eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Owen Jones

Columnista en the Guardian. Autor de los libros Chavs, la demonización de la clase obrera y El Establishment.

Ahora, publica sus columnas traducidas por primera vez al español en la sección Internacional de eldiario.es.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 2287

No me gusta el Brexit, pero dudo de que se pueda parar

Ojalá el Brexit se evaporase. Absorbe todo el oxígeno político que debería ir a otras cuestiones más relevantes, como por ejemplo, los salarios bajos, los trabajos precarios y la crisis de la vivienda. Es el grito de guerra de una alianza tóxica formada por demagogos anti-inmigración y partidarios de un libre mercado sin regulación.

El fanatismo, la xenofobia y el racismo auspiciado por la campaña a favor de la salida de la UE han inyectado una corriente negativa en el sistema político del Reino Unido que no se ha disipado, dejando un rastro de crímenes de odio.

Seguir leyendo »

Los niños yemeníes mueren de hambre por crímenes cometidos en nuestro nombre

Probablemente sea la casa más cara del mundo: el heredero al trono saudí ha comprado sin pensárselo dos veces una  mansión francesa con estatuas de mármol y “jardines de 23 hectáreas” valorada en más de 300 millones de dólares. El príncipe heredero, Mohamed bin Salmán, está de compras compulsivas: un yate de 500 millones de dólares por aquí, un cuadro de Leonardo da Vinci de 450 millones por allá. Mientras este déspota se rodea de lujos excesivos, los niños de Yemen mueren de hambre al tiempo que las bombas saudíes –muchas suministradas por cortesía del Gobierno británico– destruyen el país.

Es uno de los peores crímenes que se están produciendo ahora, por eso se agradece que 350 destacadas personalidades –premios Nobel de la Paz y personas famosas entre ellos– firmasen este martes una carta pidiendo a los líderes de Francia, Estados Unidos y Reino Unido que dejen de “avivar las llamas de la guerra”. Occidente está armando y apoyando al bárbaro régimen saudí mientras este aplasta Yemen.

Seguir leyendo »

Hay que acabar con el abuso en internet, pero quién decide dónde está el límite

Pocos negarían la importancia de abordar la incitación al odio en Internet o los contenidos de abusos infantiles. Después de todo, internet se ha convertido en un arma clave para aquellos que quieren expandir e incitar al odio y a la violencia contra las minorías. También lo es para aquellos que representan una amenaza horripilante para los niños.

Sin embargo, es complicado no sentir desasosiego al leer a los tres periódicos de derechas – the Sun, the Daily Mail y the Times– cuando se dedican a alertar sobre los peligros de las redes sociales.

Seguir leyendo »

Por qué todos deberíamos trabajar cuatro días a la semana

Imagina que hubiese una sola medida que pudiese disminuir drásticamente el desempleo y la precariedad, abordar problemas de salud, desde el cansancio mental a la hipertensión, aumentar la productividad, ayudar al medioambiente, mejorar la vida familiar, potenciar que los hombres contribuyan más a las tareas domésticas y hacer más feliz a la gente. Suena a fantasía, pero existe y está pendiente: la adopción de la semana de cuatro días.

La liberación de los trabajadores del trabajo excesivo era una de las demandas pioneras del movimiento laborista. Entre los escombros de la guerra civil, el sindicalismo estadounidense defendió la jornada de ocho horas, “la campaña por las ocho horas, que se extendió como una locomotora desde el Océano Atlántico hasta el Pacífico, de Nueva Inglaterra a California”, en palabras de Karl Marx. En 1890, cientos de miles se presentaron en Hyde Park en una histórica protesta pidiendo lo mismo. Es una causa que necesita ser recuperada con urgencia.

Seguir leyendo »

Los verdaderos saboteadores son los defensores del Brexit que están destrozando la sanidad

¿Quiénes son los verdaderos saboteadores? ¿Son aquellos que quieren que el parlamento vigile el Brexit para impedir un acuerdo desastroso que podría arruinar la economía y destrozar las prestaciones sociales? Esos eran  los saboteadores a los que había que machacar según the Daily Mail cuando Theresa May convocó sus desastrosas elecciones anticipadas. ¿O son los saboteadores aquellos que, a través de la intolerancia, el fanatismo ideológico retorcido y la completa estupidez, están dañando el tejido de servicios públicos del que todos dependemos?

El Servicio Nacional de Salud Británico está apoyado por 12.000 doctores de la Zona Económica Europea. Sin ellos, nuestra institución más preciada –que nos trae al mundo, nos cura cuando estamos enfermos o heridos y que nos cuida en nuestros últimos instantes de vida– se desmoronaría. Por tanto nos debería preocupar, por decirlo suavemente, que prácticamente la mitad de ellos esté considerando salir del país y una quinta parte ya haya hecho planes para hacerlo.

Seguir leyendo »

Puede que la evasión fiscal sea legal, pero está corrompiendo nuestro orden social

"Lo expuesto por los Papeles del Paraíso es legal, ¿cuál es el problema?"

Familiarízate con esta frase, porque en los próximos días la escucharás de la boca de los defensores de nuestro corrompido status quo. Por supuesto que lo hacen con una intención subyacente, quieren demonizar el pago de impuestos como concepto. El fin último es construir un "utopía" de libre mercado que, para la gran mayoría, sería más bien una distopía.

Seguir leyendo »

Mi hermana, detenida por la policía antiterrorista

Mi hermana melliza, Eleanor, no es una terrorista. Es absurdo tener que escribir esto. Hace tres meses –después de viajar a Escocia para asistir al funeral de nuestro abuelo– la detuvieron en el aeropuerto de Edimburgo bajo el Anexo 7 de la Ley Antiterrorista de 2000. Le obligaron a dar las contraseñas de su móvil y de su ordenador; le interrogaron sobre sus ideas políticas y las de sus familiares (incluido yo); y después la llevaron a la comisaría del aeropuerto para tomarle muestras de ADN y de sus huellas dactilares. Después de ser detenida durante cuatro horas, perdió su vuelo a Berlín, ciudad en la que vive. La policía se negó a pagarle el billete para otro vuelo.

Estos son los hechos previos. Mi hermana participó en las protestas de julio durante la cumbre del G-20 en Hamburgo. Le dispararon con un cañón de agua y con gas lacrimógeno, fue testigo de la brutalidad policial y, durante las refriegas, se cayó y se hizo daño en las piernas. Después fue arrestada bajo la sospecha de ser integrante del 'bloque negro' anarquista (no lo era), la detuvieron durante 36 horas y fue puesta en libertad sin cargos.

Seguir leyendo »

¿Cómo te atreves, Kevin Spacey? Has propagado una mentira horrible sobre los hombres gays

¿Cómo te atreves, Kevin Spacey? Uno de los clichés milenarios utilizados contra los hombres gays y bisexuales es que suponen una amenaza para los niños, que son sinónimo de pedófilos y pederastas. Esta mezquina mentira ha resultado ser útil para justificar la persecución sistemática de hombres gays y bisexuales. Y es por eso que la declaración de Spacey es tan absolutamente despreciable.

Spacey ha sido acusado de un  intento de agresión sexual contra el actor Anthony Rapp, que tenía 14 años en el momento del ataque. El ganador del Oscar ha dicho que no recuerda nada de lo sucedido y ha elegido usar la oportunidad para salir del armario.

Seguir leyendo »

Espero que Catalunya se quede en España, pero defiendo su derecho a irse

Es difícil no estar de acuerdo con el primer teniente alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Gerardo Pisarello, quien al referirse a la crisis política en Catalunya  afirmó: "Algunos caminan por una gasolinera llena de combustible con un mechero en la mano". En el centro del debate hay un principio democrático básico: el derecho a la autodeterminación o, como indica el eslogan de los defensores del referéndum, el derecho a decidir.

No tienes que querer la independencia de Catalunya para apoyar este principio; de la misma forma que puedes estar de acuerdo con el derecho al divorcio sin querer que todas las parejas se separen. Imaginemos que en una pareja, uno de sus miembros se cuestiona si la relación va bien, y el otro no solo le niega la posibilidad de divorciarse sino que además le impide sopesar esta posibilidad.

Seguir leyendo »

Boris Johnson es un insulto a Gran Bretaña y su conspiración ha desencadenado este desastre

Una película de Sthephen King con la canción del cómico Benny Hill de fondo: esa es la actual situación política de Reino Unido. Parece un espectáculo de terror, pero al mismo tiempo es ridículo y absurdo. En los dos últimos años, Reino Unido ha sido rehén de la desastrosa confabulación de los conservadores: la campaña por el referéndum de la UE, sus caóticas consecuencias y las apresuradas elecciones generales. Boris Johnson –que nadie sabe qué hemos hecho para merecérnoslo– apoyó con oportunismo el Brexit como una estrategia en su carrera política. A pesar de su demostrada tontería, es lo suficientemente listo como para darse cuenta de que el Brexit propuesto por los tories se dirige al desastre. Johnson se arriesga a ser recordado en los libros de Historia como uno de los principales arquitectos de ese desastre; por eso ahora conspira y maquina ayudando a desestabilizar una administración que ya está tocada políticamente en un país que navega por su mayor crisis tras la Segunda Guerra Mundial.

Como indica Ken Clarke, en condiciones normales Johnson ya estaría despedido. Pero no estamos en condiciones normales: la primera ministra no tiene autoridad y preside una administración zombie unida solo por el pánico ante la posibilidad de un gobierno laborista liderado por Jeremy Corbyn. Algunos especulan que a Johnson le gustaría que le despidiesen para convertirse en mártir, no en desertor, y poder afirmar que el Brexit fue mal por los errores de May y no por sus propios planes.

Seguir leyendo »