eldiario.es

Menú

La “anti-cata” que reivindica lo festivo del vino

Tonino Guitián, Juanjo de la Iglesia y Sergio Pazos lideraron una nueva forma de catar el vino, dejando atrás los aspectos técnicos y centrándose en el humor y el disfrute.

La degustación fue impulsada por la delegada de la revista Vinos y Restaurantes, Pilar de Haya, quien se mostró satisfecha al lograr mostrar los aspectos más simpáticos y amigables de la bebida.

- PUBLICIDAD -
Cata Canalla en FENAVIN

“Somos profesionales. Sí, porque nos gusta beber” fue la introducción a la Cata Canalla de Juanjo de la Iglesia al iniciar el anti-evento de FENAVIN. Anti-evento porque, tal como señaló el periodista, se trataba de estar al “otro lado del espejo” de las catas de vino y dejar de lado los aspectos profesionales del sector y concentrarse en lo que todos los ciudadanos pueden hacer: beber y disfrutar.

Mientras que las notas de una cata profesional señalan términos como “color amarillo verdoso, brillante y limpio”, o señalar que se trata de un vino “muy aromático, predominando aromas primarios frutales”, la cata liderada por Tonino Guitián, Juanjo de la Iglesia y Sergio Pazos dio un giro totalmente diferente. En los blocs de notas de las catas se debía dibujar, en esta ocasión, las sensaciones que transmitía el vino. Las emociones debían liderar la actitud de los asistentes, no la técnica.

cata canalla FENAVIN

La organización escogió ocho vinos de entre todas las bodegas asistentes a FENAVIN, además de ligeros acompañamientos típicos, como el vino. La primera de las bebidas fue un vermú, y dio pie a una anécdota de Juanjo de la Iglesia, quien explicó cómo en la época de su madre estaba mal visto que las mujeres bebieran vino, por lo que se decidían a beber ginebra con vermú. “Todos sabemos que es algo mucho más ligero”, se reía el madrileño.

Para los profesionales que asistieron al evento, la sorpresa fue evidente y esto ayudó a los tres protagonistas a hacer todavía más bromas. Al pedir opinión, nadie contestaba, por lo que decidieron hablar de la “Feria de los Zapatos”  o de “Iberjoya”, para referirse a FENAVIN. Los representantes de las bodegas que estaban presentes también se vieron intimidados por un ambiente tan diferente, algo que sólo logró animar más a los presentadores.

A la hora de analizar los vinos en cuestión, Sergio Pazos traía “notas técnicas” que fueron desgranadas por los tres miembros de la mesa. De este modo, al hablar de un “amarillo brillante”, se preguntaban si no era mejor hablar de “pis de gato”. “Pero no hombre, pis de gato sería el olor, no el color”, rebatía Pazos a sus compañeros. Se referían al vino Talva de la bodega Pago de Vicario. O vino “¿Qué tal vas?” cómo lo llamaba el actor gallego.

La organizadora del evento, Pilar de Haya, delegada de la revista especializada Vinos y Restaurantes, se mostró muy satisfecha con los resultados del evento. De Haya aseguró que la respuesta del público fue estupenda y que era precisamente lo que buscaba la idea de la Cata Canalla. “Se trataba de que la gente entendiese el vino como algo para disfrutar, mucho más allá de la técnica”, señalaba Pilar, que agregaba que los sentimientos y las emociones deben estar también presentes en la bebida mediterránea.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha