eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

La Ópera de Roma honra a la "danza del futuro" con Robbins, Preljocaj y Ekman

- PUBLICIDAD -
La Ópera de Roma honra a la "danza del futuro" con Robbins, Preljocaj y Ekman

La Ópera de Roma honra a la "danza del futuro" con Robbins, Preljocaj y Ekman

La Ópera de Roma honra a la "danza del futuro" en su último programa de ballet que reúne estos días en la capital italiana un programa nunca representado en su teatro con obras de Jerome Robbins, Angelin Preljocaj y Alexander Ekman.

El "tríptico de autor" ofrecido por el Teatro Costanzi, sede de la Ópera romana incluye "The Concert", del coreógrafo estadounidense; "Annonciation", del franco-albanés, y "Cacti", del sueco.

Según la directora del ballet y bailarina del conjunto, Eleonora Abbagnato, el programa "representa una aproximación a la danza del futuro".

"Desarrolla un humor especial uniendo dos coreógrafos muy diversos, como Robbins, el maestro indiscutido, y Ekman, el genio de la danza de mañana", afirmó Abbagnato en una valoración del espectáculo distribuida por la Ópera de Roma.

Además, el programa de danza de abril incluye una obra de Preljocaj que mezcla "danza contemporánea y poesía" en una pieza que interpreta Abbagnato y la primera bailarina Rebecca Bianchi.

La pieza de Robbins fue concebida para el New York City Ballet en 1956 y es un ballet en un acto que muestra el comportamiento de un público que escucha un concierto de piano con situaciones que habitualmente pueden observarse en la realidad, pero con un toque humorístico.

"Annonciation" llega a Roma ahora aunque es una creación de Preljocaj de 1995, premiada en 1997 con el Bessie Award y cuenta el encuentro entre la virgen María y el arcángel Gabriel en un duelo entre bailarinas de gran impacto visual acompañado por la música del canadiense Stéphane Roy y del "Magnificat" de Antonio Vivaldi.

Por último, "Cacti" es la creación de Ekman para el Nederlands Dans Theater 2 para el Lucent Dans Theatre de La Haya: una coreografía para dieciséis bailarines, acompañada de grabaciones vocales y con la participación sobre la escena de un cuarteto de cuerda.

Danzan con cactus en sus manos en ocasiones con la intención de simbolizar la vulnerabilidad de los artistas sobre el escenario y la pieza se ha convertido en un éxito mundial, con dieciocho compañías que la han incorporado en su repertorio.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha