eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Lola López Mondéjar

Lola López Mondéjar, es psicoanalista y escritora. Ha publicado las novelas: Una casa en La Habana, Yo nací con la bossa nova, No quedará la noche, Lenguas vivas, Mi amor desgraciado (Finalista del XXI Premio Internacional de novela Torrente Ballester 2010) y La primera vez que no te quiero; los dos últimos títulos en Editorial Siruela, donde en febrero 2016 saldrá su próxima novela, Cada noche, cada noche. Los libros de relatos: El pensamiento mudo de los peces, Lazos de sangre y La pequeña burguesía; y los de ensayo: El Factor Munchausen. Psicoanálisis y creatividad, y Una espina en la carne. Sus cuentos forman parte de distintas antologías.Colabora habitualmente con el periódico La Opinión de Murcia, en el que mantiene el blog Microscopías.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 13

En tierra de nadie, la odisea de los menores no acompañados en Grecia

El 28 de julio de 1951, los Estados del mundo ratificaron la convención relativa al estatuto de los refugiados, llamada Convención de Ginebra, con la que se creó un nuevo derecho humano universal: el derecho de asilo. Quienquiera que esté perseguido en su país de origen por razones políticas, religiosas o raciales tiene el derecho inalienable de atravesar las fronteras y de presentar una demanda de protección y de asilo en un Estado extranjero. Pero, en estos momentos la Unión Europea está liquidando ese derecho. Se erigen muros, se impide que hombres, mujeres y niños que huyen de la tortura, la mutilación y la muerte puedan presentar una demanda de asilo.

Jean Ziegler, miembro del Comité Asesor del Consejo de Derechos Humanos de la ONU

Seguir leyendo »

El regalo que pide un niño afgano en Grecia: quedarse en Europa para tratar su enfermedad rara

All day joy. La frase, escrita en la pared del local de moda, Chaplin, en el corazón del barrio de Plaka, resume el imaginario que mueve el mundo de los afortunados. Suena Frank Sinatra, una meliflua versión de Somos novios, y después, mientras saboreamos un espeso café griego, Love is in the air. La imaginación se dispara y la música invita a soñar. Bienvenidos a Atenas. En este punto de la ciudad, muchos son privilegiados, sus DNI y sus pasaportes abren las puertas de las fronteras, de los aviones. Sueñan.

Rachid y Elahe, los padre de Ilia también sueñan. En el lado opuesto de la ciudad, en el barrio de Exarchia, dominado por grupos anarquistas y de la izquierda griega, donde la policía no entra casi nunca y los centros de acogida y solidaridad solo temen las eventuales amenazas de los neonazis de Amanecer Dorado, los anarquistas y otros voluntarios griegos ocuparon seis edificios públicos abandonados, los llamados Squats, donde se alojan sin tener que ser registrados cientos de refugiados sirios, iraníes, iraquíes o paquistaníes que huyen de la guerra y de la miseria y sueñan con llegar a Alemania, a Suecia, a Holanda, en definitiva, a la rica Europa del norte.

Seguir leyendo »

¿Por qué estoy a favor de abolir la prostitución?

La prostitución es una práctica por la que los varones se garantizan el acceso grupal y reglado al cuerpo de las mujeres.

Carole Paleman, citado por Ana de Miguel, Neoliberalismo sexual, el mito de la libre elección.

Seguir leyendo »

"La muerte voluntaria asistida es un acto de amor hacia familiares y amigos"

El envejecimiento de la población, el encarecimiento de la sanidad, la crisis económica y el incremento del laicismo en nuestras sociedades abren la puerta a un debate ineludible: ante una enfermedad incurable que degrada nuestro cuerpo, ¿por qué no elegir el momento del adiós? En Suiza existen asociaciones que defienden el Suicidio Asistido (SA), también llamado Muerte Voluntaria Asistida (MVA), y que dedican sus esfuerzos a ayudar a morir digna y voluntariamente a quienes así lo necesiten, sean nacionales o extranjeros.

Entre dichas asociaciones se encuentran Dignitas, Exit y Lifecircle, presidida por Erika Preisig en la ciudad de Basel desde noviembre de 2011. La doctora Preisig nos recibe amable y cordialmente. Es una mujer diminuta, delgada y fibrosa, cuya edad es difícil de precisar. Comparte la casa con dos ancianos, un hombre y una mujer, en régimen de comunidad. Nos acomodamos en un mirador amplio y acristalado con vistas al jardín delantero.

Seguir leyendo »