Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
El PP alarga la negociación del Poder Judicial y rebaja la mediación de Reynders
Borrell: “Aunque no sea su intención, el veto de EEUU empodera a Netanyahu”
OPINIÓN | 'No corras más, José Luis', por Antón Losada

Elon Musk: “En el futuro no hará falta ningún trabajo, la IA podrá hacerlo todo”

El primer ministro británico, Rishi Sunak, y el propietario de X, Elon Musk, en su conversación de este jueves en Lancaster House, en Londres.

María Ramírez

Oxford (Reino Unido) —

40

Unas horas después de la cumbre de líderes centrada en prevenir riesgos de la inteligencia artificial, el primer ministro británico, Rishi Sunak, “entrevistó” en un palacio oficial en Londres a Elon Musk. El consejero delegado de Tesla y propietario de X pintó un futuro donde sólo se trabajará por afición, las máquinas harán todas las tareas y existirá riqueza para todos en una “era de abundancia”. 

“Estamos viendo la fuerza más disruptiva de la historia. Llegará un punto en el futuro en que no hará falta ningún trabajo. Podrás tener un trabajo si quieres tenerlo por satisfacción personal”, dijo Musk ante las preguntas de Sunak, el único que podía hacerlas en el salón de Lancaster House. “Pero la inteligencia artificial podrá hacerlo todo. No sé si eso hace que la gente se sienta cómoda o incómoda”. Según Musk, “no hará falta una renta básica universal porque se vivirá de una renta alta universal”.

Sunak no repreguntó de qué estaba hablando y los periodistas no podían hacerlo ya que estaban en una esquina sin acceso a ninguno de los dos. La conversación se retransmitió por X, pero no en directo.

El primer ministro y Musk grabaron su conversación este jueves tras la reunión de líderes políticos y empresarios en Bletchley Park, una localidad al norte de Londres que ahora es un museo y donde Alan Turing, pionero de la inteligencia artificial, y su equipo descifraron códigos encriptados de Alemania durante la Segunda Guerra Mundial. 

Poco antes de este encuentro con Sunak, Musk compartió en su red una viñeta que se burlaba de las afirmaciones sobre la supuesta preocupación de los gobiernos por la seguridad de la inteligencia artificial, incluido su anfitrión. 

En este caso, Musk parece favorable a la regulación. “Creo que es una cosa buena que los gobiernos jueguen un papel cuando la seguridad está en juego”, le dijo a Sunak. “Hemos aprendido con los años que tener un árbitro es bueno. Y creo que es la manera adecuada para pensar en ello, que el gobierno sea un árbitro”.

El empresario, en cambio, se ha enfrentado a los reguladores por las normas para Tesla o X, sus compañías, en Estados Unidos y en la UE.

EEUU y China, de acuerdo

La conversación con Musk fue un cierre inusual para una cumbre que ha sido la primera reunión internacional sobre la seguridad en la inteligencia artificial donde Estados Unidos y China se han puesto de acuerdo para una declaración política conjunta. El texto, firmado por 28 países, entre ellos España, es un compromiso genérico de transparencia y control de la tecnología para mitigar efectos negativos y daños “incluso catastróficos” e incluye la idea de regulación de las pruebas de seguridad antes de lanzar las herramientas.

El valor especial es que lo han rubricado las delegaciones de Washington y Pekín, que representan a los países líderes en desarrollo y aplicación de la inteligencia artificial y que siguen inmersos en una guerra comercial. La declaración de intenciones está firmada también por la UE, India, Brasil y Corea entre otros países bajo el auspicio del anfitrión, Reino Unido. Los gobiernos se emplazan a otras dos reuniones: en Corea, en seis meses; y en Francia, en un año. 

La idea es desarrollar medidores comunes, como sucede con la lucha contra el cambio climático, para certificar la seguridad de las aplicaciones más delicadas de esta tecnología, por ejemplo, en el caso de las armas y otros usos militares. Los gobiernos han acordado, según el texto publicado este jueves por el Gobierno británico, “desarrollar estándares compartidos” para hacer pruebas, financiarlas con dinero público y asegurarse de que no sólo dependen de las empresas privadas. Además, los participantes en la reunión le han encargado un informe sobre el progreso de las herramientas y su seguridad a Yoshua Bengio, profesor canadiense pionero en inteligencia artificial y ganador del Princesa de Asturias de investigación en 2022.

Los gobiernos se comprometen también a regular la tecnología pero de manera flexible: las normas pueden suponer requisitos obligatorios o meras recomendaciones según “el contexto” de cada país.

La UE es la que está empujando un proyecto de legislación más completo que espera empezar a aplicar en 2026. España, que preside este semestre el Consejo de la UE, aspira a cerrar el primer reglamento en su turno antes de que termine el año. Estados Unidos ha sido hasta ahora más reticente a imponer normas, pero la vicepresidenta Kamala Harris ha anunciado durante esta cumbre los primeros pasos de regulación, con estándares obligatorios para las pruebas que tienen que hacer los fabricantes en el caso de la tecnología más sensible, un nuevo instituto de seguridad en el Departamento de Comercio y recomendaciones para identificar audios, vídeos e imágenes creados con inteligencia artificial para evitar timos y bulos. Reino Unido aprovechó la cumbre para anunciar también la creación de su propio instituto.

El 10 y la X

Además de líderes políticos y académicos, también asistieron a la reunión desarrolladores de empresas como OpenAI, creadora de ChatGPT y cofundada por Musk (que dejó la compañía en 2018, antes del lanzamiento de la herramienta de inteligencia artificial). Pero sólo Musk tuvo una conversación a solas con el primer ministro británico al cierre de la cumbre.

Interrogado sobre por qué había elegido darle un espacio tan exclusivo a un invitado “controvertido”, Sunak defendió a Musk. “Es alguien que durante una década ha advertido del riesgo potencial de IA”, dijo Sunak en un podcast del medio Politico. La periodista que lo entrevistaba insistió en Musk como “parte del problema” de la tecnología y difusor habitual de bulos y otras formas de desinformación, pero el primer ministro británico aseguró que esa cuestión “va más allá de él” y que el Reino Unido tiene ahora leyes para obligar a las compañías de redes sociales a eliminar contenido falso o dañino. 

En su conversación de este jueves, Sunak presentó a Musk como un “brillante innovador y tecnólogo”. Para anunciar la cita, la cuenta oficial del primer ministro compartió una animación en la que el 10 de la puerta de Downing Street se convierte en la X del nuevo logo de la plataforma.

Etiquetas
stats