La Región de Murcia comienza el cribado diario con test de antígenos para los trabajadores de residencias no vacunados

La Región de Murcia ha dado luz verde al cribado diario con test de antígenos a aquellos trabajadores de residencias de mayores y personas con discapacidad que no estén dispuestos a vacunarse. El pasado 16 de agosto, se hacía efectiva la orden con la aprobación del comité de seguimiento de la COVID-19 en la Comunidad. Fuentes de residencias han confirmado a este medio que ya se ha comenzado con las pruebas periódicas. La Consejería de Política Social que dirige Isabel Franco propuso al área de Salud Pública del Gobierno regional someter a test diarios a aquellos trabajadores no vacunados, que cifran en un 4 por ciento, la semana pasada.

Si bien el marco de las medidas a implantar en las residencias murcianas se establecen como "recomendaciones", el caso de los cribados a los no vacunados revisten un cumplimiento obligado salvo "causa justificada". Una información que recoge el documento actualizado del comité en el que se pueden leer las acciones a llevar a cabo en las residencias.

Este parámetro supera con creces las recomendaciones del Ministerio de Sanidad aprobadas en el comité interterritorial, que planteaba una prueba de PCR o antígenos un mínimo de mínimo dos veces por semana y se podrá valorar su cambio de puesto de trabajo. De hecho, en Aragón comenzaron el cribado cada 72 horas hace escasos días, y se encontraron con el rechazo de algunos profesionales. El Ejecutivo autonómico aragonés tuvo que interceder y amenazar con sanciones a los trabajadores no vacunados que no estuvieran dispuestos a hacerse pruebas contra la COVID-19. Ante la posibilidad de que pudiera suceder lo mismo en Murcia, fuentes de la Consejería de Política Social han señalado a este medio que "siempre actuarán desde el marco legal" y que "apelarán a la responsabilidad de los trabajadores de las residencias".

El escrito aprobado por el comité murciano tampoco permite la "reanudación del voluntariado y de personal en prácticas en los centros" al menos que estén vacunados. De la misma forma, los profesionales donde haya centro de día y residencia no podrán realizar su trabajo con los usuarios de ambos servicios, si no le han sido suministradas las dosis contra la COVID-19. A los residentes que se nieguen a vacunarse, no se les permitirá en visitas el contacto físico esporádico con familiares. Tampoco podrá pasear por el espacio exterior de la residencia al aire libre, ni hacer uso del programa 'respiro familiar'. En caso de que algún residente deba ir al centro sanitario (centros de atención primaria, consulta especialista o urgencias) solo podrán hacerlo acompañados de profesionales, y no por familiares.

Campaña para promover la vacunación

La Comunidad Autónoma puso en marcha hace escasos días la campaña ‘Yo me vacuno. Por mí y mi familia, por los compañeros, por nuestros usuarios y por todos’, que busca promover la vacunación contra la COVID-19 entre los trabajadores de residencias de la Región, y lograr así que usuarios de las mismas estén aún más protegidos contra el coronavirus. Es una iniciativa conjunta de las consejerías de Mujer, Igualdad, LGTBI, Familias y Política Social y de Salud.

Trabajadores como Cristina, María Teresa, Montserrat han querido participar en esta iniciativa, porque tal y como se explica en los carteles de la campaña, “solo si nos vacunamos todos, podemos alcanzar la inmunidad efectiva”. Así, se anima a quienes todavía no han recibido la vacuna a “ser responsables y hacer su parte”.

En la Región de Murcia más de un 96 por cierto de los profesionales que cuidan a los más vulnerables (personas mayores y personas con discapacidad) en las residencias están vacunados. No obstante, todavía queda aproximadamente un 4 por ciento que no lo está.

Al respecto, la vicepresidenta y consejera, Isabel Franco, afirmó que “esta campaña pide a una pequeña parte de los trabajadores, que todavía no se han vacunado, que se vacunen para contener la pandemia, y así asegurar que los usuarios puedan ir retomando con mayor tranquilidad su vida y sus actividades dentro de la residencia”.

El objetivo tratar de reducir ese porcentaje de trabajadores no vacunados, que aunque es pequeño, continúa sin inmunizarse, teniendo en cuenta que están en contacto con colectivos muy sensibles y vulnerables.

“Las cifras muestran que la mayoría de los trabajadores son conscientes de la responsabilidad que asumen y de la importancia de cuidar a esas personas, porque es su vida la que está en juego”, apuntó la consejera, quien explicó que “por esto, son ellos mismos los que protagonizan la campaña, dirigiéndose a sus compañeros para que hagan lo mismo”.

Hay circunstancias de trabajadores, que por enfermedades o por no haber estado en su puesto de trabajo en el momento de la vacunación, no han procedido a su inmunización. A ellos va dirigida la campaña. En las 116 residencias de la Región, se pueden ver carteles y un vídeo de sus compañeros con un mensaje directo y cercano, pidiéndoles que se vacunen, explicando por qué lo han hecho ellos y por qué creen que deben hacerlo.

Murcia fue la primera Comunidad en vacunar a todos los residentes y trabajadores de residencias. Desde que finalizó este proceso, en enero de este año, la vacunación ha hecho que el número de casos y fallecimientos entre los mayores residentes en centros sociosanitarios de la Región haya descendido considerablemente. Sin embargo, la incidencia ha aumentado con la quinta ola de la pandemia, por lo que se están tomando todas las precauciones necesarias, manteniendo en todo momento las medidas de prevención recomendadas por Sanidad: usar mascarillas, lavarse las manos con agua y jabón y mantener la distancia física.

La Región de Murcia ha dado luz verde al cribado diario con test de antígenos a aquellos trabajadores de residencias de mayores y personas con discapacidad que no estén dispuestos a vacunarse. El pasado 16 de agosto, se hacía efectiva la orden con la aprobación del comité de seguimiento de la COVID-19 en la Comunidad. Fuentes de residencias han confirmado a este medio que ya se ha comenzado con las pruebas periódicas. La Consejería de Política Social que dirige Isabel Franco propuso al área de Salud Pública del Gobierno regional someter a test diarios a aquellos trabajadores no vacunados, que cifran en un 4 por ciento, la semana pasada.

Si bien el marco de las medidas a implantar en las residencias murcianas se establecen como "recomendaciones", el caso de los cribados a los no vacunados revisten un cumplimiento obligado salvo "causa justificada". Una información que recoge el documento actualizado del comité en el que se pueden leer las acciones a llevar a cabo en las residencias.

Este parámetro supera con creces las recomendaciones del Ministerio de Sanidad aprobadas en el comité interterritorial, que planteaba una prueba de PCR o antígenos un mínimo de mínimo dos veces por semana y se podrá valorar su cambio de puesto de trabajo. De hecho, en Aragón comenzaron el cribado cada 72 horas hace escasos días, y se encontraron con el rechazo de algunos profesionales. El Ejecutivo autonómico aragonés tuvo que interceder y amenazar con sanciones a los trabajadores no vacunados que no estuvieran dispuestos a hacerse pruebas contra la COVID-19. Ante la posibilidad de que pudiera suceder lo mismo en Murcia, fuentes de la Consejería de Política Social han señalado a este medio que "siempre actuarán desde el marco legal" y que "apelarán a la responsabilidad de los trabajadores de las residencias".

El escrito aprobado por el comité murciano tampoco permite la "reanudación del voluntariado y de personal en prácticas en los centros" al menos que estén vacunados. De la misma forma, los profesionales donde haya centro de día y residencia no podrán realizar su trabajo con los usuarios de ambos servicios, si no le han sido suministradas las dosis contra la COVID-19. A los residentes que se nieguen a vacunarse, no se les permitirá en visitas el contacto físico esporádico con familiares. Tampoco podrá pasear por el espacio exterior de la residencia al aire libre, ni hacer uso del programa 'respiro familiar'. En caso de que algún residente deba ir al centro sanitario (centros de atención primaria, consulta especialista o urgencias) solo podrán hacerlo acompañados de profesionales, y no por familiares.

Campaña para promover la vacunación

La Comunidad Autónoma puso en marcha hace escasos días la campaña ‘Yo me vacuno. Por mí y mi familia, por los compañeros, por nuestros usuarios y por todos’, que busca promover la vacunación contra la COVID-19 entre los trabajadores de residencias de la Región, y lograr así que usuarios de las mismas estén aún más protegidos contra el coronavirus. Es una iniciativa conjunta de las consejerías de Mujer, Igualdad, LGTBI, Familias y Política Social y de Salud.

Trabajadores como Cristina, María Teresa, Montserrat han querido participar en esta iniciativa, porque tal y como se explica en los carteles de la campaña, “solo si nos vacunamos todos, podemos alcanzar la inmunidad efectiva”. Así, se anima a quienes todavía no han recibido la vacuna a “ser responsables y hacer su parte”.

En la Región de Murcia más de un 96 por cierto de los profesionales que cuidan a los más vulnerables (personas mayores y personas con discapacidad) en las residencias están vacunados. No obstante, todavía queda aproximadamente un 4 por ciento que no lo está.

Al respecto, la vicepresidenta y consejera, Isabel Franco, afirmó que “esta campaña pide a una pequeña parte de los trabajadores, que todavía no se han vacunado, que se vacunen para contener la pandemia, y así asegurar que los usuarios puedan ir retomando con mayor tranquilidad su vida y sus actividades dentro de la residencia”.

El objetivo tratar de reducir ese porcentaje de trabajadores no vacunados, que aunque es pequeño, continúa sin inmunizarse, teniendo en cuenta que están en contacto con colectivos muy sensibles y vulnerables.

“Las cifras muestran que la mayoría de los trabajadores son conscientes de la responsabilidad que asumen y de la importancia de cuidar a esas personas, porque es su vida la que está en juego”, apuntó la consejera, quien explicó que “por esto, son ellos mismos los que protagonizan la campaña, dirigiéndose a sus compañeros para que hagan lo mismo”.

Hay circunstancias de trabajadores, que por enfermedades o por no haber estado en su puesto de trabajo en el momento de la vacunación, no han procedido a su inmunización. A ellos va dirigida la campaña. En las 116 residencias de la Región, se pueden ver carteles y un vídeo de sus compañeros con un mensaje directo y cercano, pidiéndoles que se vacunen, explicando por qué lo han hecho ellos y por qué creen que deben hacerlo.

Murcia fue la primera Comunidad en vacunar a todos los residentes y trabajadores de residencias. Desde que finalizó este proceso, en enero de este año, la vacunación ha hecho que el número de casos y fallecimientos entre los mayores residentes en centros sociosanitarios de la Región haya descendido considerablemente. Sin embargo, la incidencia ha aumentado con la quinta ola de la pandemia, por lo que se están tomando todas las precauciones necesarias, manteniendo en todo momento las medidas de prevención recomendadas por Sanidad: usar mascarillas, lavarse las manos con agua y jabón y mantener la distancia física.

La Región de Murcia ha dado luz verde al cribado diario con test de antígenos a aquellos trabajadores de residencias de mayores y personas con discapacidad que no estén dispuestos a vacunarse. El pasado 16 de agosto, se hacía efectiva la orden con la aprobación del comité de seguimiento de la COVID-19 en la Comunidad. Fuentes de residencias han confirmado a este medio que ya se ha comenzado con las pruebas periódicas. La Consejería de Política Social que dirige Isabel Franco propuso al área de Salud Pública del Gobierno regional someter a test diarios a aquellos trabajadores no vacunados, que cifran en un 4 por ciento, la semana pasada.

Si bien el marco de las medidas a implantar en las residencias murcianas se establecen como "recomendaciones", el caso de los cribados a los no vacunados revisten un cumplimiento obligado salvo "causa justificada". Una información que recoge el documento actualizado del comité en el que se pueden leer las acciones a llevar a cabo en las residencias.