eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Sundance huele a sexo

- PUBLICIDAD -

El fin de semana está a la vuelta de la esquina y quieren sexo. Descuiden, ahí va una pequeña ración: durante toda esta semana se ha celebrado el Festival de Sundance, en Utah (EE.UU.), y según la conclusión plumilla de esta edición si algo prima entre las 119 cintas presentadas es el apetito sexual. De todas las formas posibles. Con su amor, si a veces se da el caso, con sus perversiones, en casi todos los casos, y con sus desengaños, en más de una ocasión.

El actor ubicuo es James Franco, que participa con tres películas, Interior. Leather bar, sobre el filme de William Friedkin, Cruising; Kink, que gira en torno a la principal productora de pornografía; y Lovelace, en la que encarna a Hugh Hefner, el creador de la revista Playboy. Preguntado por la casual sexualidad que inspiran las tres cintas, Franco se limitó a decir: “Supongo que es algo que me atrae”. Respuesta que bien podría ser del actor o del 90% del planeta, por dejar fuera a un 10% que quizá se divierte con otras cosas.

Hay más sexo en este festival fundado por Robert Redford hace treinta años. Don Jon’s adicction’s, opera prima de Joseph Gordon-Levitt, en el que él mismo interpreta a un adicto al sexo. Le acompañan en tal tesitura Scarlett Johannson y Julianne Moore. ¿Recuerdan Shame, de Steve McQueen? Habrá que ver si Gordon-Levitt está a la misma altura (o grosor, o longitud) de Michael Fassbender, aunque, sobre todo, habrá que ver si la cinta ofrece más que la aclamada Vergüenza de McQueen. Pese a ello la que no se ha salvado de la polémica es Kill your Darling, de John Krokidas, por las secuencias gay que interpreta Daniel Radcliffe. Que Hollywood puede aplaudir a mansalva las declaraciones de Jodie Foster, pero aún se revuelve con películas de temática homosexual (¿Alguien pueden explicar qué ha ocurrido desde Brokeback Mountain?). Más amor, o quizá posible desengaño, hay en Before Midnight, de Richard Linklater, que cierra la trilogía que empezó con Antes del amanecer y Antes del atardecer, y que cuenta de nuevo con Ethan Hawke y Julie Delpy en los papeles protagonistas.

No dejamos el cine, puesto que el próximo 7 de febrero comenzará la Berlinale. Esta vez olvídense de la cosa sexual, ya que el ojo está puesto en la nacionalidad de las películas: Berlín mira a Centroamérica. Entre las seleccionadas, Princesas rojas, de la costarricense Laura Astorga, sobre una niña que quiere ser una líder revolucionaria en plena época sandinista. También estarán presentes el salvadoreño Julio Rolando López Fernández, el guatemalteco Carlos Mauricio Escobar Campos y el costarricense Marcelo Quesada. De un poco más abajo, de Chile, llegará Gloria, de Sebastián Lelio, en la que aborda la historia de una mujer que se enfrenta al desafío de la vejez. Ahí es nada.

Terminamos la semana de cine con lo que en España se llama “la antesala de los Goya” (una copia yanqui más no importa): los galardones Forqué, celebrados el pasado martes y que premiaron notablemente a la película muda Blancanieves, de Pablo Berger. Dicen los que saben que es la favorita a los Goya. Los resultados, el 17 de febrero. Ahora ya pueden ir a las salas.


- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha