eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

El MACBA reconstruye el punk a partir de sus rastros en el arte contemporáneo

- PUBLICIDAD -
El MACBA reconstruye el punk a partir de sus rastros en el arte contemporáneo

El MACBA reconstruye el punk a partir de sus rastros en el arte contemporáneo

El MACBA reconstruye los principales elementos que definieron el punk a partir de los rastros que este movimiento nacido hace 40 años en Londres y Nueva York ha dejado en la producción artística contemporánea.

El museo barcelonés reúne más de un centenar de obras, entre pinturas, instalaciones, fotografías, vídeos, rastros documentales y piezas únicas, en un recorrido que aborda temáticas como la violencia, el ruido, la negación, el nihilismo o la sexualidad.

No obstante, el director del MACBA, Ferran Barenblit, ha afirmado rotundamente que "no se trata de una exposición sobre el punk, ni pretende construir la genealogía del punk".

Aunque es una actitud que eclosiona entre 1976 y 1978 en Londres y Nueva York como expresión del rechazo total al sistema, el punk, recuerda Barenblit, recoge el lema "No future" de movimientos anteriores como el situacionismo y el dadaísmo pero, a diferencia de aquella vanguardia, emerge en medio de la cultura de masas, lo que provocó que "trascendiera más allá de los años 70, del contexto anglosajón y de la escena musical".

Bajo el título "PUNK. Sus rastros en el arte contemporáneo", la exposición pone de relieve, en palabras del comisario, David G. Torres, que "los motivos que llevan a la insatisfacción, el inconformismo, la pérdida de fe en el progreso o la crítica a los iconos del sistema son intrínsecos a la práctica de muchos artistas".

Algunos de los principales factores de la crisis de los años 70 presentes en el nacimiento del punk siguen estando vigentes en la actualidad, y la creación artística contemporánea demuestra que el punk no está muerto.

La exposición toma como referencia el libro "Rastros de carmín" (1989), del periodista y crítico musical Greil Marcus, la primera genealogía del punk, si bien realiza "un ejercicio prospectivo que busca los rastros del punk en los artistas actuales".

Algunos de los artistas incluidos en la muestra fueron precursores como Chris Burden, Valie Export, Ant Farm o Eulàlia Grau, y su anticipación, precisa el comisario, demuestra el vínculo histórico del punk con otros movimientos radicales.

También están presentes auténticos incitadores y activistas como Martin Kippenberger, Raymond Pettibon, Mike Kelley y Paul McCarthy.

Y no faltan nombres ilustres del arte contemporáneo como Jean-Michel Basquiat, Douglas Gordon, Dan Graham, Johan Grimonprez, Marcel·lí Antúnez, Matt Mullican o Tony Oursler.

El recorrido concluye con los trabajos de aquellos artistas que consideran el punk un referente como Gavin Turk, Jordi Colomer, Tere Recarens, Jimmie Durham, Antoni Hervás, Maria Pratts, Tracey Emin, Pepo Salazar o Joao Onofre.

Las obras incluidas en esta exposición, que estará abierta al público hasta el próximo 25 de septiembre, están realizadas bajo los mismos referentes, y en muchos casos el punk se detecta explícitamente en los usos de elementos como el ruido o el feísmo.

"Pero también se muestra el rastro del punk como actitud: la negación, la oposición y la destrucción; el 'hazlo tú mismo'; la alusión al miedo y el terror en una sociedad que aliena a los individuos; el nihilismo; la crítica al sistema económico y la anarquía; o la reivindicación de la propia libertad sexual, del cuerpo, la superficie, como lugar de batalla", subraya David G. Torres.

Una adaptación de esta exposición teniendo en cuenta la realidad local se exhibirá a partir de octubre en el Museo Universitario del Chopo, en México.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha