eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Méndez de Vigo: La controversia sobre Sijena es entre Aragón y Cataluña

- PUBLICIDAD -
Méndez de Vigo: La controversia sobre Sijena es entre Aragón y Cataluña

Méndez de Vigo: La controversia sobre Sijena es entre Aragón y Cataluña

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, ha señalado hoy que la posición de su departamento sobre "la controversia" del patrimonio del monasterio de Sijena es "entre dos comunidades autónomas", Cataluña y Aragón, y que son ellas "las que deben resolverlo".

Aragón reclama a Cataluña que le devuelva las 97 piezas de pintura mural que están en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) y que reclama como propias el monasterio de Sijena y que lo haga en el plazo que ha dictado una juez de Huesca, el próximo 25 de julio.

El patronato del MNAC votó ayer en su reunión respaldar la decisión del consejero catalán de Cultura, Santi Vila, de enviar una carta a la responsable judicial para advertir de la imposibilidad de cumplir con el plazo dado.

A su entrada en la Biblioteca Nacional de España (BNE), donde hoy se entregan las condecoraciones de Alfonso X el Sabio, Méndez de Vigo ha subrayado que su postura es "mantener la necesidad del acatamiento de las decisiones judiciales" y "las interpretaciones que se hagan de esto no competen al ministerio".

"La posición del ministerio de Cultura en la controversia de Sijena es invariablemente la misma. Se trata de una controversia entre dos comunidades autónomas, ambas muy queridas, que esperamos que resuelvan amistosamente. Si no lo resuelven amistosamente y acuden a los tribunales, la posición del Gobierno de España es y será la del acatamiento de las sentencias judiciales".

El letrado del municipio de Villanueva de Sijena, Jorge Español, considera que el MNAC no tiene "en propiedad" las piezas y que, por tanto, lo único que tiene es "la obligación de devolverlas en plazo".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha