eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

La orquesta elige a su batuta en el Concurso de Dirección en Córdoba

- PUBLICIDAD -

El Concurso de Dirección Orquestal de Córdoba, que llega este año a su cuarta edición, no es una competición cualquiera, puesto que, a diferencia de otros, aquí es la orquesta la que elige entre los aspirantes la mejor batuta, y lo hace tras una semana en la que prueba a una veintena de candidatos.

No es la de dirección de orquesta una carrera fácil, al ser éste un mundillo al que resulta complicado acceder, de ahí que otro de los principales puntos a favor del concurso cordobés sea su premio: el ganador dirigirá en los meses siguientes a las cuatro principales orquestas andaluzas.

Estas dos características son las primeras que resalta, en declaraciones a Efe, el director de la Orquesta de Córdoba, Lorenzo Ramos, quien lleva una semana asistiendo a este concurso, que vivirá mañana su gala de clausura en la que se elegirá al ganador, al segundo y al tercero clasificados y habrá un premio del público.

La Orquesta que dirige Ramos, por su parte, lleva también una semana sometida al mandato de los 17 candidatos, de los que ha valorado su pericia con la batuta, su capacidad comunicativa con los músicos o su habilidad para hacer que la partitura cobre vida.

El papel de la orquesta es primordial en este concurso, a diferencia de otros similares, pues es jurado y ejecutor de los candidatos, de los que hoy ya solo quedan cuatro: Salvador Vázquez (Málaga), Xavier Pagés (Barcelona), Daniel Sánchez (Avilés) y Carlos Garcés (Soria).

Ramos ha celebrado que, por segundo año consecutivo, vaya a haber un ganador español en un concurso en el que ha habido espacio para aspirantes japoneses y europeos y en el que cada año suele haber mayor lista de espera.

El director de la Orquesta de Córdoba, que nunca participó en un concurso, asegura que este tipo de experiencias son buenas tanto para los músicos, que tienen la oportunidad de tener una bolsa de directores con los que trabajar, como para los candidatos que, en caso de victoria, podrán dirigir las cuatro orquestas andaluzas, lo que "es un paso importante para desarrollar una carrera en España".

"Imagínese si todas las orquestas hicieran un concurso como este, la cantidad de oportunidades que tendrían los directores para dar los primeros pasos y para mantenerse", añade Ramos, que recuerda que, a la hora de hacer carrera en este mundo, no sólo se valora la técnica o de la forma de dirigir una orquesta, sino que "depende también de otros elementos como la suerte".

Además ha destacado que "siempre es importante para un director ver qué recepción tiene con el instrumento con el que trabaja, que es la orquesta", y ahí está la principal gracia de este concurso en el que el instrumento juzga al ejecutor.

Algo con lo que está de acuerdo Xavier Pagés, uno de los candidatos, que ha llegado a Córdoba tras haber oído del concurso a través de internet y que, por encima del premio económico -que también lo hay y que es de 1.500 euros-, cree que lo importante es "conseguir dirigir a tres o cuatro orquestas y que esto te abra puertas".

Pagés reconoce que esta es una profesión "realmente compleja y fascinante", que requiere muchos años de formación, perfeccionamiento y estudio, pero también estar alerta en la búsqueda de oportunidades, porque "cualquiera puede ser la que realmente te de la opción de avanzar".

En su camino hacia la final, Pagés ha dirigido obras de Webber y Glinka, entre otros, y este viernes deberá afrontar partituras de Schubert y Schumann, todas ellas piezas bien conocidas por la Orquesta de Córdoba, que emitirá un veredicto que, quizá cuando baje el telón, pueda abrir la puerta de algún candidato hacia una carrera como director de orquesta.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha