eldiario.es

9

REGIÓN DE MURCIA

Seguimos en transición

Nos abdujo Vox, encandiló a nuestros vecinos, y sedujo a nuestros gobernantes. En concreto a aquellos que les necesitaban para seguir perpetuando la deriva de un Región que se deja morir y gobernar por cualquiera

Lo que son las cosas: uno desde que tiene uso de razón anda esperando a que la izquierda murciana gane unas elecciones a los populares, y de buenas a primeras el extremismo patrio español lo consigue

Ballesta y el Partido Popular, cedieron la alcaldía de seis pedanías al partido de Santiago Abascal, a pesar de que fueran la fuerza minoritaria en votos en todas ellas

Ay Murcia, la del Mar Menor, [...] la  que consiguió el soterramiento del AVE por la lucha ciudadana, la región de la huerta, la que  llena sus pueblos castigados por la DANA de voluntarios. La de la primavera eterna, la alegría y la Esperanza

Ayuntamiento de Murcia

Ayuntamiento de Murcia

Brilla el metal, todo listo, preparados para comenzar. Despegamos en tres, dos, uno… ¡Bienvenidos a 1975! Ocurrió en una trágica noche de noviembre del 2019, el viento ya murmuraba días antes, aullaba, sacudía fuerte las copas de los árboles, arrastraba todo cuanto recogía a su paso. No sabía cómo decirnos que a partir del 10N en Murcia haría frío y fascismo. El frío nos volvió a pillar con el cambio de armario sin hacer, a pesar de que no fue cosa repentina, los experimentos habían empezado algo antes, pero nunca supimos verlo, o quizás lo vimos pero no fuimos capaces de prestarle la atención que merecía. Nos abdujo Vox, encandiló a nuestros vecinos y sedujo a nuestros gobernantes. En concreto, a aquellos que les necesitaban para seguir perpetuando la deriva de una Región que se deja morir y gobernar por cualesquiera.

Allá por el mes de julio se estrechaban las manos Partido Popular, Ciudadanos y Vox. López Miras, conocedor de las políticas del partido de ultraderecha, no tuvo reparos en abrirle las puertas de nuestras instituciones, donde a causa de ello y durante al menos 4 años, vienen para quedarse. Lo que son las cosas: uno desde que tiene uso de razón anda esperando a que la izquierda murciana gane unas elecciones a los populares, y de buenas a primeras el extremismo patrio español lo consigue. Con lo fácil que hubiera sido no tener principios, hay que ver.

Hay que ver cuántas preguntas, cuántos matices, cuánto castigo para tan pocos méritos, ¿verdad? La explicación es sencilla: al Partido Popular le crecieron los enanos por 'izquierda' (Ciudadanos) y por derecha (Vox); ambos tres convivieron temporalmente en armonía con los números que justamente creían que a cada cual les correspondía. ¿Qué pasó? Pasó que Ciudadanos hizo la casita de paja, la construyeron muy rápido, apenas les costó esfuerzo y tiempo, pues las políticas del Partido Popular a nivel nacional y regional les facilitaron la tarea. Sopló el viento y ya saben, como a María Sarmiento...  Las gentes de Ciudadanos, hasta hace dos días de centro, marcharon despavoridas en busca de refugio a su lugar de origen, pero resulta que los que allí se hallaban, los más castizos del PP, los de siempre y sus hijos, se vieron demasiado apretados y rodeados de “centralistas” y “centralistos”, por lo que decidieron el 10N que eso ya no iba con ellos. Vox ha sido el refugio del fascismo durmiente del PP Regional, mientras que el PP ha sido la posada de quienes no terminaron de convencerse de los postulados de Rivera y sus secuaces. La izquierda en cambio, ¡ay de la izquierda! ¿Hasta dónde y hasta cuándo? Dios proveerá, queridos y queridas...

Lo que ya es real es lo que acontece en Murcia ciudad, en la capital del Segura, la de todas y todos los murcianos, donde gracias a un acuerdo entre el gobierno de José Ballesta, Ciudadanos y Vox 30.000 murcianos y murcianas quedan bajo el bastón de mando de la ultraderecha. Ballesta y el Partido Popular cedieron la alcaldía de seis pedanías al partido de Santiago Abascal, a pesar de que fuera la fuerza minoritaria en votos en todas ellas. Ya ven, qué poco hace falta, qué pocos complejos y cuánta irresponsabilidad. Hoy la bestia cena en casa.

Lástima que la izquierda jugara al juego de no entenderse, al de nunca jamás, en el que paradójicamente nos hicimos pequeños cual Peter Pan, pero no conseguimos volar. Ese idealizado mundo fue aprovechado por la extrema derecha, que sí consiguió despegar. Ahora cantan en su sede que irán a por los demás, a por el conjunto de la ciudadanía que tiene algo más que patria en su haber lingüístico y más banderas que la rojigualda, como la arco iris, para abrazar.  

¡Ay, Murcia!, la del Mar Menor, la Región más joven de España, la de las marineras y los marineros. La región donde más personas donan sus órganos, en la que más grupos de música hay por habitante. La del zarangollo, los pestiños y la Estrella de Levante. La  que consiguió el soterramiento del AVE por la lucha ciudadana. La región de la huerta; la que nos une ante las desgracias y llena sus pueblos castigados por la DANA de voluntarios y voluntarias. La de la primavera eterna, la alegría y la Esperanza. Porque el verde, muy a pesar de quienes pretenden teñirlo de opresión, en Murcia y en nuestra España, seguirá siendo color esperanza... ¿Dónde estás, Murcia, dónde estás, Región?

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha