eldiario.es

Menú

Ensamble o progresión simultánea

Cada vez son más las personas que emplean esta técnica para progresar en sus ascensiones, ya sean en roca, nieve o hielo. Pero hemos visto como ha aumentado el número de accidentes, bien por no poner seguros intermedios, exceso de confianza o una técnica mal empleada

La realidad es que esta técnica es peligrosa y requiere de gran experiencia, pero con un poco de sentido común, y si no hacemos itinerarios que estén muy por encima de nuestras posibilidades y atendemos a las necesidades de esta forma de progresión, podremos emplear menos tiempo en nuestras actividades

- PUBLICIDAD -
ensamble o progresión simultánea, tecnica, campobase

La técnica de progresión en ensamble, o progresión simultánea, es una técnica muy extendida dentro del alpinismo independientemente del terreno donde nos movamos. Con este tipo de progresión podemos ganar mucho tiempo, necesario para terminar muchas de las actividades que hoy en día se proponen. Otros factores que también afectan la escalada y se verían favorecidos por esta técnica son la aproximación de mal tiempo, el frío en una reunión, la caída de la noche o simplemente la ambición de realizar una actividad en menos tiempo, es decir, ser más rápido. En ocasiones, incluso te puedes ver obligado a emplear esta técnica al no llegar las cuerdas hasta una reunión o por no poder montarla.

La progresión de los miembros de una cordada está sujeta a la rapidez de reacción del compañero para detenernos con su cuerpo y piolet o tirarse al lado contrario de la caída en una cresta. En realidad, este sistema está creado para ir por terreno muy fácil ya que la probabilidad de detener una caída es muy relativa y requiere de espacio, tiempo de reacción y un compañero muy experimentado. Si decides emplear esta técnica en un terreno más difícil, o donde la posibilidad de detener una caída sea prácticamente nula, te propongo seguir una serie de pautas.

Primero, jamás realices una actividad en ensamble por encima de tus posibilidades, y si ya sabes que te puedes caer, no arriesgues. Si por el contrario es demasiado tarde para echarse atrás y ves que la actividad es demasiado difícil, lo primero que tenéis que hacer es montar una reunión quien más fácil lo tenga, ya sea el primero para esperar al segundo y seguir, o el segundo para asegurar al primero.

La comunicación es muy importante dentro de la cordada, por lo que recomendaría llevar unos comunicadores o si no tendremos que ir encordados en corto para poder escucharnos. Para encordarnos en corto dejaremos 30 metros de separación como máximo uno del otro, y cada cual se liará su parte restante alrededor del pecho. Iremos encordados con el nudo de ocho, una cuerda al arnés, y la otra con un mosquetón de seguridad al anillo ventral.

En este tipo de progresión lo ideal es, que el primero de cordada sea el más experimentado, ya que sabrá evaluar mejor la progresión, protegerá mejor la cordada y, en caso de necesidad, tomará las decisiones oportunas.

Cualquier progresión simultánea requiere obligatoriamente que se pongan seguros intermedios en la cordada, bien sean naturales o artificiales, si no es otra cosa. Lo que no se puede ver es cordadas progresando sin poner un solo seguro en terrenos donde es imposible detener una caída, que en el caso de que ésta tuviera lugar, no solo tirará a su compañero si no que puede tirar a una cordada que esté por debajo de ellos, sin tener culpa la inexperiencia o exceso de confianza de otros. Si no quieres poner seguros intermedios no te encuerdes, y si te caes, solo tú pagarás tus imprudencias. Otra cosa es que tengamos que ir por un glaciar donde empleas otras técnicas, una ascensión sin dificultad o puedas protegerte con los medios naturales en zonas concretas, algo que no está al alcance de todos. Y aun así, nadie te dice que no te puedas caer y que nada pare la caída.

La colocación de los seguros que pongamos irá en función del terreno, nieve, hielo, roca…, teniendo en cuenta que tendremos que llevar más de lo habitual, tanto como haga falta para el recorrido que vayamos a realizar. Lo habitual es llevar el suficiente material para proteger tres largos y montar una reunión donde esperar a nuestro compañero, y que el continué con el material. Si el segundo de cordada no está preparado podemos intercambiarlo.

Además de éste, tendremos que llevar dos bloqueadores (tibloc) y mosquetones de seguridad (tipo HMS). Gracias a éstos podremos progresar de manera que si el segundo de cordada se cae, la cuerda se quedaría bloqueada y no arrastraría al primero de cordada. De esta manera conseguimos que no sufra una gran caída el primero y, a su vez, meterle una carga mayor al último seguro que colocó. Con este sistema también conseguimos que si el segundo de cordada necesita que le tensen urgentemente, por que está en una zona más delicada, el primero de cordada con solo recoger cuerda podrá asegurar mejor a su compañero.

La colocación del sistema de bloqueo es sencilla, pero si no ponemos atención podemos cometer errores fundamentales, ya que a simple vista parece que funciona correctamente. Para colocar el tibloc tendremos que ponerle con la parte más ancha hacia nuestro compañero, introducir la cuerda y luego el mosquetón, de manera que la cuerda queda por dentro del tibloc y el mosquetón, y no por fuera como se ve muchas veces. En caso de caída del primero, antes de poner otro seguro, será parada por el mosquetón y no por el tibloc, deslizará mejor la cuerda y si cae el segundo se bloqueará quedando en el sitio (ver fotos 1 y 2).

Tibloc bien colocado

Tibloc bien colocado

 

Tibloc mal colocado

Tibloc mal colocado

 

Este sistema lo iremos poniendo en los lugares donde pensábamos montar una reunión, teniendo en cuenta que siempre tiene que haber uno entre la cordada. Lo podemos emplear con cuerdas simples o dobles, alternando cada cuerda en cada punto de bloqueo (supuesta reunión). No es muy recomendable emplearlo con cuerdas gemelas ya que tendríamos que utilizar dos tibloc en vez de uno.

Una vez que hemos colocado el tibloc tendremos que anclar el mosquetón a un seguro que trabaje en todas las direcciones, tanto por si se cae el primero, como si se cae el segundo, o por la necesidad de tener que recoger cuerda sin que se salga o descoloque el seguro que tengamos puesto (ver fotos 3 y 4).

Fotos 3 y 4

Fotos 3 y 4

 

Este tipo de seguros puede incluir puentes de roca, lazado de bloques, dos seguros colocados en oposición de trabajo (detiene la caída y los tirones hacia arriba), un tornillo de hielo, etc (ver fotos 5 y 6).

La elección de este sistema de bloqueo tibloc se debe a su gran ligereza como aparato (ya que tendremos que llevar varios) y, como ya sabemos, en alpinismo prima siempre la ligereza, aunque sin restar seguridad. Además, este tipo de construcción hace que el mosquetón trabaje con toda su resistencia, y que en caso de caída del primero será éste quien la pare. Gracias a los dientes que encontramos en su interior, la cuerda bloqueará en caso de caída, aunque esté helada, hecho muy importante. Además, incluso nos permitirá asegurar al segundo de cordada en caso de emergencia sin tener que desmontar nada.

Fotos 5 y 6

Fotos 5 y 6

 

Cosas a tener en cuenta

  • La cordada en ensamble con seguros intermedios es mejor que se componga de dos personas. No tiene razón de ser ir tres porque le quita todo el sentido a esta maniobra y además aumenta el peligro en caso de caída. Esto, por no hablar de lo difícil que es que los dos segundos tengan la cuerda tensa a la vez durante la progresión.
  • Es importante la sincronización entre los escaladores para no tener demasiada comba, algo en lo que tendrá que tener especial cuidado el segundo de cordada.
  • Siempre tendrá que haber al menos dos o tres seguros, como mínimo, entre la cordada.
  • La comunicación y atención entre los miembros de la cordada es fundamental. A veces ocurre que el segundo se relaja al llevar la cuerda por arriba, deja comba o arriesga demasiado en su progresión, algo que no nos podemos permitir con esta técnica.
  • Cuando utilicemos cuerda simple pondremos el tibloc en ésta, de manera que siempre haya uno colocado.
  • Si utilizamos cuerdas dobles, lo ideal es ir alternado en la colocación del tibloc cada vez, teniendo en cuenta que siempre tiene que haber un punto de bloqueo (tibloc).
  • En caso de que el recorrido sea más difícil de lo que esperamos, montaremos reuniones en nuestra progresión para evitar cualquier accidente y al menos le habremos ganado algo de tiempo al recorrido.

­Con esta técnica, y vuestro conocimiento como alpinistas, podréis reducir el tiempo en rutas e itinerarios de la manera más segura posible.

ADVERTENCIA

La progresión en ensamble o progresión simultánea, es una técnica peligrosa, que requiere de gran experiencia y conocimiento. No es recomendable utilizarla si no se está preparado. El mal uso de la misma, como el exceso de confianza, puede provocar un accidente mortal.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha