase C -que no lo incorporará hasta el cambio de generación-, disponen del antiguo sistema que diferenciaba entre modos de conducción (Eco, Comfort, Sport e Individual) y modos de servicio: Hybrid; E-Mode, 100% eléctrico; E-Save, para conservar el nivel de carga de la batería, y E-Charge, para recargarla en marcha.

Las tarifas oficiales de Mercedes indican que podrán acceder a las actuales ayudas estatales, calculadas sobre la base del PVP del vehículo, todos los híbridos enchufables de las Clases A, CLA, GLA y B, cuyo precio final arranca en los 39.350 euros del A 250 e. Aunque esto dependa de la oferta de cada concesionario, también podrían beneficiarse de esos incentivos los Clase C berlina (desde 53.625 euros) e incluso alguna versión del GLC, disponible desde 62.375 euros.

Los híbridos enchufables de las Clases C y E, que ven reducida la capacidad del maletero por la presencia de las baterías de alta tensión, solo admiten recarga en corriente alterna, en tanto que los Clase A y sus variantes y el B pueden cargarse en corriente continua de hasta 24 kW, y el GLE, de hasta 60 kW, en ambos casos mediante un cargador opcional con el que la batería pasa del 10% al 80% en 25 y 30 minutos, respectivamente.

Hasta el 31 de diciembre, todos estos modelos PHEV de Mercedes incluyen, sin coste, la instalación del punto de carga en el hogar o la empresa del cliente con tres años de garantía, gracias al acuerdo entre Mercedes-Benz España e Iberdrola. Un paquete opcional permite a quienes contraten el suministro con esta compañía eléctrica recargar su coche con energía 100% verde y acogerse a una tarifa valle durante la noche de 3 céntimos de euro el kilovatio/hora.

Etiquetas
Publicado el
22 de octubre de 2020 - 18:04 h

Descubre nuestras apps

stats