eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Owen Jones

Columnista en the Guardian. Autor de los libros Chavs, la demonización de la clase obrera y El Establishment.

Ahora, publica sus columnas traducidas por primera vez al español en la sección Internacional de eldiario.es.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 2025

¿Quién ha avivado las llamas del fascismo? Nuestros políticos y nuestros periódicos

Ellos derraman el petróleo y después se preguntan que por qué arde. El fascismo está en ascenso en Occidente, y está envalentonado, legitimado y alimentado por políticos y periódicos "convencionales". Justo cuando lamentamos la pérdida de un héroe como  Bernard Kenny –que con valentía trató de impedir el asesinato fascista de Jo Cox– tenemos que preguntarnos a nosotros mismos: ¿quiénes son esas personas con poder e influencia que están ayudando a que se den las condiciones perfectas para que prospere el racismo y el fascismo se reproduzcan?

"No me puedo creer que en los EEUU del siglo XXI estemos viendo saludos nazis", tuiteó Nigel Farage sobre Charlottesville, arrastrando una lata de petróleo detrás de él. Quizá lo próximo sea que el presidente de una empresa de comida rápida exprese incredulidad por los niveles de obesidad; o que una compañía de tabaco emita un comunicado de prensa sobre las muertes a causa de cáncer de pulmón.

Seguir leyendo »

La carta machista de un empleado de Google regala a los ultraconservadores un nuevo mártir

Google ha despedido a un trabajador que envió un memorando en el que afirmaba que las empleadas de la compañía eran biológicamente inferiores y cómo esta característica las hacía menos aptas para empleos tecnológicos. El ingeniero de programas se llama James Damore. Van a oír hablar de él en las próximas semanas: probablemente se convertirá en la estrella invitada de programas de la derecha alternativa y del circuito de conferencias de la extrema derecha; su rostro aparecerá en las portadas de las revistas más conservadoras y terminará ganando mucho dinero con la publicación de un libro en el que describirá su martirio y hablará de cómo los progresistas controlan a los blancos.

De hecho, los internautas de derechas ya lo han convertido en un héroe. Estoy seguro de que muy pronto miles de hombres de extrema derecha expresarán su indignación en Twitter y reemplazarán su foto en la red social por la de Damore y sus nombres por la afirmación "yo también soy James Damore".

Seguir leyendo »

No hay nada que celebrar: el odio hacia las personas LGTB aún contamina la sociedad

Enfadados, llenos de furia, pero no con gratitud. Así es como deberíamos celebrar el 50 aniversario de la despenalización parcial de la homosexualidad en Inglaterra y Gales. Que en este país ya no nos persigan legalmente y que seamos menos odiados y juzgados que antes no es algo que agradecer. Ser tratados de la misma forma que otros dan por sentado no es ningún regalo especial: la igualdad no es privilegio.

Sentir gratitud equivale a reconocer que nuestros perseguidores se sacrificaron de alguna forma cuando el Estado finalmente cedió ante las demandas del colectivo LGTBQ. Los derechos legales se ganaron gracias a personas LGTBQ a las que escupían en la cara, a las que la prensa injuriaba, a las que gran parte de la opinión pública demonizaba. Personas LGTBQ que fueron perseguidas por la ley, encarceladas, castradas en procesos químicos y empujadas hasta el suicidio.

Seguir leyendo »

El Partido Laborista pierde cuando no es suficientemente radical

Ahora ya lo sabemos: el Partido Laborista no perdió en 2015 por pasarse de izquierdista sino por no ser suficientemente radical. ¿Para qué hacer ahora una autopsia de algo que murió hace tiempo o rascarse una vieja costra cuando hay tantas heridas frescas? Después de todo, el 2015 pertenece a otra era de la política. Como lo describía un tuit el año pasado, "la política de 2015: Ed Miliband come un bocadillo de manera un tanto extraña"; "la política de 2016: todo está en llamas". Trump, Brexit, Corbyn, una elección anticipada que salió desastrosamente mal: a veces parece como si cincuenta años de política se hubieran condensado en dos.

El análisis de lo que pasó es necesario porque todavía hay un debate de ideas por resolver. Durante el ascenso inicial de Jeremy Corbyn, Tony Blair se tomó un respiro de su labor como asesor de  despiadados dictadores y confesó que no quería que un Partido Laborista de izquierda ganara las primarias, incluso si eso era lo que había que hacer para ganar luego las elecciones (aunque él tampoco pensaba que electoralmente fuera bueno). Blair aconsejó entonces a los partidarios de Corbyn que se hicieran un trasplante de corazón.

Seguir leyendo »

Ya sabemos cuál es el coste real de la austeridad: el recorte de nuestras propias vidas

Está bastante claro que un programa de recortes motivado por la ideología nos está robando vida. El constante aumento de la esperanza de vida debería ser algo que todos diéramos por sentado. Después de todo, Reino Unido es una de las sociedades más acaudaladas que ha existido nunca en la historia de la humanidad. A esto se le suman también las continuas y espectaculares mejoras en medicina y tecnología.

Sin embargo, una nueva investigación llevada a cabo por un exconsejero del Gobierno, Sir Michael Marmot, sugiere que el aumento de  la esperanza de vida –una tendencia que se ha mantenido constante durante cientos de años– se ha estancado desde 2010. ¿Qué pasó ese año exactamente? ¿No fue ese año cuando David Cameron, George Osborne y sus secuaces liberal demócratas comenzaron a recortar los servicios públicos con un falso pretexto económico?

Seguir leyendo »

Los tories prefieren intimar con déspotas a defender nuestra seguridad

Exportan ideología extremista que pone en peligro la seguridad nacional de Reino Unido. El odio que sale y se difunde desde sus reinos amenaza la seguridad e incluso la vida de cualquier persona que esté leyendo este artículo. Tanto Arabia Saudí como Kuwait son aliados fundamentales y socios del Gobierno británico, y los conservadores están intentando forjar vínculos todavía más cercanos con estos despóticos exportadores de fanatismo.

Y ahora esos mismos conservadores  están ocultando un informe que se les entregó el año pasado y que examina la financiación extranjera de los extremistas en Reino Unido. Después de tres ataques de asesinos islamistas radicales en un espacio de unos pocos meses, esto es simple y llanamente un escándalo nacional.

Seguir leyendo »

La izquierda no está vetada para los hipsters de clase media

La izquierda nunca conseguirá atraer a la clase media; o esto era lo que afirmaban sus detractores. Ahora acusan a la izquierda de haber atraído a demasiados votantes de clase media.  Cuatro de cada diez electores británicos han optado por votar el manifiesto laborista más de izquierdas desde 1983.

Según el sociólogo especializado en elecciones John Curtice, el hecho de que las políticas socialistas hayan conseguido tanto apoyo por parte del electorado y que el laborismo liderado por Jeremy Corbyn se haya convertido en un partido con posibilidades de ganar contradice las leyes de la gravedad política. Al menos, así lo creen todos aquellos cuyo credo político se fundamenta sobre la base de que las políticas de izquierdas solo consiguen atraer a los votantes más apocalípticos. Por todo ello, ahora aflora un nuevo argumento: los electores que han apoyado al Partido Laborista y que con su voto han propiciado un resultado electoral histórico no pertenecen en realidad a este partido. Tienen demasiado dinero, son demasiado "clase media". Sin embargo, lo cierto es que el socialismo ofrece alicientes tanto a la clase media como a la clase trabajadora. Es más, solo así el laborismo puede ganar unas elecciones.

Seguir leyendo »

El árbol mágico del dinero existe, pero solo para la monarquía y para sobornar a extremistas

Para los conservadores no existe un árbol mágico del que caiga el dinero, a menos que sea para sobornar a extremistas con el fin de permanecer en el poder, o para reformar palacios de monarcas multimillonarios. Estos días las  enfermeras salen a las calles para reclamar que se ponga fin a la congelación de salarios que ha perjudicado la calidad de vida de estas heroínas que ofrecen cuidados y salvan vidas. Antes de las elecciones, una de estas enfermeras se enfrentó a Theresa May —cuya falta de inteligencia emocional sólo se puede comparar con su falta de autoridad— en televisión nacional. La respuesta robótica de May fue que no existe un árbol mágico que dé dinero. Hubiera sido menos ofensivo si le hubiese hecho una peineta.

Pongamos algo en claro. El programa de recortes de los conservadores —austeridad, o como queráis llamarlo— es un timo, una mentira, un acto de sadismo ideológico que ha causado un daño inconmensurable e innecesario. A los conservadores les gusta pintar a los laboristas como derrochadores caóticos. Para esto se han apoyado en la propia falta de habilidad del partido para justificar su historial de gastos tras la crisis. Luego los conservadores perdieron la mayoría y, ¡abracadabra!, apareció el árbol mágico del dinero para hacerles regalos a los amigos sectarios, homófobos, antiabortistas y negacionistas del cambio climático del Partido Unionista Democrático (DUP). 

Seguir leyendo »

La extrema derecha británica está acorralada y es muy peligrosa

La extrema derecha británica está desesperada, cabreada, acorralada y es peligrosa, tal y como la atrocidad de Finsbury Park bien puso de manifiesto. En solo un año, el número de radicales de extrema derecha registrados por el gobierno ha aumentado en casi un tercio. Las redes sociales están llenas de fanáticos de extrema derecha dando gritos sobre traición y venganza. En su punto de mira se encuentra tanto el mundo musulmán como la izquierda, y necesitamos urgentemente una estrategia para lidiar con esto.

¿Qué está pasando? Hay todo tipo de razones para este aumento. Por una parte, el año pasado la campaña favorable al Brexit tomó la decisión de desplegar un discurso deshonesto y despiadado contra la inmigración. Esta campaña tuvo consecuencias. No se trata solo de que la retórica xenófoba y antiinmigrantes se haya utilizado con aparente legitimidad oficial. Las personas de extrema derecha han visto el Brexit como una revolución nacional –aunque no lo vieran así todos los que votaron por abandonar la UE–, como una oportunidad para librar una guerra cultural contra los valores sociales de la izquierda.

Seguir leyendo »

La izquierda de Corbyn es la que va a desterrar el 'thatcherismo' de Reino Unido

La auto-inmolación tory es todo un espectáculo. Semanas atrás, realmente creían que estaban a punto de extinguir a los laboristas como una fuerza electoral efectiva. Ahora tienen un líder sin ninguna autoridad; cada día serán más tóxicos por sus alianzas con los homófobos, antiabortistas, fundamentalistas y negadores del cambio climático del DUP; también se avecina una  guerra civil entre liberales que quieren permanecer en la UE, los que apuestan por un Brexit duro y los fanáticos del DUP; por un lado está la maraña de las negociaciones del Brexit y, por otro, el gobierno británico es el hazmereír de Europa. El tiempo corre en contra de los tories tanto con los salarios como con la economía. Cada día se traduce en miles de jóvenes cumpliendo 18 años en el país, esto es, miles de nuevos votos para los laboristas. Los laboristas ya cuentan con un importante liderazgo en las encuestas y, sin embargo, los tories no dejan de caer.

¿Qué pasa ahora con los laboristas mientras los tories dan tumbos entrando en pánico enredados en sus propios restos teñidos de arrogancia? En la prensa aparecen todos los días informaciones que señalan que los llamados "moderados" están reunificando el 'gobierno en la sombra' –las portavocías de las diferentes carteras– por los intereses de la unidad del partido. Este término, "moderado" (el cual de alguna manera sugiere que la izquierda es peligrosa y extremista), debe ser abandonado para siempre. Después de todo, si cerca de 13 millones de británicos votaron a los laboristas liderados por Jeremy Corbyn, parece poco factible decir que todas estas personas fueran extremistas. ¿Habría que traer de vuelta al ala derecha del partido dentro del gabinete en la sombra? Como regla general, seguramente no: y no por razones de venganza a una parte del equipo de Corbyn, sino por una cuestión de política eficaz.

Seguir leyendo »