La Fiscalía, en el caso de las cuidadoras de Podemos: “No es extraño que una amiga ayude a otra con dos prematuros”

Pedro Águeda

0

La Fiscalía apuesta por agotar la investigación del caso de las supuestas cuidadoras de los hijos de Pablo Iglesias e Irene Montero pero advirtiendo que es evidente la “animadversión” que mueve a la denunciante, una extrabajadora de Podemos despedida, contra la ministra de Igualdad.

En un escrito en el que apoya la declaración de una segunda investigada en el caso, la Fiscalía adelanta cuál es su posición sobre el caso y las motivaciones de Elena González, una testigo que fue despedida del área de logística de Podemos. “Cierto es que la declaración de la testigo evidencia animadversión hacia Irene Montero y que no es extraño que una amiga ayude a otra con dos recién nacidos, prematuros, recién salidos del hospital. Y que lo haga sin ser remunerada por ello. Y tampoco es ilógico que, estando de baja Irene Montero, hubiera reuniones políticas en su domicilio, dada la posición que ocupaban tanto ella como Pablo Iglesias en el partido”, recoge el escrito, al que ha tenido acceso el Diario.es.

En un principio, otra exempleada identificó a Teresa Arévalo, pero la cuestión que se dirime ahora es la declaración como investigada de Gara Santana, una antigua trabajadora del área de comunicación de Podemos a la que identificó Elena González. González aseguró que no sabía si a Santana le pagaba el partido o el Congreso, solo que era del equipo de Montero y que tenía una relación con otro dirigente del partido.

También declaró que los hechos se produjeron cuando los dos hijos pequeños de Iglesias y Montero salieron del hospital y que no sabe cuánto se prolongó la supuesta ayuda como cuidadora de Santana porque la denunciante dejó al poco tiempo de trabajar con la hoy ministra de Igualdad.

El escrito de la Fiscalía reproduce las inconcreciones del testimonio: “No sabe si lo hacían por amistad. Eran muy amigas, siempre han tenido relación y luego también al ser ella pareja” del citado dirigente de Podemos.

El juez del caso Neurona, Juan José Escalonilla, investiga un posible delito de malversación de fondos públicos. El escrito de la Fiscalía aludido en esta información se opone al recurso de un tercero sobre la citación de Santana. La fiscal advierte de que “todas estas consideraciones deberán hacerse una vez oída la investigada y practicadas todas las diligencias, debiendo entonces el juez adoptar una de las resoluciones del artículo 779 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal”, esto es, dictar auto de pase a procedimiento abreviado, para delitos castigados con menos de nueve años, o archivar la causa.

La Fiscalía apuesta por agotar la investigación del caso de las supuestas cuidadoras de los hijos de Pablo Iglesias e Irene Montero pero advirtiendo que es evidente la “animadversión” que mueve a la denunciante, una extrabajadora de Podemos despedida, contra la ministra de Igualdad.

En un escrito en el que apoya la declaración de una segunda investigada en el caso, la Fiscalía adelanta cuál es su posición sobre el caso y las motivaciones de Elena González, una testigo que fue despedida del área de logística de Podemos. “Cierto es que la declaración de la testigo evidencia animadversión hacia Irene Montero y que no es extraño que una amiga ayude a otra con dos recién nacidos, prematuros, recién salidos del hospital. Y que lo haga sin ser remunerada por ello. Y tampoco es ilógico que, estando de baja Irene Montero, hubiera reuniones políticas en su domicilio, dada la posición que ocupaban tanto ella como Pablo Iglesias en el partido”, recoge el escrito, al que ha tenido acceso el Diario.es.

En un principio, otra exempleada identificó a Teresa Arévalo, pero la cuestión que se dirime ahora es la declaración como investigada de Gara Santana, una antigua trabajadora del área de comunicación de Podemos a la que identificó Elena González. González aseguró que no sabía si a Santana le pagaba el partido o el Congreso, solo que era del equipo de Montero y que tenía una relación con otro dirigente del partido.

También declaró que los hechos se produjeron cuando los dos hijos pequeños de Iglesias y Montero salieron del hospital y que no sabe cuánto se prolongó la supuesta ayuda como cuidadora de Santana porque la denunciante dejó al poco tiempo de trabajar con la hoy ministra de Igualdad.

El escrito de la Fiscalía reproduce las inconcreciones del testimonio: “No sabe si lo hacían por amistad. Eran muy amigas, siempre han tenido relación y luego también al ser ella pareja” del citado dirigente de Podemos.

El juez del caso Neurona, Juan José Escalonilla, investiga un posible delito de malversación de fondos públicos. El escrito de la Fiscalía aludido en esta información se opone al recurso de un tercero sobre la citación de Santana. La fiscal advierte de que “todas estas consideraciones deberán hacerse una vez oída la investigada y practicadas todas las diligencias, debiendo entonces el juez adoptar una de las resoluciones del artículo 779 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal”, esto es, dictar auto de pase a procedimiento abreviado, para delitos castigados con menos de nueve años, o archivar la causa.

La Fiscalía apuesta por agotar la investigación del caso de las supuestas cuidadoras de los hijos de Pablo Iglesias e Irene Montero pero advirtiendo que es evidente la “animadversión” que mueve a la denunciante, una extrabajadora de Podemos despedida, contra la ministra de Igualdad.

En un escrito en el que apoya la declaración de una segunda investigada en el caso, la Fiscalía adelanta cuál es su posición sobre el caso y las motivaciones de Elena González, una testigo que fue despedida del área de logística de Podemos. “Cierto es que la declaración de la testigo evidencia animadversión hacia Irene Montero y que no es extraño que una amiga ayude a otra con dos recién nacidos, prematuros, recién salidos del hospital. Y que lo haga sin ser remunerada por ello. Y tampoco es ilógico que, estando de baja Irene Montero, hubiera reuniones políticas en su domicilio, dada la posición que ocupaban tanto ella como Pablo Iglesias en el partido”, recoge el escrito, al que ha tenido acceso el Diario.es.