eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

UB40 hizo bailar al público cartagenero con su reggae decimonónico

- PUBLICIDAD -
UB40 hizo bailar al público cartagenero con su reggae decimonónico

UB40 hizo bailar al público cartagenero con su reggae decimonónico

UB40 hizo bailar esta noche a las 2.000 personas que abarrotaron el Parque Torres con 19 temas interpretados en 90 minutos de reggae decimonónico, con hasta siete versiones de clásicos, desde Presley a Neil Diamond pasando por Willie Nelson, en el penúltimo concierto de la presente edición de La Mar de Músicas.

Un público entregado apenas ocupó sus asientos y disfrutó con los temas mas famosos de la banda británica como "Red Red Wine", que cerró la actuación ante de los bises, o "Can't Help Falling In Love", con la que terminó el espectáculo liderado por los hermanos Robin y Duncan Campbell, así como por el bajista Earl Falconer.

Este último fue el que logró modificar el tono pausado de los primeros minutos de la actuación cuando salió a cantar "Reggae music" del disco "Promises and lies" poco después de que escucháramos la adaptación al reggae del "Blue eyes crying in the rain" de Willie Nelson.

Acto seguido salió el percusionista Norman Hassan a animar más el anfiteatro con "Boomshacka" y "Johnny Too Bad" de los Slickers, tras lo que interpretaron "Here I Am (Come And Take Me) de Al Green.

El arranque del concierto fue de lo mejor con ese recuerdo al primer single de la banda en 1980 "Food for Though", y también hubo un momento para el homenaje al gran Rober Palmer con "I'll be your baby tonight", así como espacio para la nostalgia con el clásico de Eric Donaldson "Chery Oh Baby", que popularizaron en los 70 los mismísimos Rolling Stones.

Un concierto en el que desde el escenario se animaba a tocar las palmas y a balancear los brazos con entusiasmo, o a cantar las canciones más populares, lo que tuvo respuesta inmediata en un lugar especial para disfrutar de la noche, en lo alto de la ciudad, disfrutando de la brisa tras una jornada cercana a los 40 grados centígrados.

Vestidos de negro desde el minuto uno invitaron al público cartagenero a mover los pies con una sección rítmica magnífica completada por el batería James Brown, así como una sección de viento espectacular encabezada por Brian Travers.

El inconfundible sonido nasal de los hermanos Campbell no fue tan fresco como en los años 80 en que se dieron a conocer, pero sí que fue tan potente en los momentos estelares en los que estuvieron atentos y comunicativos, logrando una fuerte respuesta de una banda que comenzó sus primeros años presumiendo de su origen proletario y que hoy en día recorren el mundo como embajadores del reggae, un género que alguien dijo que murió con Bob Marley, como el flamenco lo hizo con Camarón, cuestiones ambas inciertas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha