eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Allen Jones reinventa la figura femenina con líneas abstractas

- PUBLICIDAD -
Allen Jones reinventa la figura femenina con líneas abstractas

Allen Jones reinventa la figura femenina con líneas abstractas

El controvertido artista pop Allen Jones reinventa la figura femenina y evoluciona hacia líneas abstractas en "El color importa", su última exposición que inaugura mañana en Londres.

Las esculturas que el británico ha reunido en la galería de arte Marlborough, situada en el corazón de la capital británica, exploran la relación entre forma, color y material desde una dimensión novedosa.

El cuerpo femenino sigue siendo el protagonista de las tallas de Jones, aunque esta vez las siluetas apuntan a la abstracción y la figuración de manera menos descriptiva que en sus anteriores trabajos.

"No podría decir por qué me interesa tanto la figura de la mujer, simplemente es lo que he estado haciendo desde que tenía veintidós años y no puedo cambiar el hábito ahora", dijo el artista en una entrevista con Efe.

Una de las piezas centrales de la exhibición, abierta al público hasta el próximo 23 de enero, es la figura de la modelo Kate Moss, una de las principales musas del artista, esculpida con un vestido entallado en color plata y con el busto destapado.

La relación entre ambos comenzó en 2013, no sin ciertos reparos por parte del artista que fotografió a la modelo luciendo una de sus esculturas de yeso.

"Yo no suelo retratar a gente, solo lo he hecho dos veces en mi vida y siempre a mujeres cuya figura se ha convertido en icónica", aclaró Jones.

El escultor acogió el encargo de inmortalizar a Moss como una idea "interesante" pero con cierto miedo a "no poder decir nada nuevo sobre ella".

"Pensé: ¿qué voy a decir yo que no hayan dicho los fotógrafos más famosos de todo el mundo?", confesó.

El creador se dio cuenta de que, al contrario de lo que creía, era la modelo la que estaba "visitando" su mundo y no al revés. "Moss es irresistible, no puedes intentar no hacerle una fotografía porque en eso consiste su existencia", aclaró el británico.

Allen Jones, uno de los artista británicos más influyentes del último siglo, se dio a conocer en los años sesenta con estilizadas pinturas de la figura humana.

En la década de los setenta, la polémica y la popularidad llegaron a la carrera del artista cuando presentó sus famosas muñecas de fibra de carbono a tamaño real, y con fuerte carga sexual, en forma de muebles.

El movimiento feminista de la época acusó al británico de misógino e intentó boicotear sus obras en el Instituto de Arte Contemporáneo de Londres, lanzando pintura sobre sus esculturas.

Jones se aleja ahora de la polémica y de las formas neumáticas y volumétricas para enfocar su trabajo desde un nuevo punto de vista.

"Uno no puede copiarse a sí mismo durante toda su carrera. Estoy interesado en el uso de nuevos materiales y formas para poder expresar algo distinto", manifestó.

"Green Shoes" (zapatos verdes) y "Black Shoes" (zapatos negros) son dos novedosas esculturas, que se dan cita en la muestra, en las que Jones experimenta con el plexiglás, un material transparente, que le permite "jugar".

Las obras de arte consisten en una columna que contiene en su interior ropa real, incluyendo un bikini de lentejuelas y unos zapatos de los años sesenta.

"El color se queda flotando en estas columnas en 3D, cuando tu te mueves el color se mueve contigo; esto quiere decir que la experiencia que estás teniendo y lo que ves a través de tus ojos es diferente a lo que experimenta la persona que está a tu lado", explicó el artista.

En las últimas décadas, el incombustible creador de 78 años ha exhibido su obra alrededor del mundo: desde exposiciones donde ha compartido espacio con otros artistas, pasando por retrospectivas, hasta muestras en solitario.

"Después de 40 o 50 años me fascina que la gente pueda seguir encontrando inspiración en mis figuras", concluyó.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha