Opinión y blogs

eldiario.es

La paz con ISIS es un mal negocio para el pastel multimillonario de la guerra

Varios periodistas se manifiestan en contra del terrorismo y por las víctimas del ataque suicida contra un hospital de la ciudad de Quetta, en el oeste de Pakistán.

A finales de los 90 tuve la ocasión de trabajar en Indonesia, el país con mayor población musulmana del mundo: actualmente 208 millones, más que India o Pakistan. Ahí conocí a Noorhuda Ismail, que en el 1998 era un joven estudiante de comunicación que trataba de tirar adelante en Jakarta, la capital del país. Indonesia, era uno de los países donde el sincretismo cultural y convivencia religiosa hacia que el Islam tuviera un carácter particularmente pluralista, tolerante y respetuoso. Aun así, la excesiva concentración de poder económico en pocas manos de minorías chinas cristianas creaba tensiones y bolsas de pobreza que ha podido generar odio y nutrir extremismos en ese país. La crisis monetaria de finales de los 90 hizo pasar a indonesia de 11 a 80 millones de pobres creando un descontento que culminó con una tragedia de masacres en varias ciudades que acabaron tumbando al mismo dictador Suharto.

En medio de esa convulsión ciudadana emergió Noorhuda Ismail o Huda, como lo llamábamos. Huda era un joven activista insertado en las comunidades políticosociales y religiosas de Jogjakarta, uno de los centros intelectuales y culturales del país. Ahí fue miembro durante un periodo de Muhammadiah, una asociación socioreligiosa islámica, la cual junto con Nadhatul Ulama (NU) representaba las comunidades cívicas independientes de intelectuales y reformistas del islam sunni indonesio que son actualmente las más grandes del mundo. Su influencia es muy importante y suman una membrecía conjunta de alrededor de 80 millones de asociados. NU nació en el 1926 para dar aporte intelectual cívico y democrático a un islam moderno y avanzado como respuesta al wahabismo. De hecho, Gus Dur o Abderraman Wahid, fue lider de NU y posteriormente presidente de Indonesia. Un líder que había escrito un libro sobre el rol de la mujer en Indonesia desde una perspectiva renovadora y progresista. Y que en el 2005 había creado un ministerio para el empoderamiento de la mujer.

Recuerdo que Huda explicaba como nuestras conversaciones sobre política, cristianismo o sociedad las comentaba también en su propia mezquita, donde él era un miembro de referencia porque además hablaba árabe. Ahí, descubrí como el Islam, lejos de negar el cristianismo lo tenía incorporado en su tradición igual que al judaísmo.

Seguir leyendo »

La repercusión del informe Chilcot: las mentiras sobre Irak se desvanecen

Tony Blair, José María Aznar, George Bush y el cuarto de las Azores: José Manuel Durao Barroso

Si existe un recuerdo memorable en nuestras cabezas para describir la invasión de Irak de 2003, es sin duda alguna la condena moral que tuvo, tiene y seguirá teniendo esta guerra, debido su ridícula justificación basada en el supuesto armamento nuclear que el régimen de Sadam Hussein poseía.

Pero lo anterior no es nada nuevo, prácticamente lo sabemos desde el comienzo de la invasión, y por ello no sorprende que el reciente “informe Chilcot” haya concluido que la información sobre las armas de destrucción masiva se presentó “con una certeza no justificada”[1]. Esta es una de la tantas conclusiones que recoge el informe Chilcot, una investigación independiente que recoge siete años de investigación, principalmente sobre la participación de Reino Unido en la guerra de Irak, y por ende la actuación o responsabilidad política del entonces primer ministro laborista, Tony Blair en los meses previos al conflicto.

Las conclusiones del informe Chilcot determinan de forma general que “la acción militar en ese momento no era el último recurso”. Analicemos algunas de sus conclusiones: Primero,  la invasión de Iraq liderada por George W Bush estuvo basada por el continuo argumento sobre la amenaza que suponía Sadam Hussein. El informe considera que el líder laborista “exageró de forma deliberada la amenaza que suponía el régimen iraquí cuando aspiraba a defender la acción militar ante el Parlamento y la sociedad en el proceso previo a la invasión, durante 2002 y 2003”. Esto sumado a la convicciones personales de Blair, el cual fue, llamémoslo de forma educada, “persuadido o manipulado por Bush”, hizo que su “ceguera política” no considerara otros recursos no militares, a pesar de que el Comité Conjunto de Inteligencia de Reino Unido “creía que Irak tardaría cinco años en producir material fisible para un arma nuclear”[2].

Seguir leyendo »

El Creciente Fértil y los refugiados

Varios refugiados esperan a ser trasladados a un centro oficial en Grecia. Imagen de archivo. | FOTO: EFE

En 2008, la revista científica Hydrological Research Letters publicó un artículo muy significativo y poco conocido de Akio Kitoh y dos coautores más. Los autores utilizaron un modelo climático global de muy alta resolución (20 Km. entre muestras) para demostrar que el Creciente Fértil desaparecería a lo largo del siglo XXI como consecuencia de la desertificación.

Estamos hablando de una región histórica de Oriente Próximo que aglutinaba parte de los territorios del Antiguo Egipto, el Levante y Mesopotamia. Eran tierras muy fértiles, bañadas por el Jordán, Tigris y Éufrates. La palabra creciente viene de su forma, que recuerda la luna creciente. Hace nueve mil años, mimada por el clima y la lluvia durante el neolítico, esta región se convirtió en la cuna de la agricultura. Actualmente, el Creciente Fértil incluye parte de Irak, Kuwait, Siria, Líbano, Jordania, Israel y Palestina, además de la franja sureste de Turquía y la franja occidental de Irán.

El primer aviso de los científicos llegó el año 2008, tres años antes de la primavera Árabe y del inicio del conflicto y guerra en Siria. Las predicciones de los actuales modelos son ahora dramáticas, como explica también este otro artículo, publicado hace un año en la revista PNAS de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos. Hay una tendencia inexorable, en Siria y en los países de su entorno, a la sequía y el calentamiento. La sequía comenzó a hacerse evidente hace unos 17 años y ahora ya es imparable, con previsiones muy pesimistas. La gente que hace sólo 15 años hacía pozos de 20 metros para encontrar agua, ahora debe perforar hasta 500 metros para encontrarla. Desafortunadamente, la zona será un desierto, y lo verán nuestros nietos. El Creciente Fértil solo habrá durado nueve mil años.

Seguir leyendo »

El hombre reptilizado del siglo XXI: el mejor autómata de todos los tiempos

Imagen de un cocodrilo australiano.

En la actual cultura de la inmediatez y comodidad creemos fantasiosamente en la certeza y benevolencia de nuestras reacciones impulsivas no reflexionadas. Estamos en una suerte de era del opinionismo percepcional donde frases como me parece que, me gusta, me apetece o me encanta, son la base para decisiones centrales de nuestra vida y sociedad. Apoyando a esa superficialidad optimista se une el factor velocidad. En esta actual cultura trabajocentrista buscamos además con locura correr más, pensar más rápido, jactándonos de ese fastthinking creemos ser más eficientes. Hoy en día hay que saber correr como locos, comprar los últimos modelos de rabiosa actualidad para esquivar el diablo de la obsolescencia evitando la medieval y tercermundista lentitud. Pero los dilemas aumentan: si me retraso soy un vago ineficiente y, como tal, un parásito de la sociedad pero si corro y tengo ansiedad, tengo un problema que no puedo soportar y tampoco soy feliz. En ambos casos tengo un dilema irresoluble y si alzo la mirada parece que soy yo el único responsable mientras que la sociedad o el mismo entorno se lava las manos obviando la presión calvinista que nos ejerce. Bienvenidos a una verdadera tiranía del estar actualizado que cae como una losa ante ciudadanos ciegos en una fascinación digital. Una nueva era donde buscamos insaciablemente conexión pero ya no sabemos conectar con el vecino y que buscamos subidones emocionales porque en el fondo estamos en desidia existencial o en un consumismo ciego, casi zombie that gets no satisfaction! (que no encuentra satisfacción) y necesitamos estimulos más y más duros para obtener el mismo placer. El mayor éxito corporativo de la actual industria digital radica en que nos ha convertido a los consumidores, en radicales agentes de ventas de los productos digitales que compramos. Llegamos a ser hasta agresivos incluso insultantes para con nuestros amigos más cercanos y família cuando no estan al día con las últimas versiones que fanfarronamente mostramos. Ahí los viejos o alternativos no son sino obsoletos esperpentos de un pasado prehumano.

Seguir leyendo »

Sembrar armas, cosechar fronteras: un negocio europeo

Grupos de refugiados pasan un control policial a su llegada a un campamento temporal en la frontera entre Serbia y Macedonia.

Eisenhower advirtió de los peligros del complejo militar-industrial, cuyo poder podría “amenazar nuestras libertades y procesos democráticos”. A día de hoy nos encontramos ante la Europa de la lucha contra la inmigración clandestina cuyos estandartes de ‘Refugees welcome’ cuelgan en numerosos espacios públicos europeos. Sin embargo, hay otra Europa que cierra la puerta a los refugiados y la abre hacia un futuro más lucrativo, privatizado y militarizado, enmarcada por Frontex y las desmesuradas inversiones en securización, el tratado con Turquía y las licencias de exportación de armas a estados en Oriente Medio y África directamente relacionados con la crisis. Esto nos ha llevado a un complejo militar de seguridad industrial aún más potente que en los tiempos del militar y presidente norteamericano. El informe,  ‘Guerras de Frontera; los fabricantes y vendedores de armas que se benefician de la tragedia de los refugiados en Europa’ publicado en España por Stop Wapenhandel, Transnational Institute y el Centre Delàs d’Estudis per la Pau, arroja luz sobre los actores beneficiarios y fomentadores del creciente aumento de la seguridad fronteriza, analizando quiénes son y qué servicios prestan, además de cómo influyen en las políticas europeas y qué fondos reciben de los contribuyentes. Lo más destacable es que también muestra como algunos de los beneficiarios de los contratos de seguridad en las fronteras son algunos de los mayores vendedores de armas a la región de Oriente y Norte de África. En otras palabras: las compañías que están creando la crisis después se benefician de ella.

Los Estados europeos brindan su apoyo concediendo licencias necesarias para la exportación que entre 2005 y 2014 ascienden a una cuantía de 82.000 millones de euros. Posteriormente les han concedido contratos de seguridad fronteriza para hacer frente a las consecuencias. Esto nos lleva a una UE con un futuro cada vez más militarizado en el cual Frontex, se está convirtiendo rápidamente en una Agencia Europea de Guardia Costera y Fronteriza más poderosa a través con el respaldo de EUROSUR, un sistema que conecta los sistemas de vigilancia y supervisión de la seguridad fronteriza entre los Estados miembros y terceros Estados. La militarización  en este ámbito también se refleja en los objetivos militares de la ‘Fuerza Naval de la UE - Operación Mediterránea Sofía’ (EUNAVFOR MED) y el uso del ejército en muchas fronteras, como las de Hungría, Croacia, Macedonia y Eslovenia. Así como las misiones navales de la OTAN en el Mediterráneo las cuales ya están colaborando de forma activa con la seguridad fronteriza de la UE. Mientras tanto, el informe estima que el mercado de seguridad fronteriza ascenderá de 15.000 millones en 2015 a 29.000 en 2022.  Las exportaciones globales de armas a Oriente Medio han aumentado en un 61% entre 2006-2010 y 2011-2015. Además, la respuesta normativa a nivel europeo hacia esta crisis se ha centrado en los traficantes y el fortalecimiento de las fronteras exteriores (incluido en países fuera de la UE), esto ha dado lugar un gran aumento del presupuesto, que en el caso de Frontex ha aumentado de 6,3 millones de euros a 238,7 millones de euros entre 2005 y 2016, abre un espacio cada vez más lucrativo para las empresas armamentistas.

Finmeccanica, Thales, Airbus, Safran y la empresa española Indra, son actores destacados del negocio de la seguridad en la UE y también principales comerciantes de armas y tecnología militar europeos hacia Oriente Medio y el Norte de África. Sus ingresos totales en 2015 ascendieron a  más de 95.000 millones de euros y todas han ampliado sus divisiones de seguridad e ingresos exponencialmente. El gigante de armas italiano Finmeccanica (ahora renombrado Leonardo) identificó “los sistemas de control de fronteras y de seguridad” como uno de los principales impulsores del aumento de pedidos e ingresos. Las únicas no europeas que reciben fondos de investigación son las compañías israelíes, (gracias a un acuerdo de 1996 entre Israel y le UE) que también han participado en el refuerzo de las fronteras de Bulgaria y Hungría, además de promover su experiencia con el muro de separación de Cisjordania y la frontera de Gaza con Egipto. Todas ellas han estado muy activas defendiendo el incremento de la seguridad fronteriza de Europa. Muchas de sus propuestas, como la de crear una agencia pan-europea de seguridad fronteriza, han terminado materializándose en políticas reales. Además, jornadas bianuales organizadas por Frontex/EBCG cuentan con la participación de la industria de armas que ha conseguido captar 316 millones de euros destinados a la investigación en temas de seguridad, estableciendo la agenda para la investigación, desarrollándola y, muchas veces, beneficiándose de los contratos resultantes.

En conjunto, las pruebas revelan una creciente confluencia de intereses entre los líderes políticos europeos que buscan militarizar las fronteras y los principales contratistas de defensa y seguridad que proporcionan los servicios. Pero esta no debe ser tratada solo como una cuestión de conflictos de interés o de que algunos actores se estén beneficiando con la crisis, sino que también atañe a la dirección que está adoptando Europa en sus momentos más críticos y el tipo de ética tras fronteras y exportaciones. 

Seguir leyendo »

En la guerra de Siria, Europa no puede seguir jugando con fuego

Columnas de humo gris se elevan sobre tras un bombardeo en Siria.

Hay un sentimiento que cala hondo en muchos combatientes y ex combatientes sirios, así como también en países vecinos a Siria que comparten el deseo ferviente de verla libre: “Si lo ves como una guerra, es un problema, Assad lo ve como una guerra y los sirios como una revolución. Si lo ves como una guerra, no estás con el pueblo, estás con su opresor”- me hace notar un periodista marroquí en su estancia en Siria con distintos grupos opositores al régimen. Añade, además, “armas sí, pero para los grupos adecuados; es decir, el Ejército Libre de Siria”. Sobre este último punto volveremos luego; ya que este es un discurso que también está calando en gran parte de nuestras mentes, ya militarizadas.

El SIPRI nos indica los parámetros elaborados por Uppsala Conflict Data Program (UCDP) de la Universidad de Uppsala para dar una definición de guerra. La define como un “conflicto armado mayor” dado en un territorio y en el que se hace uso de las armas entre las fuerzas militares de dos partes, de las cuales al menos una es del gobierno de un estado. El caso sirio cumple con todas las características -más allá del número de muertos- para que sea considerada como una guerra según el reconocimiento internacional: heridos, desplazamientos internos, refugiados, destrucción de infraestructuras, de sistemas políticos, económicos y sociales, abusos sexuales y violaciones. En esta guerra (civil y con tintes de internacional) todas las partes que intervienen en ella comparten una misma lógica perversa; ya que sobradamente sabemos que gente inocente, sobre todo mujeres y niños, y que la destrucción de escuelas y hospitales se convierten en objetivos de intimidación para que cada bando muestre su poderío militar y sembrar así el terror.

Ahora, en cuanto a que si hay un grupo adecuado en una guerra, allí está Al Qaeda para demostrarnos que no se puede armar a un grupo rebelde sin esperar a que nada pase. Y para el caso de Siria hay argumentos suficientes como para pensar que la historia es propensa a repetirse. Puede haber algunos que, teniendo causas nobles, hayan visto que nos les ha quedado otro remedio que usar las armas para responder a la escalada de violencia que les rodea. Pero, en todo caso, estos en Siria son unos pocos y quizá tampoco sea la mejor opción.

Seguir leyendo »

Los tres ciclos destructivos

Varias mujeres caminan entre los restos de un colegio comunitario bombardeado por la coalición árabe liderada por Arabia Saudí en Saná (Yemen).

Estos días, el filósofo Yves Charles Zarka ha estado en Barcelona. Zarka explica que nuestra relación originaria con la Tierra no es ni mucho menos de apropiación, sino de pertenencia. Indica que el principio de inapropiabilidad de la Tierra es un principio de responsabilidad para con la humanidad y el mundo vivo en conjunto y defiende el cosmopolitismo como contrario a la globalización, porque la globalización que conocemos, la que vemos, no es más que la expansión de la apropiación, la ley del beneficio, la ley de la sobreexplotación y la ley de la injusticia. El cosmopolitismo, en cambio, entiende que trata de considerar la pertenencia de la humanidad en la Tierra, en un mundo común.

Esta asimilación que hace Zarka entre globalización, apropiación, sobreexplotación e injusticia no es lejana a las teorías de Christian Laval i Pierre Dardot sobre la tragedia de la propiedad y la terrible lógica de la depredación. Somos parte del mundo, de algo que no nos pertenece y que deberíamos cuidar, pero preferimos no pensar en ello porque la vía fácil es dejarnos llevar por la codicia y la ilusión de poder. Hemos creado ciclos destructivos que crecen en espiral, que están haciendo saltar muchas alarmas y que pueden destruir muchísimas vidas durante las próximas décadas. Cito brevemente tres de ellos:

El ciclo económico-militar genera dinámicas políticas y económicas que son ideales para quien obtiene beneficios. Es un ciclo en el que la llamada economía de defensa se traduce en el gran negocio de la guerra, con muy buena rentabilidad para unos pocos. Los presupuestos públicos se emplean en la fabricación de armas que luego se venden a países de zonas en conflicto, con importantes beneficios para todos los actores del complejo militar-industrial de la mayoría de países desarrollados. Sólo un ejemplo: Bélgica, que ahora nos es presentada como refugio de terroristas, es uno de los mayores fabricantes y exportadores europeos de armas. Los beneficios del ciclo económico-militar se construyen cada día sobre la muerte y destrucción de poblaciones civiles indefensas, promoviendo además un estado continuo de militarización que socava día a día la democracia y el Estado de derecho.

Seguir leyendo »

¿Qué pasa en el Nagorno Karabaj? 10 claves para entender la escalada del conflicto

Voluntarios armenios reciben uniformes y armas para unirse al ejército de autodefensa de Nagorno-Karabaj en Yerevan, Armenia.

Tambores de guerra resuenan en el Cáucaso Sur. Los ecos del desmembramiento de la URSS vuelven a dejarse oír, como ya ha ocurrido en diferentes ocasiones durante la última década, en Abjasia, Osetia del Sur, Crimea o el Donbass. Conflicto olvidado por excelencia, el del Nagorno Karabaj es un caso que, por su singularidad, ubicación geográfica y complejidad, requiere un análisis pausado y con perspectiva histórica, con el fin de comprender las raíces de la confrontación, la gravedad de la situación actual y sus posibles consecuencias.

Los hechos de abril. La madrugada del sábado día 2 de abril tropas azerís lanzan una ofensiva contra la zona norte del Nagorno Karabaj, utilizando tácticas de guerra relámpago para tratar de capturar territorio y pueblos a lo largo del frente dentro de la zona controlada por los armenios. Se trata de una ofensiva que por primera vez fue más allá de la lógica de "ojo por ojo" que ha venido marcado los enfrentamientos que se han dado durante los últimos 22 años en la línea de frente -especialmente en 2014 y 2015 - desde el alto el fuego de 1994.

La dureza del ataque cogió inicialmente a las unidades armenias por sorpresa, y durante las primeras horas las tropas azerís consiguieron avanzar y conquistar territorio en dos puntos concretos en el norte -alrededores de Talish- y sur -colina del Lele Tepe-, este último un punto estratégico del Karabaj a unos 20km de la frontera con Irán.

Seguir leyendo »

Aumenta el gasto militar mundial, también el de España

Vista de infantes de marina estadounidenses.

Según el último Informe del SIPRI, el Centro de Estudios de Estocolmo, al cual recurrimos para conocer la marcha del militarismo en el mundo, el gasto militar mundial durante el año 2015 ha aumentado en términos reales un 1% respecto al 2014, alcanzando la cifra de 1,7 billones de dólares. Este aumento marca un cambio de tendencia en el gasto militar mundial, pero no es ninguna sorpresa, pese a los cuatro años consecutivos de descenso desde el 2011. Esto es debido a los cambios que se están produciendo en la geoestrategia mundial, con un desplazamiento de la geopolítica hacia el Sur-este asiático, en donde China e India están aumentando de forma considerable su gasto militar para reforzar el control marítimo de la zona, mientras que los Estados Unidos para neutralizar especialmente a China, hace lo mismo concentrando un gran despliegue militar para ayudar a sus aliados en la región.

 Por zonas geográficas el incremento más importante ha tenido lugar en Europa Central y Oriental donde el gasto creció un 13%, en Asia un 5,4%, Oceanía un 7,7% y Oriente Próximo 4,1%.

 Los países que más han aumentado el gasto militar han sido: Rusia con un 7,5%; seguido por China con un 7,4%, aunque en menor proporción que en años anteriores donde alcanzó los dos dígitos; el tercer país ha sido Arabia Saudí con un 5,7%. En cambio, continúa disminuyendo el gasto militar en América del Norte y Europa occidental. Los Estados Unidos de América han reducido el gasto en un 2,4%, y Europa Occidental un 1,3%. Estos descensos se vienen produciendo desde el año 2009, producto de la llegada de la crisis económica global, que ha afectado especialmente a los países del bloque occidental.

Seguir leyendo »

Dinero de sangre asiática en Europa

Moneda de un euro alemán, en Kaufbeuren (Alemania).

¿De dónde vienen nuestras monedas de euro? Ya que pagamos cada día con ellas, esta no es una pregunta en la cual se piensa inmediatamente. Sin embargo, hay una historia detrás de ello. El día 24 de marzo el programa de televisión holandés Keuringsdienst Van Waarde (KVW) trasmitió un episodio acerca del tema y llegó a una conclusión bastante inquietante. La compañía surcoreana Poongsan Corporation que también fabrica bombas de racimo, produce gran parte de los cospeles para el euro. Lo cual significa que sus socios comerciales europeos indirectamente contribuyen a la producción de estas bombas que están prohibidas por una convención internacional.

En su informe anual de 2015, Poongsan declara que ‘como un reconocido productor de monedas de Euro, Poongsan no solo sigue suministrando cospeles al mercado de la Unión Europea, sino que ha ampliado su alcance con los cospeles de euro eslovenos en 2006, los cospeles chipriotas en 2007, los cospeles letones en 2013 y las monedas lituanas en 2014.’ En el mismo informe Poongsan se menciona que, de las ventas totales en 2015, unos 1.700 millones de dólares, un 36,8% fue obtenido de la división de productos de defensa (lo que supone 625,6 millones de euros). Además, se escribe que ‘Los productos de defensa de Poongsan incluyen municiones usadas en armas ligeras y pequeñas, cañones antiaéreos, morteros, obuses, cañones de tanques, cañones sin retroceso y cañones navales.’ Estas cifras inquietantes indican que Poongsan no es ‘el nuevo chico de la cuadra’, sino un pez gordo tanto en la industria de cospeles como en la militar.

Lo que Poongsan olvidó mencionar en el informe anual y en el catálogo online inglés, es que también produce bombas de racimo. Un tipo de bomba con bombas más pequeñas en su interior que explotan al alcanzar la tierra y que fue creada originalmente para causar la mayor cantidad de victimas posible, incluso civiles. Una bomba que fue prohibida por una convención firmada en Dublín en mayo de 2008 debido a las graves consecuencias humanitarias que conlleva. Casi todos los países de la Unión Europea son firmantes de la convención, aunque hay varios que no firmaron el tratado, entre los cuales se encuentra Corea del Sur. En el Artículo 1 de la convención se especifica que ‘cada Estado Parte se compromete a que nunca, y bajo ninguna circunstancia, ayudar, alentar o inducir a nadie a participar en una actividad prohibida a un Estado Parte según lo establecido en la presente convención.’ Esto significaría que hacer negocios con una corporación que fabrica bombas de racimo es un incumplimiento del tratado.

En The Cluster Monitor de 2015, Corea del Sur se menciona como un país productor conocido de bombas de racimo y que se sabe que desde el año 2000 el país asiático exporta este tipo de municiones. En el informe se puede leer que ‘en marzo de 2015, Corea del Sur incluso declaró que no transmitiría ninguna información en cuanto a las exportaciones de bombas de racimo y expuso que “la República de Corea no ha establecido una política moratoria”, acerca de exportaciones futuras.’ Esta declaración constituye una negligencia absoluta de normas internacionales y una falta de transparencia total.

PAX for Peace, organización holandesa que promueve la cultura de paz, incluye específicamente a Poongsan en su ‘lista de bandera roja’. Afirma que es sabido que la corporación produce K305, K308 y K310 155 mm proyectiles de artillería (todos
bombas de racimo) después de mayo de 2008 y que no hay prueba que desde entonces han dejado de producirlos. Ni Poongsan renunció públicamente a la producción y por eso tiene que ‘ser evitado hasta que cambie (públicamente) su política.’

Por teléfono Poongsan no quería confirmar a qué países suministra cospeles por ‘acuerdos confidenciales con sus clientes.’ Un comentario extraño dado que Poongsan sí comparte esta información en su informe anual cuando declara que Eslovenia, Chipre, Letonia y Lituania son algunos de sus clientes. Y en el episodio del KVW, empleados de Poongsan afirmaron mientras eran filmados en una feria comercial en Berlín que la corporación también hace negocios con Francia, España, Portugal y los Países Bajos. Después de la emisión, la Casa Real de la Moneda Holandesa prometió que nunca más haría negocios con Poongsan debido a su papel dudoso en cuanto a la producción de bombas de racimo. Obviamente cuando se les pregunta a Poongsan si fabrican bombas de racimo, mantienen los labios sellados.

La cuestión es muy sencilla. ¿Cuándo los países europeos involucrados en actividades de negocio con Poongsan dejarán de colaborar con esta corporación? ¿Con cuánta sangre quieren tener manchadas las manos las casas reales de la moneda europeas? La prueba muestra una imagen muy fea de las partes que colaboran con Poongsan, por no decir otra cosa. Tras contactar con la Casa Real de la Moneda Española por teléfono, no quisieron dar ninguna información acerca de sus proveedores por razones de ‘confidencialidad’. La segunda vez, declararon que obtienen los cospeles de varias fábricas europeas, pero que desconocían el nombre Poongsan. Un hecho curioso, porque los empleados de Poongsan sí recordaban los negocios de España con ellos.

En cualquier caso, debe estar claro que Poongsan ni puede ser un socio comercial potencial para ningún país europeo que ha firmado la Convención sobre Municiones en Racimo, sea España o cualquier otro país. En cambio, deberían seguir el ejemplo de Holanda y no participar más en ninguna forma de negocios con la corporación. Deben dar prioridad a los derechos humanos sobre dinero, porque el dinero de sangre no es una opción.

Seguir leyendo »