eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Monumentales cabezas femeninas de Valdés poblarán la parisina plaza Vêndome

- PUBLICIDAD -
Monumentales cabezas femeninas de Valdés poblarán la parisina plaza Vêndome

Monumentales cabezas femeninas de Valdés poblarán la parisina plaza Vêndome

La luz de París actuará sobre los brillantes azules y blancos de las monumentales cabezas femeninas de Manolo Valdés y darán vida a unas esculturas que durante el mes de septiembre poblarán uno de los lugares más emblemáticos de la capital francesa, la plaza Vêndome.

Se trata de "un proyecto precioso" que el artista tiene prácticamente finalizado y que está compuesto por seis esculturas monumentales que se situarán "en un recinto muy especial, que actúa como si se tratara de una gran sala de exposiciones permitiendo una mirada muy sosegada".

Para Manolo Valdés, que tras una breve visita a Madrid ha regresado a su residencia habitual en Nueva York, es además muy ilusionante exhibir sus obras en París, un lugar que va muy unido a su formación "desde muy pequeño y hacerlo en la plaza Vêndome es un sueño", ha señalado el artista en una entrevista con Efe.

En estas nuevas obras que la Galería Marlborough mostrará por primera vez a partir del 8 de septiembre y hasta el 5 de octubre, y que han nacido con vocación de visitar otros países, Manolo Valdés (Valencia, 1942) ha dado un paso más en su proceso creativo.

"En las esculturas que he hecho para la calle siempre he utilizado materiales propios del exterior, como el bronce, el hierro y el aluminio. En este caso he usado de nuevo estos materiales pero los he policromado. Así, unas son de color azul, otras son blanquecinas".

Con ello, Valdés ha tomado "la tradición de la imaginería como idea. Desde el principio decidí pintarlas y estoy muy contento con el resultado". Un resultado que está teniendo "mucha aceptación" entre las personas que hasta ahora han podido ver las cabezas.

Para los azules de obras como "Los Aretes" (390x750x560 cm) o "Mariposas" ha utilizado epoxi, un material que actúa a modo de esmalte. "Dadas las dimensiones de las obras sería imposible cocerlas para esmaltarlas pero la impresión que da es como un esmalte".

Es "muy bonito e interesante" ver como se refleja en las cabezas todo lo de alrededor "y sobre todo la luz, que la recibe de una forma muy especial. Da la impresión de que están vivas porque cambian constantemente según las diferentes luces del día".

A pesar de que los materiales de ahora son muy buenos y les afecta poco estar a la intemperie "estos elementos están vivos. Yo soy partidario de que el tiempo haga su trabajo y generalmente lo hace bien. Con el paso del tiempo las esculturas suelen estar más bonitas, los hierros mas rojizos, los bronces mas verdosos".

En este caso se trata de una pintura que al artista le recuerda "las viejas planchas de los barcos cuando eran de metal que se pintaban una y otra vez. El grueso que se adquiere con el epoxi da la sensación de que se ha repintado la superficie repetidas veces".

Otra de las innovaciones de este proyecto es que en él hay una escultura de mármol,como explica: "Es una cabeza de tamaño gigantesco de mármol y metal. Es cierto que el mármol está en la calle en muchas esculturas y edificios pero en esta ocasión, y al ser una obra que tiene que viajar, hemos conseguido vaciarlo para quitarle peso y esa es la novedad".

La elección del material en cada una de sus esculturas "viene determinada por la propia obra, hay algo que te pide el material que debes usar, no es algo que se ponga sobre el papel".

Cuando se sienta en su estudio con el barro entre las manos "las cosas no están definidas, vas haciendo la cabeza, el proyecto, y la misma obra te va llevando a decidir el material, te lo pide. Es el olfato que tenemos los que nos dedicamos a esto".

En cuanto a las formas, en sus cabezas femeninas van desapareciendo cada vez más los rasgos y tomando protagonismo los tocados, los accesorios y adornos, como en el caso de "Los Aretes".

Durante la entrevista, el artista ha recordado una visita reciente al Museo del Oro de Bogotá "en el que te vas dando cuenta de la importancia que tiene todo lo de alrededor del personaje, los adornos, lo que cuelga. También en una exposición sobre África en el Metropolitan de Nueva York se podía apreciar la importancia de los aretes".

Todo ello "te empieza a dar pistas y a condicionarte. Luego sales a la calle y observas la cantidad de gente que hoy en día sigue utilizando esos adornos. Esa es la manera en que se llega a veces a los temas".

Desde sus inicios en el Equipo Crónica hasta la actualidad, Manolo Valdés ha conseguido crear un lenguaje propio e identificable, "lo que significa que estás contando algo a tu manera y no a la manera de otro".

Cuando trabaja sobre obras de Velázquez, Zurbarán, El Greco o Picasso, hace suyas estas creaciones, tarea que "no es nada fácil", apunta, y concluye: "Yo siempre digo que lo que hago es comentar obras de otros, de la misma manera que se comentan desde la literatura, el teatro o la música, lo que pasa es que mi comentario es específico. Precisamente esa manera de comentar las obras de otros es la mía".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha