eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Mariano Rajoy no permitirá la derogación de las grandes leyes de la anterior legislatura

"Suspender sí, derogar no", asegura Rajoy en referencia a las leyes más discutidas elaboradas desde el rodillo de la mayoría 

El candidato del PP ofrece diálogo al tiempo que exige: "La misma responsabilidad para la abstención, debe servir para el futuro"

91 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Rajoy sugiere que el independentismo catalán da miedo, yendo en contra de los tiempos y exigiendo adhesión

Mariano, en una imagen de archivo

Rajoy no hará grandes cambios. Pese a las buenas palabras y las llamadas al diálogo, reiteradas por el candidato del PP en el primer tramo de la investidura, no va a hacerse una enmienda a la totalidad a sí mismo. "Cuidado con las derogaciones de las normas que han sido útiles", ha advertido un Rajoy abierto a los pequeños retoques en las leyes más polémicas, pero refractario al cuestionamiento de su legado.

Frente a un PSOE en guerra con su sombra, Rajoy no quiere dar ni un solo paso más allá de los acuerdos que firmó con Ciudadanos. Durante su intervención en la investidura ha dado las primeras pistas de que su partido se enfrentará a cualquier propuesta que plantee tirar a la basura las leyes más polémicas aprobadas por ese otro Rajoy que tuvo mayoría absoluta.

El candidato del PP ofrece diálogo al tiempo que exige: "La misma responsabilidad para la abstención, debe servir para el futuro", en clara alusión al partido socialista a quien ha querido dar la primera muestra de hasta dónde está dispuesto a llegar. Pocos minutos después de que el portavoz socialista, Antonio Hernando, pidiera la supresión de las reválidas, Rajoy anunció que estaba dispuesto a  "abordar la suspensión de los efectos académicos (de las reválidas) hasta que se llegue a un pacto por la edu cación". En realidad, para el curso 2016-2017 y a estaba previsto que los exámenes de fin de ESO no contaran para nota y que en Bachillerato solo contaran para acceder a la universidad.

El presidente en funciones ha condicionado su iniciativa a la búsqueda de un pacto en materia educativa. Si ese pacto llegase, adiós a la derogación de la Lomce que busca la oposición. Mientras no haya pacto, las reválidas seguirán ahí como una espada de Damocles sobre la cabeza de cientos de miles de jóvenes.

Un histórico diputado lo resumía con sarcasmo en los pasillos del Congreso: "Rajoy ha tomado rehenes".

Mientras tanto, el sector oficialista del PSOE se ha comportado en las entretelas como si hubiera conseguido un acuerdo histórico. 

Con este precedente llegarán ambas formaciones al debate de presupuestos. Ahí es donde se aclarará el tipo de legislatura que se presenta por delante. El PP está dispuesto a escuchar pero quiere a un PSOE que abra la puerta cuando sea necesario. El PSOE, en manos de la gestora, tiene en estos momentos dificultades para hacer planes a largo plazo.   

Rajoy ha reclamado su derecho a "un Gobierno que esté en condiciones de gobernar". Dicho de otro modo, el líder del PP se muestra decidido a gobernar desde el Boletín Oficial del Estado si interpreta que el Congreso pone pegas a sus leyes o intenta revisar la tarea del Gobierno anterior.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha