eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Alex de la Iglesia demuestra que "todos tenemos un componente de maldad" en "El bar"

- PUBLICIDAD -
Alex de la Iglesia demuestra que "todos tenemos un componente de maldad" en "El bar"

Alex de la Iglesia demuestra que "todos tenemos un componente de maldad" en "El bar"

Tras pasar por los festivales de Berlín y Málaga, este viernes llega a los cines "El bar", el último trabajo de Alex de la Iglesia, un filme coral entre el "thriller" y la comedia sobre la supervivencia en las situaciones límite, que demuestra que "todos tenemos un componente de maldad", explica el director a Efe.

"No creo que haya nadie bueno. Creo que todos tenemos un componente de maldad y de violencia en nuestro corazón. Hay gente que lo sabe controlar, otros que lo saben esconder y otros que lo saben utilizar", ha dicho hoy a Efe De la Iglesia (Bilbao, 1965) sobre el filme que encabeza Blanca Suárez.

El realizador ha presentado hoy la cinta, cuyo guión firma con Jorge Guerricaechevarría, junto a parte del elenco -Suárez, Carmen Machi, Terele Pávez y Jaime Ordóñez-, en el madrileño bar El Palentino, uno de los escenarios en los que surgió la idea.

"Los guiones surgen de historias que te pasan. Primero, nos ocurrió una a los dos -a él y Guerricaechevarría- que motivó la película, y es que estábamos en El Palentino y de pronto entró un pobre que estaba durmiendo entre cartones. Entró desesperado, creo que sobre todo aterido de frío por haber dormido toda la noche fuera, pegando gritos y con intención de matarnos a todos", recuerda.

Reaccionaron -advierte- como "pequeños cobardes de la pradera" y se metieron debajo de la mesa, mientras la dueña del bar "se levantó, le cruzó la cara, le sentó, le dio una copa de aguardiente y le tranquilizó".

"Todo transcurrió dentro de la más absoluta normalidad, y entonces dije, 'Vale, yo soy un miserable y esta mujer es Dios'", explica el director de cintas como "El día de la Bestia" o "Balada triste de trompeta".

Ese episodio está en el germen de "El bar", un "thriller" que sigue también la línea de filmes como "Diez negritos", en los que "hay que adivinar quién es el asesino", y que "también es una comedia, porque los personajes son gente de la calle que reaccionan a una situación muy tremenda".

"Y lo hacen de una manera muy natural. Hacen y dicen cosas que diría mi madre", explica el bilbaíno, y añade que también es una cinta de terror, porque "ese ambiente simpático y encantador va en serio: los personajes se están jugando la vida".

Son las 09:00 en un céntrico bar de Madrid, donde un grupo de personas de lo más variopinto desayuna tranquilamente -cuenta la película-. Parece un día cualquiera hasta que uno de los clientes se marcha del local y en el momento en que pone un pie en la calle recibe un disparo en la cabeza. Están atrapados en "El bar".

"Todos son personajes inocentes, pero, si te hacen daño a ti, te defiendes", explica a Efe Machi, que da vida a una ludópata encerrada en ese bar con gente "muy diferente", pero, al final, "toda igual", porque solo quieren sobrevivir, aunque sea a base de pasar por encima del resto.

Ese reparto "absolutamente coral", del que también forman parte Mario Casas, Secun de la Rosa, Joaquín Climent y Alejandro Awada, es una "muestra clara de la realidad", apunta, del miedo a enfrentarse a la muerte, aunque del bar solo puede escapar uno.

La elegida es Blanca Suárez, que interpreta a una "pija" que no ha encontrado el amor y lo busca en aplicaciones móviles para "ligar", aunque acaba sufriendo una transformación "muy grande".

"Sabe ver bastante bien la situación, sabe leer a las personas y actuar en consecuencia. El que se salva no tiene por qué ser el bueno, y el que se vuelve loco no tiene por qué ser el malo", dice la actriz a EFE.

Aunque, reconoce, "apetece más" que sea el espectador quien elija llamarla "buena o llamarla lista porque ha conseguido manipular a todo el mundo para que ocurra el caos y ella salvarse".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha