La portada de mañana
Acceder
La economía española tumba el catastrofismo de la derecha
Por qué los médicos de familia jóvenes abandonan un trabajo que aman
Ayuso: ¿refuerzo o principio del fin? Por Rosa María Artal

Feijóo rehabilita a Ayuso para el PP

Alberto Núñez Feijóo e Isabel Díaz Ayuso han escenificado este martes la rehabilitación moral de la presidenta madrileña ante el PP, por parte del gallego, y el respaldo al inminente nuevo liderazgo nacional del partido, por parte de Ayuso. Ambos se han lanzado mensajes de apoyo ante el par de miles de personas que abarrotaba la sala de un céntrico hotel de la capital donde ha recalado la gira por todas las comunidades que ha organizado el equipo de Feijóo antes del congreso extraordinario que le encumbrará como presidente del PP. Al acto han asistido, en un segundo plano, el alcalde José Luis Martínez Almeida y el aún presidente del partido en la región, Pío García Escudero.

Feijóo, primeros kilómetros al volante del PP y derrape con Vox

Más

La nueva jerarquía, que todavía debe ser ratificada en un congreso autonómico pero de la que pocos dudan, quedaba claro antes incluso de arrancar el acto. Almeida y García Escudero esperaron pacientemente a pie de puerta del hotel la llegada, andando y hombro con hombro, de Ayuso y Feijóo. Se acabaron los días en los que la dirección nacional liderada por Pablo Casado dejaba caer el nombre del alcalde como posible rival de la presidenta madrileña ante las pretensiones de Ayuso de hacerse con el control del PP en la región. Eso sí, el futuro presidente ha querido unir a ambos como “tándem” electoral en las elecciones de 2023.

Tras las introducciones de García Escudero y Almeida han subido a la tribuna los dos presidentes autonómicos. Ayuso ha alabado que Feijóo haya “bajado al toro” de relevar a Casado, al que ninguno de los cuatro oradores ha mencionado. Feijóo sí lo ha hecho en sus intervenciones hasta ahora. Pero Madrid no era la plaza más indicada, escenario de una de las batallas más encarnizadas que se recuerdan en la derecha y que ha terminado con el aún presidente recluido en su despacho de la 7ª planta del edificio situado en el número 13 de la madrileña calle de Génova.

“Lo has hecho en un momento fundamental, dejas todo atrás”, le ha dicho, para alabar unas “mayorías absolutas envidiables” que “ya querría” para sí misma, ha añadido. Pero en lo que Ayuso ha hecho hincapié es en la pacificación del PP. “Nos aportas paz, es muy importante en estos momentos”, ha señalado, para concluir: “paz en Galicia, paz en el partido y paz en el centroderecha”. La madrileña ha asegurado que incluso “representantes de otros partidos” del espectro político “hablan de una nueva etapa”, en referencia a las palabras de este mismo martes del dirigente de Vox, Espinosa de los Monteros.

Ayuso ha aprovechado para reiterarse en su propuesta fake de destinar “a las familias” los 20.000 millones del plan de igualdad del Gobierno para los próximos cuatro años que ella atribuye al Ministerio de Igualdad. También para arremeter contra Irene Montero y contra Pedro Sánchez. Así, la presidenta madrileña ha lanzado un primer mensaje a su partido, incluido su próximo presidente, tras criticar el proyecto del Gobierno de coalición: “Somos un mensaje nacional al servicio de España”. Y ha añadido: “Somos una retaguardia, un equipo de soldados que te vamos a acompañar en este momento crítico. Pero un equipo que tiene poca paciencia para las tonterías, poco aguante para las imposiciones. Preparado para dar lo mejor de sí mismos, su trabajo, su esfuerzo, incluso el tiempo para estar con los suyos. Darlo todo para un proyecto que merezca la pena. Este es tu proyecto”.

Feijóo: “No contaron con Ayuso”

El acto lo ha cerrado el candidato a presidir el PP, quien lo primero que ha hecho es confirmar que “el tándem electoral” que él quiere en mayo de 2023 es el que conforman Ayuso y Almeida. Feijóo ha mostrado una antigua imagen, de la campaña de 2019, de los dos líderes madrileños juntos. En aquellas elecciones ambos quedaron por detrás del PSOE y de Más Madrid, respectivamente.

“Volveré a vivir a Madrid y comprobaré que no ha cambiado, que es acogedora, abierta, próspera y que ama la libertad. Por eso quiero volver a vivir a Madrid”, ha dicho Feijóo, quien ha recordado sus tiempos como alto cargo de los Gobiernos de José María Aznar. El presidente gallego ha asegurado que España “no merece la política de trincheras, de tribus, de odios”. Lo ha dicho ante Ayuso, quien hizo de los ataques a Madrid y de compararse con el resto de comunidades el eje de su campaña en 2019.

El futuro presidente del PP también ha lanzado un mensaje en clave interna, y ha advertido de las habituales peleas en los partidos por asomar la cabeza: “Nos intentarán mover del centro y enfrentarnos. Pero si mantenemos la ilusión vamos a poder servir a la mayoría de los ciudadanos, con una política centrada y con la centralidad de este partido”. Hoy, Ayuso no ha pedido dar “la batalla cultural” contra la izquierda, como sí hizo en la Junta Directiva Nacional que certificó el final de Casado y en la que clamó venganza.

Un final provocado por el durísimo enfrentamiento a cuenta de los pagos al hermano de Ayuso por parte de una empresa de un amigo de ambos que contrató con el Gobierno de Madrid. Una “comisión” que no está todavía explicada y que está en el origen de la ruptura total entre quienes fueron muy amigos en Madrid: Ayuso y Casado. De hecho, el hermano ha recibido al menos cuatro pagos de dicha empresa, tal y como reconoció la propia Ayuso, aunque no se ha aclarado el motivo.

Feijóo ha señalado que fue en mayo de 2020, cuando Ayuso ya llevaba un año como presidenta, cuando cambió su opinión sobre ella. “La vi en una habitación encerrada defendiendo a la Comunidad de Madrid con una entereza una solvencia y una seriedad que me dejó impactado para siempre”, ha asegurado. “Cambié en ese momento porque tuve toda la información de lo que es una política que tiene carácter, que tiene responsabilidad y personalidad”, ha confesado.

La “habitación” en la que estaba “encerrada” eran dos apartamentos de lujo cuyo coste y pagador no fueron revelados en el momento. El alojamiento era de la empresa Room Mate, que contrata con el Gobierno de Madrid que preside Ayuso.

“En los momentos de estrés máximos es cuando se conoce a la gente”, ha dicho Feijóo, quien ha hecho una comparación complicada como expresidente del Insalud que es: “La gente que pide la baja o la gente que cuando está de baja sigue trabajando, leyendo los informes, advirtiendo que es durísimo el virus, que tenemos que prepararnos para tener los hospitales y que es de la máxima relevancia”.

“Si te insultan es que te temen”, ha apuntado en referencia a Ayuso antes de invitar a la presidenta y al alcalde a hacer “juntos” el Camino de Santiago con él. Otra referencia a ese “tándem” electoral que, al menos en público, nadie había puesto en duda.

Alberto Núñez Feijóo e Isabel Díaz Ayuso han escenificado este martes la rehabilitación moral de la presidenta madrileña ante el PP, por parte del gallego, y el respaldo al inminente nuevo liderazgo nacional del partido, por parte de Ayuso. Ambos se han lanzado mensajes de apoyo ante el par de miles de personas que abarrotaba la sala de un céntrico hotel de la capital donde ha recalado la gira por todas las comunidades que ha organizado el equipo de Feijóo antes del congreso extraordinario que le encumbrará como presidente del PP. Al acto han asistido, en un segundo plano, el alcalde José Luis Martínez Almeida y el aún presidente del partido en la región, Pío García Escudero.

Feijóo, primeros kilómetros al volante del PP y derrape con Vox

Más

La nueva jerarquía, que todavía debe ser ratificada en un congreso autonómico pero de la que pocos dudan, quedaba claro antes incluso de arrancar el acto. Almeida y García Escudero esperaron pacientemente a pie de puerta del hotel la llegada, andando y hombro con hombro, de Ayuso y Feijóo. Se acabaron los días en los que la dirección nacional liderada por Pablo Casado dejaba caer el nombre del alcalde como posible rival de la presidenta madrileña ante las pretensiones de Ayuso de hacerse con el control del PP en la región. Eso sí, el futuro presidente ha querido unir a ambos como “tándem” electoral en las elecciones de 2023.

Tras las introducciones de García Escudero y Almeida han subido a la tribuna los dos presidentes autonómicos. Ayuso ha alabado que Feijóo haya “bajado al toro” de relevar a Casado, al que ninguno de los cuatro oradores ha mencionado. Feijóo sí lo ha hecho en sus intervenciones hasta ahora. Pero Madrid no era la plaza más indicada, escenario de una de las batallas más encarnizadas que se recuerdan en la derecha y que ha terminado con el aún presidente recluido en su despacho de la 7ª planta del edificio situado en el número 13 de la madrileña calle de Génova.

“Lo has hecho en un momento fundamental, dejas todo atrás”, le ha dicho, para alabar unas “mayorías absolutas envidiables” que “ya querría” para sí misma, ha añadido. Pero en lo que Ayuso ha hecho hincapié es en la pacificación del PP. “Nos aportas paz, es muy importante en estos momentos”, ha señalado, para concluir: “paz en Galicia, paz en el partido y paz en el centroderecha”. La madrileña ha asegurado que incluso “representantes de otros partidos” del espectro político “hablan de una nueva etapa”, en referencia a las palabras de este mismo martes del dirigente de Vox, Espinosa de los Monteros.

Ayuso ha aprovechado para reiterarse en su propuesta fake de destinar “a las familias” los 20.000 millones del plan de igualdad del Gobierno para los próximos cuatro años que ella atribuye al Ministerio de Igualdad. También para arremeter contra Irene Montero y contra Pedro Sánchez. Así, la presidenta madrileña ha lanzado un primer mensaje a su partido, incluido su próximo presidente, tras criticar el proyecto del Gobierno de coalición: “Somos un mensaje nacional al servicio de España”. Y ha añadido: “Somos una retaguardia, un equipo de soldados que te vamos a acompañar en este momento crítico. Pero un equipo que tiene poca paciencia para las tonterías, poco aguante para las imposiciones. Preparado para dar lo mejor de sí mismos, su trabajo, su esfuerzo, incluso el tiempo para estar con los suyos. Darlo todo para un proyecto que merezca la pena. Este es tu proyecto”.

Feijóo: “No contaron con Ayuso”

El acto lo ha cerrado el candidato a presidir el PP, quien lo primero que ha hecho es confirmar que “el tándem electoral” que él quiere en mayo de 2023 es el que conforman Ayuso y Almeida. Feijóo ha mostrado una antigua imagen, de la campaña de 2019, de los dos líderes madrileños juntos. En aquellas elecciones ambos quedaron por detrás del PSOE y de Más Madrid, respectivamente.

“Volveré a vivir a Madrid y comprobaré que no ha cambiado, que es acogedora, abierta, próspera y que ama la libertad. Por eso quiero volver a vivir a Madrid”, ha dicho Feijóo, quien ha recordado sus tiempos como alto cargo de los Gobiernos de José María Aznar. El presidente gallego ha asegurado que España “no merece la política de trincheras, de tribus, de odios”. Lo ha dicho ante Ayuso, quien hizo de los ataques a Madrid y de compararse con el resto de comunidades el eje de su campaña en 2019.

El futuro presidente del PP también ha lanzado un mensaje en clave interna, y ha advertido de las habituales peleas en los partidos por asomar la cabeza: “Nos intentarán mover del centro y enfrentarnos. Pero si mantenemos la ilusión vamos a poder servir a la mayoría de los ciudadanos, con una política centrada y con la centralidad de este partido”. Hoy, Ayuso no ha pedido dar “la batalla cultural” contra la izquierda, como sí hizo en la Junta Directiva Nacional que certificó el final de Casado y en la que clamó venganza.

Un final provocado por el durísimo enfrentamiento a cuenta de los pagos al hermano de Ayuso por parte de una empresa de un amigo de ambos que contrató con el Gobierno de Madrid. Una “comisión” que no está todavía explicada y que está en el origen de la ruptura total entre quienes fueron muy amigos en Madrid: Ayuso y Casado. De hecho, el hermano ha recibido al menos cuatro pagos de dicha empresa, tal y como reconoció la propia Ayuso, aunque no se ha aclarado el motivo.

Feijóo ha señalado que fue en mayo de 2020, cuando Ayuso ya llevaba un año como presidenta, cuando cambió su opinión sobre ella. “La vi en una habitación encerrada defendiendo a la Comunidad de Madrid con una entereza una solvencia y una seriedad que me dejó impactado para siempre”, ha asegurado. “Cambié en ese momento porque tuve toda la información de lo que es una política que tiene carácter, que tiene responsabilidad y personalidad”, ha confesado.

La “habitación” en la que estaba “encerrada” eran dos apartamentos de lujo cuyo coste y pagador no fueron revelados en el momento. El alojamiento era de la empresa Room Mate, que contrata con el Gobierno de Madrid que preside Ayuso.

“En los momentos de estrés máximos es cuando se conoce a la gente”, ha dicho Feijóo, quien ha hecho una comparación complicada como expresidente del Insalud que es: “La gente que pide la baja o la gente que cuando está de baja sigue trabajando, leyendo los informes, advirtiendo que es durísimo el virus, que tenemos que prepararnos para tener los hospitales y que es de la máxima relevancia”.

“Si te insultan es que te temen”, ha apuntado en referencia a Ayuso antes de invitar a la presidenta y al alcalde a hacer “juntos” el Camino de Santiago con él. Otra referencia a ese “tándem” electoral que, al menos en público, nadie había puesto en duda.

Alberto Núñez Feijóo e Isabel Díaz Ayuso han escenificado este martes la rehabilitación moral de la presidenta madrileña ante el PP, por parte del gallego, y el respaldo al inminente nuevo liderazgo nacional del partido, por parte de Ayuso. Ambos se han lanzado mensajes de apoyo ante el par de miles de personas que abarrotaba la sala de un céntrico hotel de la capital donde ha recalado la gira por todas las comunidades que ha organizado el equipo de Feijóo antes del congreso extraordinario que le encumbrará como presidente del PP. Al acto han asistido, en un segundo plano, el alcalde José Luis Martínez Almeida y el aún presidente del partido en la región, Pío García Escudero.

Feijóo, primeros kilómetros al volante del PP y derrape con Vox

Más

La nueva jerarquía, que todavía debe ser ratificada en un congreso autonómico pero de la que pocos dudan, quedaba claro antes incluso de arrancar el acto. Almeida y García Escudero esperaron pacientemente a pie de puerta del hotel la llegada, andando y hombro con hombro, de Ayuso y Feijóo. Se acabaron los días en los que la dirección nacional liderada por Pablo Casado dejaba caer el nombre del alcalde como posible rival de la presidenta madrileña ante las pretensiones de Ayuso de hacerse con el control del PP en la región. Eso sí, el futuro presidente ha querido unir a ambos como “tándem” electoral en las elecciones de 2023.