eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

“Aprender a leer y escribir es una revancha a lo que me decía mi padre: que la escuela era solo para hombres”

Cientos de mujeres rurales aprenden en los talleres de alfabetización utilizando elementos de su propio entorno.

“Tengo 59 años, ya mis hijos son grandes, apenas tengo un hija en Secundaria. Los he sacado adelante con mucho esfuerzo. Ahora estoy aprendido a escribir y leer, lo hago por mí misma. Es una revancha a lo que me decía mi padre: que la escuela era solo para los hombres. Ahora estoy descubriendo cosas que no había visto nunca…”. En el día que se celebra el Día Internacional de la Alfabetización, el testimonio de esta mujer campesina boliviana sobre su experiencia nos llena de esperanza de que es posible un mundo más justo y digno que considere l a educación como un derecho humano para todas las personas sin distinción, en especial para aquellas con quienes el sistema tiene una deuda histórica por honrar: mujeres, adolescentes, afrodescendientes e indígenas.   

781 millones de adultos en el mundo no saben leer, escribir ni contar, según el informe Educación para Todos en el Mundo de Unesco. Se calcula que dos tercios de ellos son mujeres. Más de 250 millones de niños y niñas no son capaces de descifrar una sola frase, aunque la mitad de ellos hayan pasado cuatro años en la escuela. Todo ello nos conduce a preguntar qué están haciendo los gobiernos, las organizaciones internacionales o, finalmente, las personas, por cambiar esta realidad que pone en cuestión la realización no sólo del Derecho a la Educación, sino del conjunto de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales, que han sido ratificados por casi todos los estados.   

Cada año la conmemoración de la Día Internacional de la Alfabetización tiene un énfasis específico, el de este año está dedicado a la "Alfabetización para el desarrollo sostenible". Esto implica, desde nuestra perspectiva, intentar superar los enfoques pragmáticos y reconocer que la alfabetización es un derecho a lo largo de la toda la vida y se constituye en la base de todo aprendizaje.

Seguir leyendo »

"¿Mi objetivo para el nuevo curso? Que mis alumnos sean felices"

Niñas que participan en el programa educativo Ahora Toca (Celia Hernández/ Ayuda en Acción)

Así, casi sin darnos cuenta, ha llegado septiembre, el mes de la vuelta al cole. Miles de docentes vuelven para desempeñar una de las profesiones más importantes y desafiantes a las que una persona puede dedicarse: la de ser docente, educador/a, maestro/a, profesor/a, o todo eso a la vez.

Hace unos días conocí a Maura, profesora de la escuela primaria de San Miguel de Mbatovi, en Tava’i, al sudeste de Paraguay. En su aula, Maura hacía de mujer orquesta. Mientras revisaba la multiplicación que Diego hacía en la pizarra, en una sartén freía rosquillas que luego sus alumnos/as venderían. Con el dinero que sacaran, podrían hacer fotocopias que les servirían de material de apoyo en las clases. Unos días más tarde, Maura estaba contenta porque habían conseguido más dinero del previsto y podrían comprar una pelota para jugar en el recreo. Sus alumnos, además de aprender a multiplicar y muchas otras cosas, cada día pasan parte de su tiempo sacando agua del pozo y caminando los kilómetros que alejan su casa de la escuela.

También conocí a Perla, que tiene 15 años y cuatro hermanos, uno de apenas un mes. Me contaba que su abuela tiene 20 hijos, algo habitual en un contexto en el que se considera que la mujer solo vale si tiene muchos hijos y un hombre al lado; en el que no todas las mujeres saben que tienen derecho a decidir cuántos hijos tener; y en el que si un hombre sabe realmente cuántos hijos tiene o si se ocupa de ellos no siempre importa.

Seguir leyendo »

Las vacaciones no son para el verano

Excursión a la playa durante un campamento urbano de Palma de Mallorca (Celia Hernández/Ayuda en Acción)

El verano es un momento que todos identificamos como una etapa de descanso, ocio y vacaciones, principalmente para los niños y niñas. No hay escuela, ni madrugones, ni deberes. Sin embargo, la realidad actual trae otro tipo de perspectivas para muchas familias que no pueden proporcionar este tipo de experiencias para sus hijos e hijas. Según datos de la Encuesta de Condiciones de Vida (ECV), en España el 26,7% de los menores de 16 años tiene dificultad para acceder a una alimentación saludable, a la educación o a la salud, el 17% de los hogares españoles manifiesta llegar a fin de mes con mucha dificultad y casi el 50% de los hogares no se puede permitir ir de vacaciones fuera de casa ni una semana al año.

Se han llevado a cabo recortes muy importantes en medidas sociales que están afectando a muchas familias. En un contexto de prolongada dificultad económica, las redes de apoyo familiares también se acaban agotando. Pasar las vacaciones en el pueblo o con los abuelos no siempre es posible y son muchas las familias que pasan el verano en su residencia habitual, con mayores dificultades que en invierno. Buscar trabajo se convierte en una tarea imposible   cuando tus hijos están a tu cargo las 24 horas y no puedes moverte, no solo por falta de recursos económicos sino por la imposibilidad de trasladar a una familia entera.

Muchos niños y niñas no conocen la playa a pesar de vivir en un lugar cerca de la costa o no han podido pasear por la montaña, las dificultades económicas traen consigo una reducción de la oferta de ocio para las familias. La igualdad de oportunidades no solo se basa en la alimentación, el estado emocional del alumnado es un componente importantísimo en su desarrollo, poder acceder a estos recursos hace que su educación sea completa y adecuada.

Seguir leyendo »

“La violencia no es más que una lucha de egos"

Taller de Hip Hop del programa Carpa Lúdica

“Yo creo que la violencia no es más que una lucha de egos. Nosotros mismos, en nuestro interior, tenemos una constante lucha con nuestro ego”; y la violencia resulta de la irresolución de ese conflicto: “esa lucha no la hemos solucionado interiormente y la exteriorizamos con los demás”. Resulta chocante oír esta idea salir de la boca de una de las jóvenes integrantes del grupo WhyViolence?, pero ese es precisamente el fin de este colectivo: llevar a sus miembros a reflexionar sobre las causas de la violencia, y ayudarles a transmitir sus pensamientos a través del teatro, la música o el cine, trasladando así su reflexión a un público más amplio. En el grupo de teatro de WhyViolence? surgen esta y otras ideas sobre el origen de la violencia o de lo que ellos llaman microviolencias -detalles cotidianos y aparentemente inocuos en los que no reparamos pero que encierran en sí mismos un acto violento: una palabra, una mirada, una actitud…- En sus reflexiones, todos estos jóvenes hablan del ego en sus diferentes manifestaciones: el miedo, un sentimiento de inferioridad o un comportamiento egoísta; y proponen representar la violencia a través del humor: opinan que la caricatura, la ridiculización, llevará a los espectadores a avergonzarse y repensar algunos aspectos de su propia conducta.

La iniciativa de WhyViolence? es sólo una de las muchas publicadas en Bcn-SanSalvador, una web basada en el intercambio de experiencias de jóvenes de Barcelona y San Salvador que han desarrollado proyectos artísticos y culturales, a menudo desde la autogestión y la horizontalidad. Además del teatro, la música y el cine; el baile y el arte urbano son protagonistas de la web. También tienen un hueco expresiones artísticas tradicionales como los castellers (castillos humanos) o el ball de bastons (baile de bastones) catalanes.

Si tuviésemos que desengranar la propuesta de Bcn-SanSalvador hasta dar con su núcleo, encontraríamos un espíritu joven. La juventud es la verdadera promotora de cada una de las iniciativas publicadas en la plataforma: la ilusión y la esperanza de crear un mundo mejor, desde la fuerte convicción de que el arte y la cultura son los únicos caminos posibles hacia ese cambio. Junto al Museo de la Palabra y la Imagen (MUPI) de San Salvador, el Gobierno de El Salvador y el Ayuntamiento de Barcelona desarrollamos en 2012 el proyecto Carpa Lúdica: un espacio cultural y creativo en San Salvador desde el que alejar a los jóvenes de la violencia y ofrecerles una alternativa al modo de vida que les rodea a diario. A través de talleres grupales, los chicos y chicas salvadoreños adquieren y desarrollan habilidades y valores: en su vídeo hablan de sociabilizar, convivir, compartir, expresarse, y, sobre todo, aprender jugando.

Seguir leyendo »

Rogelia: la vida de una niña en una comunidad lejos de todo

Rogelia vive en la comunidad boliviana de Santa Rosalía (Salva Campillo/AEA)

Desde lo alto de los cerros que rodean la comunidad de Santa Rosalía, se divisa la casa de Rogelia, la única a varios centenares de metros a la redonda. La construcción más cercana, es la escuela y está situada a casi medio kilómetro. En ese centro escolar concluye el único camino que conecta la ciudad de Sucre con esta pequeña aldea. Está sin asfaltar y es transitable  solo si no llueve porque, cuando aparece el agua, aquello es un lodazal. El resto de viviendas de esta comunidad, que se esconden tras las montañas allá donde no llega la vista, solo son alcanzables con un motor: el de las piernas. Aquí habitan cincuenta familias.

Rogelia vive con su padre y su hermana mayor desde que nació en ese mismo hogar hace ocho años. “La madre la tuvo aquí donde estamos pisando”, recuerda Pedro Velázquez. En los últimos años, se ha avanzado mucho en los controles de salud y atención médica en los partos de mujeres rurales embarazadas. Sin embargo, en lugares como este, a dos horas caminando del centro de salud más cercano, es muy habitual que continúen dando a luz ayudadas por parteras tradicionales. La atención general es realizada por un un médico que recorre las comunidades de la zona cada doce días. El principal problema son las emergencias. “ Las ambulancias tardan cuatro o cinco horas en llegar y de noche no vienen”, asegura el padre de Rogelia. Hace unos años, su esposa murió como consecuencia de un ictus cerebral. “Estábamos hablando y se quedó callada. No hablaba. Fui a Yamparáez (el municipio más cercano) a pie, corriendo, y traje la ambulancia”. Cuando finalmente la atendieron en el hospital, había poco que hacer. “Ni siquiera me dejaron verla. Es una pena. Así perdemos nuestras vidas aquí”.

Pedro nos habla sentado en su cama: una estructura de hierro cubierta por media docena de jarapas, sin colchón. Sobre su cabeza, un palo enganchado en la pared hace las veces de armario. En él, jerséis, pantalones y prendas de abrigo más voluminosas, mantienen el equilibrio para no caer al suelo, donde se amontonan sacos repletos de maíz. El lugar, además de ser un cuarto, es el almacén de la casa. “Este es el maíz de la última cosecha. Tengo que guardar por si este año no hay lluvia”. En la comunidad de Santa Rosalía, la mayor parte de las familias vive del cultivo de papa, maíz, trigo y haba, alimentos que constituyen la base de su dieta, en la que la carne es muy ocasional. Todo  lo que produce es para el consumo propio. Vender, con los precios tan bajos que pagan los intermediarios, ni siquiera compensa.

Seguir leyendo »

El trabajo de buscar empleo

Pilar Ramos es trabajadora social y ha sido la encargada de impartir el taller, dentro del programa contra la pobreza infantil que estamos llevando a cabo en España. En este post, nos cuenta la experiencia.

Padres y madres acuden al taller de empleabilidad (Romina Peñate/ AEA)

Padres y madres acuden al taller de empleabilidad (Romina Peñate/ AEA)

Los motivos que nos empujaron a estar en centros educativos de España con acciones diferentes a las que veníamos haciendo, que repercutieran en la mejora de los niños y las niñas, son ya conocidos. Los últimos años de crisis están provocando situaciones de dificultad que hicieron que Ayuda en Acción sintiese que también debíamos actuar en los centros educativos españoles, no sólo para sensibilizar sobre otras realidades del mundo, sino para actuar sobre la realidad que se nos ha echado encima.

Seguir leyendo »

“¿Cómo puede ser ilegal darle tu comida a una persona que tiene hambre?”

La Bestia se ha ganado su sobrenombre a fuerza de historias; algunas pudieron ser contadas, otras no. La Bestia mutila y mata con sus fauces férreas: es tan sólo uno de los muchos trenes de carga que se deslizan por las vías mexicanas, con la peculiaridad de que entre sus mercancías transporta a miles de migrantes cada día. Algunos se encaraman en lo alto de sus vagones gratuitamente, otros (cada vez más) tratan de asegurarse el éxito de su viaje al norte contratando los servicios de intermediarios llamados coyotes o polleros; pero todos se arriesgan a pagar un precio mucho más alto. Un pie, las dos piernas, o hasta la vida.

Estas historias empezaron a conocerse en la localidad de La Patrona, en el estado mexicano de Veracruz, en 1995. Un día de ese año, las hermanas Clementina y Bernarda Romero, regresaban a casa con la compra. El tren pasó y aquellas personas que se aferraban a su estructura de hierro les pidieron auxilio. “Tenemos hambre”, gritaron los primeros. “Madre, ayúdanos”, gritaron los del siguiente vagón. Incrédulas, las dos mujeres les lanzaron la leche y los alimentos que acababan de comprar. Al regresar a su casa, explicaron lo ocurrido a su madre y a sus hermanas. Sólo dos cosas estaban claras. La primera, un detalle especialmente importante que cambiaría su concepción de la realidad y del mundo: aquellos hombres no eran mexicanos. Hasta entonces, pensaban que el tren era utilizado por algunos connacionales aventureros como medio de transporte para recorrer el país. Por sus acentos, extraños, supieron que no era así. La segunda cuestión de la que no cabía duda era que aquellos hombres tenían hambre. Y que ellas podían ayudarles.

Casi 20 años después, Norma Romero, hermana de Clementina y Bernarda, ha sido galardonada con el Premio Nacional de Derechos Humanos de México en 2013. Este mes, ella y su sobrina Leo han viajado hasta Madrid para contar su experiencia. Las mujeres de esta familia empezaron a organizarse aquella tarde de 1995: a diario, se colocaban a lo largo de la vía del tren y repartían comida y agua entre los migrantes, alcanzándosela como podían mientras éste pasaba. En un principio, eran sólo cinco, las hermanas Romero y su madre. Aunque llegaron a ser veinticinco, sólo catorce se han mantenido hasta hoy. El estigma y la presión social, ejercida por la comunidad sobre sus maridos y por sus maridos sobre ellas, provocó el abandono de algunas. Otras lo dejaron por el miedo a ser detenidas, ya que hasta 2008 ofrecer socorro a los migrantes podía ser juzgado como delito. Pero ninguno de estos motivos detuvo al resto, que se preguntaban cómo la solidaridad podía estar mal vista, y hasta penada, en su país. “¿Cómo puede ser ilegal darle tu comida a una persona que tiene hambre? ¿Es mejor tirarla? ¿Darla a los cochinos?”, reflexiona Norma. El grupo siguió ayudando a los migrantes: primero con comida y agua, y poco a poco también con asistencia sanitaria, alojamiento, asesoramiento e información, etc. Paralelamente, empezaron a dibujar una imagen de los migrantes alternativa a la oficial y hegemónica, que les vincula inevitablemente con la delincuencia y la criminalidad.

Seguir leyendo »

Chagas, el mal de la desigualdad

Casa de Exilda Fernández. Guaraní. 38 años y seis hijos. Foto: Salva Campillo / AeA

Más de mil millones de personas se infectan y desarrollan enfermedades transmitidas por un vector cada año, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Las enfermedades transmitidas por vectores fue el tema central en conmemoración del Día Mundial de la Salud 2014 celebrado cada 7 de abril.

Las enfermedades transmitidas por vectores son aquellas enfermedades infecciosas propagadas por algunos organismos, como por ejemplo mosquitos, moscas, pulgas, chinches, garrapatas, caracoles de agua o pequeños reptiles, que transportan virus, parásitos y bacterias a humanos. Estas enfermedades representan una alta carga de morbilidad y mortalidad para las personas, sus familias y las comunidades, especialmente en los países más pobres, siendo las de mayor impacto la malaria, el dengue, la enfermedad de Chagas y la leishmaniasis.

En Bolivia, existen alrededor de 3 millones de personas que viven con el Chagas, especialmente en la zona de los Valles y el Chaco. Particularmente en Chuquisaca, el segundo departamento con la mayor tasa de pobreza extrema después de Potosí, se estima que el 33 % de la población vive con la enfermedad. Entre las zonas endémicas del departamento se encuentran los municipios de Villa de Huacaya y Villa Vaca Guzmán donde, en los últimos seis años, la incidencia de la enfermedad fue del 80% en personas mayores de 21 años. Ocho de cada diez personas adultas son portadores de esta enfermedad, según confirma el Sistema de Información en Salud boliviano.

Seguir leyendo »

Objetivos del Milenio: ¿inspirar, unir y transformar?

El pasado lunes 7 de julio el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, presentaba en Nueva York el Informe 2014 de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). En su intervención señaló que los ODM habían servido de gran ayuda para inspirar, unir y transformar. Con independencia de que se esté o no de acuerdo con la afirmación, algo de lo que nos ocuparemos después, resulta interesante descomponer los ODM en tres dimensiones diferenciadas: 1) un eslogan comunicativo y movilizador (inspirar); 2) una agenda compartida entre actores (unir); y 3) una herramienta de cambio social (transformar). Esta diferenciación, que además implica una graduación en el alcance de los ODM, nos permite analizar por separado cada aspecto y comprobar la verdadera profundidad del cambio propuesto y alcanzado.

Resulta indudable el potencial comunicativo que tienen los ODM. Acabar con el hambre, conseguir el acceso universal a la educación primaria, luchar por los derechos de las mujeres o combatir enfermedades como el SIDA o la malaria son retos impostergables que llaman a la movilización de los gobiernos, las organizaciones de la sociedad civil y la ciudadanía en general. En ese aspecto, podemos calificar a los ODM como un éxito, porque han contribuido a que la sociedad tome conciencia de la situación de injusticia social en la que vive la mayoría de la población mundial y vea esta situación como un problema global, no solo de los países en desarrollo. En este proceso ha sido decisivo el papel de las ONGD’s que, como viene haciendo en los últimos años Ayuda en Acción, junto con otras organizaciones, en las temáticas de género, educación y derecho a la alimentación, han trasladado a la ciudadanía el contenido de los ODM y han exigido a la clase política  su cumplimiento.

La movilización de los gobiernos, los organismos multilaterales y las organizaciones de la sociedad civil ha conseguido otro logro importante: la construcción de una agenda compartida que sirve de guía al sistema internacional de ayuda al desarrollo. Los ODM son, al menos en la teoría, lo que da respuesta a la pregunta de qué tiene que hacer la cooperación al desarrollo. No hay discurso de cualquier persona con relevancia política o social a nivel internacional que no apele a la consecución de los ODM. Pero el problema viene cuando se pasa de la teoría a la práctica, del discurso a la acción.

Seguir leyendo »

Tenemos los mismos derechos, queremos las mismas oportunidades

CEIP Pintor Joan Miró

Comienza la jornada. Cinco autobuses esperan en la puerta del CEIP Pintor Joan Miró en Palma de Mallorca: nos vamos de excursión. Pero ésta no es una salida cualquiera, hoy nos vamos todos. Padres y madres, familiares, amigos y amigas, profesorado, alumnado, voluntariado… y hasta Ayuda en Acción. Se cierra el cole y aquí nadie se queda, porque la idea es vivir un día de intercambio, de esparcimiento  de recreo… en el que no sólo podamos aprender, sino también disfrutar de un lugar emblemático de la isla y contribuir a crear comunidad educativa y sentido de pertenencia más allá de las fronteras de la escuela, uno de los principales objetivos que persigue el programa que llevamos desarrollando en España desde 2013 a través de 21 centros escolares.

Un abanico de colores comienza a subir por las escaleras del convoy automovilístico que hemos logrado congregar. Los más pequeños de amarillo, luego los de verde, azul, rojo; también, los carritos de bebés, las mochilas, neveras, cajas con el picnic, la guitarra, los cajones… Muchas de las familias que componen el centro no han salido de Palma en ninguna ocasión, y aquellas que vienen de otros países apenas logran salir del barrio si no es por trabajo o migración. Este paseo supone para muchos y muchas de ellas una oportunidad no sólo para compartir un día de entretenimiento con sus hijos e hijas, sino con toda la comunidad, y así es como se concibe desde la filosofía del centro.

El colegio público Pintor Joan Miró funciona como una comunidad de aprendizaje donde el proyecto del centro dirige sus actuaciones hacia la transformación social y educativa. Las acciones que dan cuerpo a un proyecto como éste trabajan principalmente dos factores clave para el aprendizaje en la sociedad actual: las interacciones y la participación de la sociedad. Las comunidades de aprendizaje implican en su proyecto a todos los agentes sociales que de una manera u otra pueden estar vinculados en el aprendizaje, incluyendo entre ellos al profesorado, a las familias, vecinos y vecinas del barrio, miembros de asociaciones y organizaciones vecinales, personas voluntarias, etc.

Seguir leyendo »