eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

El Cine Callao mantiene la magia del celuloide desde hace noventa años

- PUBLICIDAD -
El Cine Callao mantiene la magia del celuloide desde hace noventa años

El Cine Callao mantiene la magia del celuloide desde hace noventa años

Mañana domingo se cumplen noventa años desde que fue abierto uno de los cines más emblemáticos de Madrid, el Callao, que desde entonces ha estado -y piensa seguir estando- a la vanguardia del séptimo arte y reivindicado la magia del cine desde una butaca en lugar del sofá de nuestras casas.

Ahora que los grandes cines se están convirtiendo en enormes superficies de tiendas de ropa, todavía se mantiene en pie uno de esos cines de toda la vida, al que han acudido abuelos, hijos y nietos.

El Cine Callo, ubicado en la tercera plaza más transitada de Europa y la primera de España, con más de 113 millones de personas que circulan por este emplazamiento cada año, no es sólo un icono del cine, sino también de Madrid.

El portavoz de los Cines Callao, Paco García Olivares-Moreno, señala a Efe que es "necesario celebrar" este aniversario porque hay que "luchar porque la gente quiera seguir acudiendo al cine" y destaca que estos cines siempre han sido "pioneros" en la industria y han sabido adaptarse "a los nuevos tiempos".

Su construcción finalizó en 1926 y fue obra del arquitecto Luis Gutiérrez Soto, quien convirtió a este edificio en el "máximo exponente" de la arquitectura Art Decó de la capital.

La primera película que pudieron disfrutar los madrileños en este cine fue "Luis Candelas, el bandido de Madrid", del director Armand Guerra, que contaba las andanzas del malhechor nacido en el barrio de Lavapiés, y fue exhibida un 11 de diciembre de hace 90 años.

Otros hitos de la historia del cine español han sucedido en estos cines: fue el primer cine en España en proyectar, el 13 de junio de 1929, la primera película sonora y hablada, "El Cantor de Jazz", y también el primer celuloide rodado en Hollywood en español, "El Cuerpo del Delito", el 21 de mayo de 1930.

La vanguardia de la cultura en los Cines Callao ha seguido con el estreno de la primera película en color en 1935 y en la primera cinta en 3 dimensiones en 1953.

Y su terraza, hoy en desuso, se convirtió en uno de los primeros cines de verano de Madrid.

"El ocio es una parte fundamental de nuestras vida", afirma Paco García a Efe, pero el cine no es sólo un entretenimiento, es la forma de explorar el mundo y aprender a amar el arte.

Hace noventa años, los cines Callao imitaron el "más puro estilo americano", como todo lo que se imitaba de fuera, y no incorporaron ni palcos aristocráticos y permitía la visión plena desde todas sus butacas, con espacio para 1.300 personas.

Con el paso de los años y adaptándose a los tiempos, el edificio ha sufrido diferentes reformas, como la adaptación de dos salas con aforo, un poco más reducido que en sus inicios, para 1.200 butacas e incorporando los últimos avances tecnológicos, en sonido, imagen e iluminación.

Paco García subraya que, desde la administración de la sala, siempre han hecho una "apuesta continua" por la tecnología y las formas de financiación.

Afirma que "gracias a las enormes pantallas exteriores" estos cines se han podido mantener, a pesar de las "gran disminución" de espectadores que han sufrido todos los cines españoles entre el 2009 y el 2014.

Hoy los cines Callao no son sólo un referente a nivel nacional, sino también internacional, al ser uno de los escenarios de los estrenos cinematográficos "más importantes de todos los tiempos" y por sus alfombras rojas han pasado personalidades y estrellas de séptimo arte como Brad Pitt, Penélope Cruz, Bradley Cooper, Salma Hayek o Richard Gere.

Por ello, para celebrar la longevidad de noventa años, los cines sortearán entradas dobles a través de un juego online con preguntas relacionadas sobre el séptimo arte y realizarán una "gran fiesta" el próximo martes que "rendirá homenaje al mundo del cine", con proyecciones de realidad aumentada que transportará a los viandantes al Madrid de los años 20.

Por mucho que los ordenadores y las plataformas de películas online hayan desplazado a los cines, no pueden superar la salivación al olor de palomitas recién hechas, las enormes proyecciones en pantalla ni las emociones compartidas. Larga vida a los cines.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha