eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Owen Jones

Columnista en the Guardian. Autor de los libros Chavs, la demonización de la clase obrera y El Establishment.

Ahora, publica sus columnas traducidas por primera vez al español en la sección Internacional de eldiario.es.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 1817

El árbol mágico del dinero existe, pero solo para la monarquía y para sobornar a extremistas

Para los conservadores no existe un árbol mágico del que caiga el dinero, a menos que sea para sobornar a extremistas con el fin de permanecer en el poder, o para reformar palacios de monarcas multimillonarios. Estos días las  enfermeras salen a las calles para reclamar que se ponga fin a la congelación de salarios que ha perjudicado la calidad de vida de estas heroínas que ofrecen cuidados y salvan vidas. Antes de las elecciones, una de estas enfermeras se enfrentó a Theresa May —cuya falta de inteligencia emocional sólo se puede comparar con su falta de autoridad— en televisión nacional. La respuesta robótica de May fue que no existe un árbol mágico que dé dinero. Hubiera sido menos ofensivo si le hubiese hecho una peineta.

Pongamos algo en claro. El programa de recortes de los conservadores —austeridad, o como queráis llamarlo— es un timo, una mentira, un acto de sadismo ideológico que ha causado un daño inconmensurable e innecesario. A los conservadores les gusta pintar a los laboristas como derrochadores caóticos. Para esto se han apoyado en la propia falta de habilidad del partido para justificar su historial de gastos tras la crisis. Luego los conservadores perdieron la mayoría y, ¡abracadabra!, apareció el árbol mágico del dinero para hacerles regalos a los amigos sectarios, homófobos, antiabortistas y negacionistas del cambio climático del Partido Unionista Democrático (DUP). 

Seguir leyendo »

La extrema derecha británica está acorralada y es muy peligrosa

La extrema derecha británica está desesperada, cabreada, acorralada y es peligrosa, tal y como la atrocidad de Finsbury Park bien puso de manifiesto. En solo un año, el número de radicales de extrema derecha registrados por el gobierno ha aumentado en casi un tercio. Las redes sociales están llenas de fanáticos de extrema derecha dando gritos sobre traición y venganza. En su punto de mira se encuentra tanto el mundo musulmán como la izquierda, y necesitamos urgentemente una estrategia para lidiar con esto.

¿Qué está pasando? Hay todo tipo de razones para este aumento. Por una parte, el año pasado la campaña favorable al Brexit tomó la decisión de desplegar un discurso deshonesto y despiadado contra la inmigración. Esta campaña tuvo consecuencias. No se trata solo de que la retórica xenófoba y antiinmigrantes se haya utilizado con aparente legitimidad oficial. Las personas de extrema derecha han visto el Brexit como una revolución nacional –aunque no lo vieran así todos los que votaron por abandonar la UE–, como una oportunidad para librar una guerra cultural contra los valores sociales de la izquierda.

Seguir leyendo »

La izquierda de Corbyn es la que va a desterrar el 'thatcherismo' de Reino Unido

La auto-inmolación tory es todo un espectáculo. Semanas atrás, realmente creían que estaban a punto de extinguir a los laboristas como una fuerza electoral efectiva. Ahora tienen un líder sin ninguna autoridad; cada día serán más tóxicos por sus alianzas con los homófobos, antiabortistas, fundamentalistas y negadores del cambio climático del DUP; también se avecina una  guerra civil entre liberales que quieren permanecer en la UE, los que apuestan por un Brexit duro y los fanáticos del DUP; por un lado está la maraña de las negociaciones del Brexit y, por otro, el gobierno británico es el hazmereír de Europa. El tiempo corre en contra de los tories tanto con los salarios como con la economía. Cada día se traduce en miles de jóvenes cumpliendo 18 años en el país, esto es, miles de nuevos votos para los laboristas. Los laboristas ya cuentan con un importante liderazgo en las encuestas y, sin embargo, los tories no dejan de caer.

¿Qué pasa ahora con los laboristas mientras los tories dan tumbos entrando en pánico enredados en sus propios restos teñidos de arrogancia? En la prensa aparecen todos los días informaciones que señalan que los llamados "moderados" están reunificando el 'gobierno en la sombra' –las portavocías de las diferentes carteras– por los intereses de la unidad del partido. Este término, "moderado" (el cual de alguna manera sugiere que la izquierda es peligrosa y extremista), debe ser abandonado para siempre. Después de todo, si cerca de 13 millones de británicos votaron a los laboristas liderados por Jeremy Corbyn, parece poco factible decir que todas estas personas fueran extremistas. ¿Habría que traer de vuelta al ala derecha del partido dentro del gabinete en la sombra? Como regla general, seguramente no: y no por razones de venganza a una parte del equipo de Corbyn, sino por una cuestión de política eficaz.

Seguir leyendo »

Theresa May es quien tiene que explicar los recortes en el cuerpo de policía

Theresa May tomó una fría y calculada decisión de violar el acuerdo de suspender la campaña política después del espeluznante ataque terrorista que se produjo en el Puente de Londres. De pie en las escaleras de Downing Street y justo detrás del escudo de armas oficial del primer ministro, pudo limitarse simplemente a condenar la atrocidad, y a hacer un llamamiento por la resiliencia y la solidaridad. Y eso fue lo que hizo en la primera mitad de su discurso. Pero en la segunda parte de su intervención adelantó algunas propuestas políticas, dejando caer que "hay demasiada tolerancia" hacia el extremismo y diciendo tajante: "Ya está bien".

Curiosamente, la frase 'Ya está bien' se podía leer en las pancartas de las manifestaciones en las que los policías protestaban contra  unos recortes impuestos por la propia May, que ha sido ministra de Interior seis de los últimos siete años. En 2015 –cuando defendió una nueva ronda de recortes a la policía– May criticó ferozmente a la  Federación de la Policía por el alarmismo que generaron a causa de los recortes.

Seguir leyendo »

Theresa May debilita su autoridad aburriendo a Reino Unido con respuestas vacías

Un público representativo presente en el estudio se mofó en varias ocasiones de la primera ministra, la interrumpió continuamente con preguntas y la abucheó en la televisión nacional.  El programa de anoche con ambos líderes relata la historia de esta campaña: unas elecciones anticipadas  convocadas únicamente para aplastar cualquier oposición trascendente en Reino Unido y lanzadas como un concurso presidencial dependiente de la particular popularidad de Theresa May.

Aun así, las elecciones giran en torno al desvanecimiento de la autoridad de May, su compromiso obsesivo con los giros de 180 grados, la caída de su valoración en las encuestas, la reducción de las distancias en los sondeos y una impactante insurgencia laborista. Anoche May no parecía la candidata “fuerte”. Parecía débil, nerviosa y recurriendo a la estrategia de aburrir hasta la muerte al país con palabrería y respuestas vacías. May esperaba pasar estas elecciones escondiéndose del escrutinio del público y de los medios de comunicación lo máximo posible. Cualquiera que viese de buena fe el no-debate de anoche (May tiene demasiado miedo para debatir con su oponente) llegaría a la conclusión de que esta ha sido una decisión inteligente.

Seguir leyendo »

Lo que las limpiadoras de la London School of Economics pueden enseñarnos

Es una universidad que se enorgullece de ser un foro de debate sobre las injusticias sociales y las desigualdades. La  London School of Economics (LSE) fue fundada por socialistas de la Sociedad Fabiana a finales del siglo XIX. Creían que la educación era un elemento clave para curar a la sociedad de sus males sociales.

La semana pasada tenía que participar en un debate en esta institución sobre el sistema de Secondary Moderns [un tipo de escuela secundaria que solo existe en el Reino Unido] y lo que realmente significa la selección educativa. A petición de las trabajadoras de la limpieza, cancelé mi participación en el último momento. Y esta es la cruel realidad: los conferenciantes con buenos honorarios (entre los que me incluyo) participan en debates sobre las grandes injusticias del Reino Unido actual. Y luego son las trabajadoras los que limpian todo; todas inmigrantes o pertenecientes a alguna minoría, y víctimas de muchas de las injusticias que se acaban de debatir.

Seguir leyendo »

Manchester superará esta atrocidad

El odio que conduce a alguien a explotarse entre una multitud de niños y adolescentes en un concierto es imposible de persuadir, valorar y comprender. Asistir a un concierto en esas edades supone una excitación única: los que asisten cuentan los días, comparten su entusiasmo por SMS y Whatsapp en las horas anteriores, y cantan las canciones junto a sus padres y amigos. Alcanzas una comunión especial en un concierto, te sientes unido al instante con personas que no conoces gracias a ese amor compartido por la música que forma la banda sonora de tu vida.

Escuchar esa alegría, verla marcada en las caras de los niños, y luego asegurarte de que la última cosa que hagas es conseguir que sus padres no les oigan reír nunca más, ese odio pervertido no puede explicarse. 

Seguir leyendo »

El programa del Partido Laborista sirve de modelo para los maltrechos partidos de izquierdas de todo el mundo

Se busca: una visión convincente para un partido de centroizquierda. Tiene que estar dispuesto a invertir en la economía, modernizar los servicios básicos, hacer que las clases acomodadas paguen más impuestos. El wifi gratuito en los ferrocarriles sería un plus. ¡Que alguien responda a este anuncio! 

El programa laborista que se ha presentado este martes hace propuestas moderadas y de sentido común para abordar algunos de los grandes problemas que frenan a uno de los países más ricos del mundo. Asombrosamente, intenta buscar soluciones a la crisis de identidad y de visión que afecta a la socialdemocracia no solo del Reino Unido sino de Occidente en general.

Seguir leyendo »

Solo el laborismo puede impedir un triunfo arrollador de los conservadores

No se puede volver a confiar en nada de lo que diga Theresa May, nunca más. Es evidente que es una política tramposa que no puede cumplir con su palabra, porque para ella son más importantes sus propios intereses partidistas. Su posición quedó clara. Hace unas semanas, el portavoz de May dijo: “No va a haber elecciones anticipadas. Eso no va a suceder. No vamos a convocar elecciones generales". 

May dice que su giro de 180 grados sobre las elecciones anticipadas fue motivado por la amenaza de que el Parlamento pusiera obstáculos al Brexit. Eso es mentira. No hay ninguna obstrucción. Para disgusto de muchos que quieren fervorosamente quedarse en la UE, el laborismo votó el artículo 50 y subrayó que respetaría la voluntad del pueblo británico.

Seguir leyendo »

La izquierda francesa debe demostrar a Europa que la intolerancia no es la solución

Por todo Occidente, el viejo orden sigue desmoronándose con ataques desde todos los frentes. El descontento por el estancamiento de la calidad de vida, por la inseguridad creciente y por las cada vez peores prestaciones sociales está presente tanto en la izquierda radical como en la derecha xenófoba. Con las elecciones presidenciales a la vuelta de la esquina, Francia podría salirse del guión. Al menos eso es lo que esperan los asediados políticos del centro.

El apuesto y elegante candidato Emmanuel Macron es el nuevo príncipe reluciente. Representa la esperanza, la salvación. Algunos centristas se inclinan por los finales de los noventa, cuando los socialdemócratas de la “tercera vía” ganaban en Reino Unido, Francia y Alemania. Otros se emocionan hasta las lágrimas con la hegemonía Cameron-Osborne, algo así como unos partidarios del libre comercio que aceptan los derechos de los homosexuales. De cualquier manera, todos confían en que la victoria de Macron inyecte sangre nueva a las viejas políticas de centro en Occidente. Pero la escalada del candidato de la izquierda radical, Jean-Luc Mélenchon, ha puesto esas esperanzas en jaque y demuestra que el populismo de la izquierda sigue vigente.

Seguir leyendo »