eldiario.es

9

Urralburu para que "¡con Rivera, no!"

Como hemos visto en Andalucía, si dan los números para gobernar, junto al PP podrían alinearse Ciudadanos y Vox que, a su vez, luchan entre sí por sustituirlo y quedarse con los restos del naufragio

No tengo la menor duda de que la mejor manera de garantizar una salida progresista a la crisis y de rescatar a la Región de los 24 años del Partido Popular tiene que venir de la mano de un gobierno realmente progresista

Secretario general de Podemos en Murcia, Óscar Urralburu/ David de Flores, Cámara Roja

Secretario general de Podemos en Murcia, Óscar Urralburu/ David de Flores, Cámara Roja

*José María Marín Martínez es miembro de Podemos-Región de Murcia

Vivimos tiempos de cambio. La formidable crisis que se inició en 2008 tuvo su réplica tres años después en el 15-M, un movimiento que iniciaron en 2011 cuarenta personas en la Puerta del Sol de Madrid -y que se extendió después por el resto de España y por todo el mundo- con la intención de promover una democracia verdaderamente participativa, alejada del bipartidismo PSOE-PP, y de establecer una auténtica división de poderes que mejore el sistema democrático.

El 15-M, o movimiento de los indignados, abrió las costuras del modelo partitocrático de mayorías y minorías alumbrado en la Transición y puso de relieve sus contradicciones, sin que aún se haya terminado de completar el nuevo modelo que lo sustituya. Por lo pronto sabemos, eso sí, que no habrá más mayorías absolutas que confíen a un solo partido la responsabilidad de gobernar y que, en consecuencia, los políticos tendrán que afanarse en buscar espacios de encuentro y colaboración razonables y coherentes. Pero, a partir de ahí, todo el campo está abierto dentro de un conjunto poliédrico de formaciones políticas integrado, además de por los viejos partidos (PSOE, PP y nacionalistas, principalmente) que han venido turnándose en el ejercicio del poder, por otras organizaciones políticas nuevas surgidas en los últimos cinco años (Podemos, C,s y Vox, junto a otros partidos de ámbito local y regional, entre los que se encuentran Movimiento Ciudadano y Somos Región). Del juego de bloques y alianzas que establezcan estas formaciones a partir del 26 de mayo va a depender el nuevo gobierno de la Comunidad Autónoma y el de buena parte de los ayuntamientos de la Región de Murcia. Veamos:

Durante los últimos 24 años el Partido Popular ha gobernado en solitario y prácticamente sin oposición (salvo la última legislatura en que perdió la mayoría absoluta), tanto en la Comunidad Autónoma como en gran parte de los ayuntamientos. Ahora acude a estas elecciones con un liderazgo débil y un proyecto agotado que nos hunde en el furgón de cola de los indicadores de todos los rankings de las regiones de España. Hay que añadir a ello una abundante nómina de casos de corrupción que están en manos de la justicia y que revelan una concepción patrimonial de la gestión de los asuntos públicos. Todos los sondeos coinciden en anticipar, en la triple cita electoral del domingo, una fuerte caída de este partido en votos y representación, y está cantado que, sea cual sea el resultado de las urnas, a partir del lunes tendrá que afrontar su más que necesaria regeneración mediante un proceso de aggiornamento que requerirá cirugía mayor.

Como hemos visto en Andalucía, si dan los números para gobernar, junto al PP podrían alinearse Ciudadanos y Vox que, a su vez, luchan entre sí por sustituirlo y quedarse con los restos del naufragio. Vox es una escisión del PP que ha estado dentro de él desde su fundación, y su programa nos devuelve a etapas predemocráticas que deberíamos tener superadas. Ciudadanos, por su parte, ha descrito en su corta existencia una trayectoria zigzagueante y poco precisa que en numerosas ocasiones le ha llevado a defender una cosa y su contraria y a transitar desde posiciones más templadas y centristas (al principio) a otras claramente derechistas, como las que viene manteniendo en la actualidad, en su pugna encarnizada con Vox por hacerse con el control de ese espectro ideológico del PP.

Frente a este bloque, podría armarse otro integrado fundamentalmente por PSOE y Podemos-Equo que, como tareas inmediatas, tendría que proponer un ambicioso programa de regeneración de la vida pública y de reversión de los duros recortes laborales y sociales aplicados durante la crisis sobre las clases medias. A este bloque podría sumarse Cambiar la Región de Murcia, siempre y cuando supere el 3% de los votos, preceptivo para entrar en la Asamblea Regional, lo cual no parece fácil según los sondeos, por lo que todos los votos de esta y otras pequeñas formaciones de corte regionalista, municipalista o animalista, cuyo electorado desea sacar al PP de las instituciones, podrían perderse para la izquierda y, paradójicamente, en beneficio de la derecha.

Pero podría abrirse también una tercera posibilidad, y es que, tras las elecciones del próximo domingo, el PSOE opte por ponerse de acuerdo con Ciudadanos para formar un gobierno regional, necesariamente heterogéneo en los objetivos de cada uno de sus miembros, que actúe sobre la base de un programa contradictorio e incongruente con los principios que inspiran su propia naturaleza, lo que defraudaría los deseos y expectativas de sus votantes, expresadas por la militancia socialista en la puerta de Ferraz no hace ni siquiera un mes, tras ganar Pedro Sánchez las elecciones generales, al coreado grito de "¡Con Rivera, no!"

A la vista de todo ello, y en un escenario tan polarizado y volátil como el actual, no tengo la menor duda de que la mejor manera de garantizar una salida progresista a la crisis y de rescatar a la Región de los 24 años del Partido Popular tiene que venir de la mano de un gobierno realmente progresista, que no deje a nadie tirado en el camino y nos devuelva todos los derechos que nos ha arrebatado el PP. Y eso solo podemos conseguirlo yendo a votar todo el mundo el próximo domingo y concentrando todo el voto progresista en torno a la candidatura de Podemos-Equo encabezada por Óscar Urralburu.

Que así sea.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha