eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Calypso Rose: "Mi padre solía decirme que el calipso lo traía el diablo"

- PUBLICIDAD -
Calypso Rose: "Mi padre solía decirme que el calipso lo traía el diablo"

Calypso Rose: "Mi padre solía decirme que el calipso lo traía el diablo"

Calypso Rose es, por derecho propio, la reina del género musical que le dio nombre y, a sus 76 años, no parece que esta Celia Cruz de Tobago pretenda renunciar al trono, como demuestra un nuevo disco con el sello de Manu Chao, su alianza con artistas electrónicos y sus conciertos de inagotable energía.

"Como mucho pescado y todo lo que viene del mar me da energías", revela con humor durante una charla con Efe esta hija de un modesto pescador que no veía con buenos ojos que su pequeña se dedicara a la música. "Solía decirme que el calipso lo traía el diablo", recuerda entre risas esta mujer llamada realmente Linda McArtha Monica Sandy-Lewis.

Sus evocaciones la retrotraen a la isla en la que nació, de donde se nutren asimismo muchas de las canciones de un último álbum, recién publicado y titulado "Far from home" (lejos de casa, en español), que queda "a muchas millas de distancia" de Nueva York, su lugar de residencia desde 1974.

"Pero incluso aquí estoy muy rodeada por mis raíces, porque hay muchos caribeños en la ciudad y tenemos un carnaval en Brooklyn", destaca, quien con mayor vigor y derecho ha ostentado la corona de "reina del calipso", tras "llamar durante años y años a una puerta" que parecía reservada para los hombres.

En 1977 ella se convirtió en la primera mujer que conquistó el título del Trinidad Road March, una competición musical anual en el marco del carnaval de Trinidad y Tobago que, hasta el momento, solo había proclamado a "reyes" (hombres) del estilo. En su honor, la denominación cambió por la de "monarca del calipso".

"Entonces era un poco duro hacer calipso, porque era 'una cosa de hombres', pero a mí eso no me importaba. Amaba esa música y llevaba escribiendo desde los 13 años. Mira dónde estoy a día de hoy", se reafirma Rose, que afortunadamente se crió en Trinidad cerca de una tía propietaria de una increíble colección musical que la animó en esta dirección.

Sesenta y tres años practicando este género antillano le dan autoridad suficiente para reflexionar sobre él. "Las letras son lo más importante. Tienen que abrir ojos, mente y oídos. Da a la gente cosas en las que pensar, al mismo tiempo que les hace sentir bien y les invita a bailar", explica.

De ello deja constancia en el corte que abre su nuevo álbum, "Abatina", que trata sin tapujos la lacra de la violencia doméstica.

"La canción habla de aviso que solían trasladar las ancianas a las mujeres jóvenes: 'Ten cuidado con el hombre del que aceptas un anillo, no saltes en el fuego o te quemarás'", cuenta Rose, quien subraya como mensaje más importante: "Tú eres lo primero, cuídate".

La artista, que reclama los derechos de las mujeres en "No Madam" y se felicita por la carrera presidencial de Hillary Clinton, canta también en su disco sobre los logros de la población negra, en una época que ha conocido el gobierno de Barack Obama en EE.UU. "Las cosas han cambiado para nosotros, están cambiando aún, y estoy muy contenta de que así sea", afirma.

Entre los hombres que hoy por hoy celebran su talento se encuentra Manu Chao, cuyo tacto se deja sentir en el nuevo álbum, ya sea como coproductor junto a Iván Durán, como compositor de algunos temas e incluso como intérprete en el corte "Leave me alone".

Los años de experiencia no retienen la curiosidad y Rose, que gira junto a un colectivo que remezcla sus canciones en clave electrónica, Calypso Soundsystem, incluso ha tenido oportunidad de colaborar con primeros espadas de la música de baile actual como Major Lazer.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha